Tratado de Qadesh, el acuerdo de paz más antiguo del mundo

Tratado de Qadesh, el acuerdo de paz más antiguo del mundo

En las paredes del templo de Karnak, cerca de Luxor (Egipto), y en el templo del faraón Ramsés II en Tebas, hay grabados que describen una gran batalla contra el Gran Rey de Khatti y un tratado de paz que se forjó con ellos.

Los jeroglíficos, conocidos desde la antigüedad, fueron traducidos por primera vez por Jean-François Champollion a principios del siglo XIX, lo que desencadenó un renovado interés de los occidentales por el Antiguo Egipto.

En 1858 se identificó que el Gran Rey de Khatti eran los hititas que gobernaban en el centro de Anatolia, en la actual Turquía. Ocho años después, en 1906, el arqueólogo alemán Hugo Winckler descubrió y excavó la capital hitita, Hattusa, en las ruinas fortificadas de Boğazkale, en Turquía.

Fragmentos del tratado | foto Iocanus en Wikimedia Commons

En los restos del palacio más grande, desenterraron 10.000 tablillas de arcilla con escritura cuneiforme que documentaban muchas de las actividades diplomáticas de los hititas. El hallazgo incluía también tres tablillas en las que estaba inscrito el texto de un tratado que se correspondía con los encontrados en las paredes de los templos egipcios. Winckler comprendió inmediatamente la importancia del descubrimiento. Escribió:

…una tabla maravillosamente conservada que inmediatamente prometía ser significativa. Una mirada a ella y todos los logros de mi vida se desvanecieron en la insignificancia. Aquí estaba – algo que podría haber llamado en broma un regalo de las hadas. Aquí estaba: Ramsés escribiendo a Hattusili sobre su tratado conjunto… la confirmación de que el famoso tratado que conocíamos por la versión grabada en las paredes del templo de Karnak también podría estar iluminado por lo demás. Ramsés es identificado por sus títulos reales y su pedigrí exactamente como en el texto del tratado de Karnak; Hattusili es descrito de la misma manera – el contenido es idéntico, palabra por palabra con partes de la versión egipcia y escrito en hermoso cuneiforme y excelente babilonio … Al igual que la historia del pueblo de Hatti, el nombre de este lugar fue olvidado por completo. Pero es evidente que el pueblo de Hatti desempeñó un papel importante en la evolución del antiguo mundo occidental, y aunque el nombre de esta ciudad y el del pueblo estuvieron totalmente perdidos durante tanto tiempo, su redescubrimiento abre ahora posibilidades que aún no podemos empezar a pensar.

El tratado de paz egipcio-hitita, también conocido como Tratado de Qadesh, es el primer tratado de paz del que se tiene constancia. También es el único tratado del Próximo Oriente Antiguo del que se han conservado las versiones de ambas partes.

Se firmó para poner fin a la larga animosidad entre el Imperio Hitita y los egipcios, que habían luchado durante más de dos siglos para hacerse con el dominio de las tierras del Mediterráneo oriental. El conflicto culminó con un intento de invasión egipcia en 1274 a.C. que fue detenido por los hititas en la ciudad de Qadesh, en el río Orontes, en la actual Siria.

En la batalla de Qadesh, ambos bandos sufrieron muchas bajas, pero ninguno pudo imponerse de forma decisiva ni en la batalla ni en la guerra. El conflicto continuó de forma inconclusa durante unos quince años más antes de que se firmara el tratado. Aunque a menudo se le llama Tratado de Qadesh, en realidad se firmó mucho después de la batalla, y Qadesh no se menciona en el texto.

Se cree que el tratado fue negociado por intermediarios sin que los dos monarcas se reunieran en persona. Ambas partes tenían intereses comunes para lograr la paz; Egipto se enfrentaba a la creciente amenaza de los Pueblos del Mar, mientras que los hititas estaban preocupados por el creciente poder de Asiria al este. El tratado fue ratificado en el año 21 del reinado de Ramsés II (1258 a.C.) y continuó en vigor hasta que el Imperio Hitita se derrumbó ante los asirios, casi un siglo después.

