Carta de uruguayo desde Israel

 

 

 

Habiendo leído en UYPRESS la página de humor de esta semana (LA ESTADISTICA MALDITA DE LOS SUPERHOMBRES)  firmada por el actualmente  importante escritor de humor Luis E. Sabini Fernández, me hizo recordar a humoristas anteriores que leíamos o escuchábamos en ambas orillas del Río de la Plata.

El humor en el siglo XX comenzó con grandes autores como Wimpy (Arthur N.García), que se reía del ser humano (“el tipo” según él), y entre muchos otros encontramos al gran Mario Benedetti que comenzando como humorista pasó a ser el gran poeta y novelista mundialmente conocido. También queremos mencionar al gran Peloduro (Julio E. Suárez), y a Juceca (Julio César Castro). Juceca hablaba como hombre de campo, escribía como hombre de campo, vestía como hombre de campo, pero la única vez que salió de Montevideo fue para visitar a un tío que vivía cerquita, creo que en Canelones. En esto me hace ver el asombroso parecido con el humorista Luis E. Sabini, que habla siempre de Medio Oriente, critica la guerra eterna de esa zona (siempre a una de las partes, nunca a los verdaderos culpables), sin haber pisado nunca esa tierra donde nada se parece a Latinoamérica, ni el aire que se respira, ni el agua que se bebe, menos aún se puede parecer la cultura, la escala de valores, el fanatismo religioso, el culto a la muerte y otras “pequeñeces”.

Pero hoy hablaremos de dos actuales humoristas, que utilizan diferentes estilos pero ambos hacen sátiras políticas: Enrique Pinti en Argentina, y Luis E. Sabini Fernández en Uruguay.

Leyendo el artículo de Sabini mencionado al principio, recordamos que cuando Pinti cuenta su niñez en uno de sus unipersonales, menciona que en su edad escolar era muy gordo, lo cual le hacía víctima constante de bromas pesadas de sus compañeros.

Al principio Pinti sufría, no tenía forma de lograr que sus compañeros lo respetaran, menos aún que lo quisieran. Finalmente después de mucho sufrir se dio cuenta cuál era la solución. La que titula este artículo. Cuando le decían bola de grasa –y cosas peores- contestaba “SÍ, Y QUÉ?”.

Como el pueblo judío lleva ya miles de años sufriendo burlas, ataques y asesinatos, algo muy superior en tragedia y números a las simples groserías infantiles, es tiempo de cambiar las estrategias de defensa y clarificación, que de nada sirven. Es hora de decirle a los Sabinis esa frase: sí, y qué?

Por lo tanto comenzamos hoy:

1 – Dice Sabini: “Dos heridos con bombas incendiarias y cientos de heridos mediante bombardeos; cuatro heridos, acuchillados y decenas de heridos de bala y algunos muertos; un palestino arroja una bomba en un sitio israelí cerrado, mueren tres y el palestino se suicida.”

En vez de responder con la realidad (ataques asesinos de palestinos sobre población civil israelí fueron respondidos por el ejército bombardeando el sitio desde donde se tiraron misiles), respondemos: SI, Y QUÉ?  Tenemos derecho a defendernos.

 

2 – Dice Sabini:   “  Las cifras son aproximadas porque solo me estoy confiando en la falible memoria, pero las situaciones, las proporciones y las relaciones de muertos y heridos de un lado y otro, procuran ser más fieles a una triste, increíble historia de avasallamiento y destrozo de una sociedad, que se prolonga por décadas y no tiene muchos equivalentes. “ SI, Y QUE? Además de su memoria falible (y muy selectiva porque no recuerda quién es el atacante y quién se defiende), no menciona que si esos árabes musulmanes que algunos llaman palestinos hubieran aceptado la patria que se les ofreció infinidad de veces, especialmente a partir de 1919, además de todo el reino de Jordania que ya es palestino, tendrían su propia patria sin derramamiento de sangre. Claro que no tendrían excusas para exprimir a los países europeos y otros que les dan enormes fortunas, la mayoría de las cuales quedan en los bolsillos de los dirigentes islamistas.

3 – Dice el humorista Sabini Fernández: “Pongamos otro ejemplo, éste sí con cifras que se conocieron en su momento y fueron registradas públicamente: en 2005, un soldado israelí, Gilad Shalit, es tomado prisionero en una escaramuza sangrienta  y, mediante lo que Israel denominó “Operación Lluvia de Verano”, más de doscientos palestinos fueron matados, bajo el pretexto de allanamientos buscando al prisionero. Hasta una fuente israelí, B’Tselem, reconoció entonces que entre los muertos hubo muchos adultos civiles sin armas y menores de edad también sin armas (el soldado aprisionado aparecerá vivo y entero, sin huellas de tortura, un año después, testimoniando sobre condiciones de encierro de  un modo tal que no dará lugar a nuevas conferencias de prensa, porque contrastaba penosamente para las “Relaciones Públicas” israelíes el buen trato  recibido por él  con el destino de prisioneros tomados por el ejército del aprisionado, niños incluidos).”  Acá no corresponde decir SÍ, Y QUÉ, corresponde decir NO, señor Sabini, no es broma!! El soldado Shalit fue secuestrado DENTRO DEL ESTADO DE ISRAEL, mantenido encarcelado en pésimas condiciones cinco años, y como los palestinos honran la muerte pero los israelíes honran la vida, el gobierno israelí pactó la devolución de alrededor de un millar de terroristas asesinos que estaban purgando sus penas dictadas por jueces totalmente independientes, a cambio de un solo soldado que era casi un niño cuando fue raptado.

En cuanto a la ONG (últimamente mala palabra) B’Tselem  que se menciona, daremos algunos de los datos que se sabe sobre esta organización:

“es una organización radical de izquierda con una historia documentada de falsificación y distorsión de datos.” Caroline B. Glick.    

