INRERROGANTE. CAMBIA TODOPOR UCRANIA

Josep Piqué

INRERROGANTE. CAMBIA TODOPOR UCRANIA

Aunque la invasión de Ucrania pueda hacer pensar lo contrario, no hay un regreso del centro de gravedad geopolítico al Atlántico. Sigue en el Indo-Pacífico. Incluso más que antes. Las razones para esta afirmación contra-intuitiva son diversas, pero contundentes.

Para Estados Unidos, el principal adversario geopolítico para su hegemonía global sigue siendo, sin ninguna duda, China. Mientras, China sigue empeñada en avanzar y crear las condiciones objetivas para sustituir a EEUU como gran superpotencia global a mediados del presente siglo. La guerra ucraniana no ha cambiado en absoluto esa realidad. Ambas partes van moviendo sus piezas en esta gran partida y se observan mutuamente cada vez con más agresividad. El riesgo de caer en la “trampa de Tucídides” sigue intacto.

Washington y Pekín mueven con rapidez sus fichas en el Indo-Pacífico con alianzas de seguridad, acuerdos económicos y comerciales, estratégicos, de financiación de infraestructuras o de lucha contra los efectos del cambio climático, en una pugna estratégico-militar y por las esferas de influencia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.