El tratado inscrito en el templo de Karnak | foto Olaf Tausch en Wikimedia Commons

El tratado de paz de Ramsés II y Hattusili III es notable porque conocemos su redacción exacta. Como cualquier acuerdo moderno, el tratado se divide en puntos y cada parte hace promesas de hermandad y paz a la otra en función de los objetivos. Acordaron que no cometerían actos de agresión entre sí, que repatriarían a los refugiados de la otra parte y que se ayudarían mutuamente.

En caso de que un extranjero atacara a Egipto o a los hititas, el otro proporcionaría ayuda militar:

Si un enemigo extranjero marcha contra el país hitita y si Hattusili, el rey del país hitita, me envía este mensaje: «Ven en mi ayuda contra él», Reamasesa, mai-Amana, el gran rey, el rey del país egipcio, tiene que enviar sus tropas y sus carros a matar a este enemigo y a dar satisfacción al país hitita. Si un extranjero marcha contra el país de Egipto y si Reamasesa, el gran rey, el rey del país de Egipto, tu hermano, envía a Hattusili, el rey del país hitita, su hermano, el mensaje siguiente: «Ven en mi ayuda contra él», entonces Hattusili, rey del país hitita, debe enviar sus tropas y sus carros y matar a mi enemigo.

El tratado termina con una declaración en la que se llama a los dioses a dar testimonio, y en caso de quebrar el tratado, se recibiría un castigo de los dioses:

En cuanto a estas palabras que están en esta tablilla de plata de la tierra de Hatti y de la tierra de Egipto, al que no las guarde, mil dioses de la tierra de Hatti y mil dioses de la tierra de Egipto destruirán su casa, su tierra y sus siervos. Pero al que guarde estas palabras que están en esta tablilla de plata, sea de Hatti o sea de Egipto, y no las desatienda, mil dioses de la tierra de Hatti y mil dioses de la tierra de Egipto le harán quedar sano y vivir, junto con sus casas y sus tierras y sus siervos.

Después de formar una alianza con Hatti, Ramsés comenzó a dirigir su riqueza y sus energías hacia proyectos domésticos, lo que llevó a la realización de extensos proyectos de construcción, como la finalización de sus grandes templos de Abu Simbel excavados en la roca. También hay pruebas de que Ramsés trató de establecer vínculos familiares más fuertes con Hatti casándose con una princesa hitita.

Los fragmentos del tratado | foto Elelicht en Wikimedia Commons

El tratado en su forma final fue redactado en Qadesh en consulta con los embajadores egipcios. Cuando adquirió su forma definitiva, se inscribió en una tablilla de plata y se llevó a Egipto. Tras la aprobación de Ramsés, se redactó una contraparte en su propio nombre, tomando frases del original hitita y haciendo sólo algunas modificaciones menores.

Finalmente, la versión elaborada en nombre de Ramsés fue grabada en otra tablilla de plata, estampada con el sello del faraón y enviada a Hatti. Los escribas de Hatti prepararon entonces copias escritas en tablillas de arcilla para conservarlas en los archivos reales. Fueron estas copias las que descubrió Hugo Winckler. Las tablillas de plata originales se han perdido, probablemente saqueadas y fundidas hace mucho tiempo.

Dos de las tablillas de arcilla se exponen ahora en el Museo del Antiguo Oriente de Estambul, mientras que la tercera se exhibe en los Museos Estatales de Berlín (Alemania). Una copia del tratado está expuesta de forma destacada en una pared de la sede de las Naciones Unidas en Nueva York.

Una copia de la versión egipcia, como decíamos al principio del artículo, está grabada en jeroglíficos en las paredes de dos templos del faraón Ramsés II en Tebas: el Ramesseum y el templo de Karnak.


Este artículo se publicó en Amusing Planet. Traducido y republicado con permiso.

Fuentes

Langdon, S., & Gardiner, A. H. (1920). The Treaty of Alliance between Ḫattušili, King of the Hittites, and the Pharaoh Ramesses II of Egypt. The Journal of Egyptian Archaeology, 6(3), 179–205. doi.org/10.2307/3853914 | Wikipedia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.