“Borges y el judaísmo”, con Alicia Ardila y Jorge Schneidermann

“Más allá de los azares de la sangre, todos somos  griegos y hebreos”

Jorge Luis Borges

Desde sus tiempos de juventud, Jorge Luis Borges (1899-1986) estableció un intenso y fecundo romance con el judaísmo y la tradición textual hebrea.

Una irrefrenable pulsión epistemofílica le llevó a consustanciarse con los diferentes procesos civilizatorios que jalonaron la historia de la humanidad, procurando, esencialmente, apartarse de toda forma de sujeción doctrinaria capaz de coartar su libre percepción de la realidad.

Spenceriano por convicción y devotamente spinoziano, su interés por ambas vertientes del pensamiento filosófico marcó el talante ético de su obra y sellaron su férreo compromiso -sin concesiones ni medias tintas- , con el librepensamiento

La narrativa y la poesía borgeanas abrevan discrecionalmente de los surgentes manantiales del jasidismo y la preceptiva cabalística, universalizando con axiomática elocuencia, y más allá del mito y del rito, las glorias y las cuitas del pueblo del libro.

El pasado 17 de febrero tuve el gusto de establecer con la Lic. Alicia Ardila, connotada docente e investigadora argentina, un distendido y, en lo personal, enriquecedor diálogo a propósito de este tema, en el cálido marco que nos brindó la Lic. Susana Rasinsky en su programa “Sin peros” (Radio La propuesta, de Buenos Aires.

Lic. Jorge Schneidermann

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.