“…ha acusado a B’tselem de tener una agenda política y de falsificar y distorsionar datos en lo referente a las denuncias de las supuestas violaciones de los derechos humanos en los territorios palestinos.  NGO Monitor.

4 – Continúa el humorista Sabini: “Esta asimetría en el tratamiento de las dos partes es muy significativa.”   Finalmente estamos de acuerdo con el humorista mencionado, solamente que él está de acuerdo en que el malo de la película es Israel, su ejército y su pueblo, mientras que la VERDAD es la contraria.

5 – Continúa el humorista Sabini Fernández: “¿Por qué Israel está massmediáticamente preservado de buena parte de las críticas que por acciones similares reciben otros (no todos, sin embargo)?

El último episodio colectivo y violento entre israelíes y palestinos sobrevino en mayo 2021. Los palestinos están a la defensiva desde hace mucho tiempo. Porque el fortalecimiento y los apoyos a Israel han sido tan fuertes como el aislamiento y el abandono a los palestinos. Por ejemplo, Donald Trump, presidente entonces de EE.UU., en 2020 se sintió llamado a eliminar a los palestinos de toda presencia política en el mundo:  las firmas de el “Acuerdo del Siglo”, fueron la de  Trump como presidente de EE.UU. y la de Netanyahu como premier israelí. Los palestinos, a lo sumo, objeto del “Acuerdo” (igual, por otra parte, que en 1948).”

Acá corresponden varias “fes de erratas”, aunque no son erratas sino tergiversaciones (manipulación, deformación, distorsión o alteración, según la Real Academia): a) “massmediáticamente” para usar un término sabinístico, por un palestino asesinado por israelíes hay un tsunami de críticas, por millones que mueren por año pero que no se puede acusar a Israel, hay un silencio atronador. b) el “último episodio colectivo y violento” no fue en mayo del 2021, fue ayer nomás, y doy esa fecha porque a esta hora no tuve tiempo de informarme de que haya habido más en el día de hoy. En mayo del 2021 lo que hubo fueron más de 4.000 misiles (defensivos?) tirados por gazatíes contra la población civil israelí, y entre los muertos figuran también árabes musulmanes (beduínos), árabes drusos, obreros europeos, etc. c) quisiera información sobre la “actitud defensiva” de casi niñas que salen con una cuchilla o puñal a matar al primero que encuentran, de quienes toman un automóvil y salen a atropellar a personas que están esperando un autobús, de quienes profanan la mezquita de El Aqsa entrando con sus zapatos puestos (prohibido por SU religión) y guardando allí piedras y hierros para salir a matar o herir mientras que los verdaderos fieles musulmanes entran descalzos y solamente a rezar.

6 – No existe “diablura de almanaques”, las grandes festividades religiosas –del islam y del cristianismo- al igual que las propias religiones, salen del judaísmo, con ciertas modificaciones de acuerdo a cada creencia. Sería interesante que antes de juzgar a nadie, se aproveche las facilidades que da hoy la tecnología, y se informen. Así también verían –leyendo el Corán- por qué hay árabes musulmanes que ciñéndose estrictamente a lo que dejó escrito Mahoma, jamás aceptarán que en el mundo exista otra religión que el islám y otra ley que la sharía.

7 – Por último –es cansador reírse tanto de la página de humor- el “acuerdo”, se llame “del siglo” o “de Abraham”, fue un acuerdo entre países árabes musulmanes con Israel. Países musulmanes hastiados de dar y dar dinero a los palestinos y recibir de ellos solamente desagradecimientos y problemas. Que el señor Donald Trump haya intervenido no cambia el hecho de que se logró acuerdos de paz y normalidad entre países y pueblos que durante demasiado tiempo fueron enemigos sin necesidad. Que esto le duela a cierta “izquierda” no sólo va contra aquellos viejos letreros en las manifestaciones comunistas que decían”por la paz” aunque la manifestación nada tuviera que ver con ello, sin que es la base fundamental de por qué muchos (MUCHOS) que fuimos siempre idealistas y nos considerábamos de izquierda, hoy nos da vergüenza que nos rotulen así.

No podemos terminar sin mencionar otras frases del humor de Sabini Fernández. “Se siguieron sucediendo eslabones hacia el vacío: a fines de abril Mahmud Abbas cancela las postergadas y prometidas elecciones palestinas. El triste e irritante recuerdo de las últimas habidas,  llevadas a término en 2006, validadas por veedores internacionales y estadounidenses, pero desconocidas por el gobierno israelí y por la Autoridad Nacional Palestina (conjuntamente). Abbas, una vez más, ahora en 2021, antepone su poder (menguante y residual) por encima y por delante de una instancia democrática.”   Que las luchas internas entre la Autoridad Palestina y Hamas, que la cancelación de elecciones dentro de la Palestina gobernada por Mahmud Abbas, que las matanzas entre esas dos facciones terroristas palestinas FUERA DE ISRAEL desde el año 2006, también se le eche la culpa a Israel ya pasa de ser “humor”, es simplemente un “tumor” que está haciendo daño al cerebro de quien cree eso y piensa como piensa el señor Luis E. Sabini Fernández. Lo mismo cuando culpa a Israel de cosas dichas por quienes nada tienen que ver, ya sea el presidente de Ucrania, el “presidente” ruso, el presidente Biden o quien sea.

   Una cosa es tener discrepancias políticas, otra muy diferente es escribir mintiendo descaradamente, dando vuelta toda la realidad, uniendo la ignorancia con la mala fe.

   Hago mía la última frase del señor Luis E. Sabini Fernández: Pero así anda mucha humanidad; tuerta.

 

Mauricio Aliskevicius

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.