ARQUEOLOGIA EN ISRAEL

      No hay comentarios en ARQUEOLOGIA EN ISRAEL

La arqueología corrobora la historia judía en Israel; la ONU

Israel Noticias

El pasado miércoles, la Asamblea General de las Naciones Unidas (AGNU) volvió a negar la historia judía en la tierra de Israel al aprobar una resolución que desautoriza los vínculos judíos con el Monte del Templo de Jerusalén. La historia judía está por toda la tierra de Israel y todo lo que hay que hacer para descubrirla es examinar los resultados de las numerosas excavaciones arqueológicas que se han llevado a cabo desde la creación del Estado de Israel en 1948.

En una resolución aprobada por una mayoría de 129 a 11, la AGNU utilizó únicamente el nombre musulmán de al-Haram al-Sharif para el Monte del Templo y dejó claro que el lugar es un sitio sagrado musulmán exclusivamente.

Aunque Estados Unidos y algunos países europeos anunciaron que se oponían a la omisión de cualquier conexión judía con el Monte del Templo, la mayoría de los países occidentales se abstuvieron de votar en contra de la resolución.

La UE, por ejemplo, emitió una declaración en la que reiteraba “que siempre que se haga referencia al Monte del Templo/al-Haram al-Sharif (en la resolución sobre Jerusalén), deben utilizarse ambos términos, es decir, Monte del Templo y al-Haram al-Sharif”.

A pesar de esta declaración, un buen número de miembros de la UE, entre ellos Italia y Francia, aprobaron el texto de la nueva resolución de la AGNU sobre Jerusalén votando a favor.

Esto demostró que la mayoría de las naciones occidentales siguen prefiriendo apaciguar a los dirigentes palestinos y a algunos países árabes antes que defender la verdad sobre la historia judía en la tierra de Israel.

La Autoridad Palestina estuvo detrás de la adopción de la resolución que debería hacernos reír si no fuera tan profundamente triste.

La historia judía está por toda la tierra de Israel y todo lo que hay que hacer para descubrirla es examinar los resultados de las numerosas excavaciones arqueológicas que se han llevado a cabo desde la creación del Estado de Israel en 1948.

En este sentido, Israel debería presentar a la ONU el último hallazgo arqueológico en Migdal, un pueblo (moshav) situado a orillas del Mar de Galilea.

El domingo, el alcalde de Migdal, Nathaniel Alfassi, anunció el último y sensacional hallazgo arqueológico de la Autoridad de Antigüedades de Israel.

En un post de Facebook, Alfassi escribió que se había desenterrado una sinagoga más (¡!) durante nuevas excavaciones en el llamado cruce de Mango, cerca de Magdala, la antigua Migdal que fue destruida por el ejército romano durante la última batalla de la Gran Revuelta Judía (67 DEC.).

El descubrimiento se produjo antes de que una empresa constructora comenzara a convertir el peligroso cruce de la carretera 90 en una rotonda.

Según Alfassi, la nueva sinagoga desenterrada estaba situada en el barrio occidental de Magdala, al pie del monte Arbel.

La conocida historia de la vida judía en Magdala ofrece pruebas irrefutables de la existencia de un reino judío independiente mucho antes de que hubiera árabes en la tierra y mucho antes de que los árabes palestinos y sus compinches empezaran a reclamar toda la tierra de Israel.

Así pues, echemos un breve vistazo a esa impresionante historia y a las pruebas arqueológicas que apoyan lo que el historiador romano judío del siglo I Flavio Josefo escribió en sus épicas obras La guerra judía (75 EC) y Antigüedades de los judíos (94 EC).

La primera obra histórica describe con detalle la revuelta judía contra la ocupación romana, mientras que el segundo libro trata de la visión judía de la historia del mundo.

Magdala ocupa un lugar destacado en la descripción que hace Josefo de la Gran Revuelta Judía contra los romanos.

El historiador judío-romano describió con detalle el asedio que los romanos pusieron a la ciudad de 40.000 habitantes antes de la destrucción de la antigua ciudad judía.

Josefo escribió que el asedio terminó con el asesinato de los 40.000 residentes judíos de Magdala y que sus cuerpos fueron arrojados al Mar de Galilea tiñendo el agua de rojo durante días.

Magdala era inicialmente más importante que Tiberíades, una de las cuatro ciudades judías sagradas en la tierra de Israel, y tenía una floreciente industria pesquera.

La ciudad también ocupa un lugar destacado en los evangelios cristianos, en los que se dice que María Magdalena, una de las mujeres judías seguidoras de Jesús, nació y vivió en la ciudad mientras Jesús daba conferencias en Magdala.

Tras la destrucción de Magdala, la zona permaneció principalmente en barbecho hasta principios del siglo XX, cuando los sionistas rusos empezaron a comprar tierras que luego se utilizaron para construir en ellas el actual Moshav Migdal.

Según un censo británico de 1922, en la zona de Migdal solo vivían 51 personas, pero esa cifra cambió rápidamente tras la creación del Estado de Israel, y hoy en día más de 2.000 judíos viven en el pueblo.

A partir de 1971 se iniciaron los cambios que finalmente condujeron al descubrimiento de las ruinas de la antigua Magdala o Migdal, que significa “torre”.

Parte del terreno en el que se encontraba Magdala se vendió a organizaciones cristianas que querían establecer un nuevo lugar de peregrinación y, posteriormente, un hotel.

Otra parte del terreno fue comprada posteriormente por el empresario árabe Saleh Dabah, que construyó allí un pequeño centro comercial y un gran supermercado. También hay cuatro restaurantes en el centro comercial y hasta ahora se han construido tres hoteles en las cercanías.

Las organizaciones cristianas tuvieron que recaudar fondos antes de poder llevar a cabo sus planes, pero mientras tanto, iniciaron excavaciones a pequeña escala que dejaron al descubierto las ruinas de una pequeña ciudad bizantina.

No fue hasta 2006 cuando empezaron las verdaderas excavaciones importantes antes de la construcción del centro espiritual por parte de la Organización Magdala.

Estas excavaciones son obligatorias por ley en Israel y deben realizarse antes del inicio de cualquier proyecto de construcción o infraestructura.

La Autoridad de Antigüedades de Israel dirigió las excavaciones y pronto se hicieron descubrimientos sensacionales que demostraron que Magdala era un pueblo predominantemente judío hasta que fue destruido por los romanos durante la última batalla de la Gran Revuelta Judía (67 DEC.).

La primera prueba de ello fue el descubrimiento de baños rituales (Mikva’ot) en las casas destruidas.

Estos baños rituales se encuentran en todas las comunidades judías religiosas hasta el día de hoy y permiten a los judíos religiosos mantener la pureza ritual.

Las excavaciones posteriores, realizadas en 2009 y 2013, mostraron otros hallazgos muy singulares, como la sinagoga más antigua de Galilea y la llamada “piedra de Migdal”.

Esta gran piedra tenía una inscripción de la menorá, el candelabro de siete brazos que también estaba en el Templo y que aún no había sido destruido cuando se abrió la sinagoga de Magdala.

Era la primera inscripción de una menorá encontrada fuera de Jerusalén.

La piedra se encontró en la sinagoga excavada y probablemente era la base de la “bima”, la mesa en la que se colocan los rollos de la Torá antes de leer la porción semanal de la Torá.

La organización cristiana Magdala, que ahora gestiona el complejo donde se hicieron las excavaciones, escribe en su página web sobre los discípulos de Jesús y sobre la aldea donde vivió María Magdalena.

Sin embargo, ahora la organización también reconoce que los judíos vivieron en la aldea.

Anteriormente, se había criticado a las guías de la organización por omitir toda mención a las pruebas indiscutibles de que Magdala era una aldea judía cuando recorrían el yacimiento arqueológico con grupos de turistas.

Ahora, por ejemplo, la organización de Magdala escribe que dos rabinos del periodo talmúdico vivieron en Magdala: Isaac de Magdala y Yudan de Magdala, que vivieron en los siglos III y IV a.C. respectivamente.

Otro artículo de la página web de la organización de Magdala cuenta la historia de Rabí Shimon Ben Lakish, que también vivió en el siglo III y se refugió en Magdala tras un conflicto con Rabí Yochanan.

Ben Lakish fue consultado por los judíos que quedaban en el pueblo sobre la utilización de las piedras de la sinagoga destruida para construir una nueva.

El Talmud relata que Ben Lakish prohibió el uso de las piedras porque entonces desaparecería cualquier evidencia de que hubo una sinagoga en Magdala, según el artículo.

Gracias a este consejo del rabino Ben Lakish, la sinagoga de Magdala puede ahora ser vista por los visitantes y, con suerte, la otra sinagoga antigua se abrirá al público pronto, como quedó patente el domingo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.