Con 91  años de edad, Ali Ahmad Said (que nació el l de enero de 1930),

LAS LUCES QUE NO LLEGARON
                                                        Por Egon Friedler
   Con 91  años de edad, Ali Ahmad Said (que nació el l de enero de 1930),  cuyo seudónimo es Adonis, es el poeta más respetado y reconocido en el mundo árabe. Crítico literario,  ensayista, traductor,  pensador, y creador del movimiento modernista en la poesía árabe, nació en Siria, estudió en Damasco y en Beirut, y sirvió en el ejército sirio. Desde hace años está radicado en París desde dónde fue invitado a dar una conferencia en octubre del año pasado en la Biblioteca Nacional de Argelia.
             En su disertación, Adonis  hizo un llamado a los países musulmanes a separar el estado de la religión. A su juicio la religión lleva a conflictos y a guerras en el seno del mundo árabe y musulmán. Criticando a los diversos movimientos de “resistencia” dijo que éstos fracasaron sistemáticamente en el logro de sus fines y finalmente solamente sirvieron a la sed de poder de quienes los dirigían.  A su juicio, los musulmanes “deben divorciarse completamente de su herencia religiosa y adoptar criterios modernos, que rechazan la santificación de los principios que el Islam considera sagrados”
        En una entrevista posterior con el diario argelino “Al Nahar Al-Jadid” Adonis dijo “Cuando la religión interviene en la política, ambas fracasan. Hay vivos ejemplos de esto: es la intervención de la religión en la política lo que está matando a este hermoso país, Argelia.   Un clérigo no debe tener ningún rol más allá de su función religiosa. Para que haya una verdadera democracia no hay otra opción que secularizar la sociedad…”
        El poeta asimismo defendió la libertad de elección y de conciencia : “Si Vd. es una persona creyente, debe dejarme la libertad de no creer. Yo no soy contrario a la religión, pero estoy a favor del derecho de las personas a elegir.”  Al término de la entrevista señaló que la decadencia del Islam se debe a su juicio a que dejó de ser una experiencia espiritual y se convirtió en algo puramente ritualista, donde lo que más importa es cómo las mujeres se visten o cómo los hombres deben rezar….o en emitir fatwas condenando a muerte al ratón Mickey”
         La reacción furiosa de los clérigos no se hizo esperar. El presidente la Asociación de Ulemas y ex Ministro de Religión de Argelia, Abderrahman Chibane calificó las declaraciones de “insolentes e irracionales”. En un comunicado titulado “La ofensa de Adonis al Islam y a los estudiosos en el país de la Jihad y de un millón y medio de mártires” señaló que las declaraciones del poeta “no son sino tonterías de un poeta rebelde y apóstata”.
          Un diputado islamista en el Parlamento argelino reclamó a la Ministra de Cultura Khalida Toumi, que dé a conocer “las razones ocultas” que llevaron a su Ministerio y a la Biblioteca Nacional a invitar oradores “contrarios al Islam sagrado, que provocan a los musulmanes, los insultan en su propio país y denigran sus valores espirituales más sagrados.”.
        Como resultado de éstas y otras presiones, el gobierno decidió despedir al director de la Biblioteca Nacional, Dr. Amin Al Zawi, lo que causó malestar e ira en los círculos liberales. El poeta argelino Ali Meghazi acusó al gobierno de hacer un pacto con los islamistas que permite a estos tener un control cada vez mayor sobre la vida de la población. Al mismo tiempo denunció que el islamismo trae estrechez mental e inflexibilidad a Argelia y lleva a una era de oscuridad y atraso, con una campaña organizada no solo contra Adonis sino también contra jóvenes intelectuales argelinos que han sido silenciados”. Por su parte, lugares liberales en Internet advirtieron que la virulenta campaña contra Adonis y las acusaciones de apostasía, podrían preparar el terreno para acciones violentas.
           En una respuesta al jeque Chibane y a la Ministra de Cultura, Adonis dijo que no había atacado al Islam como religión sino a su interpretación e implementación hoy, en forma de terrorismo, violencia, estrechez de miras, rechazo al otro y acusaciones de herejía.
         Sobre la Ministra de Cultura escribió : “Este asalto a la libertad de cultura, proviene de una mujer, Khalida Toumi, quien me atacó en nombre de la cultura y me acusó de deterioro ideológico. Todo esto, viene de una mujer que nunca habría llegado a ser ministra si no fuera por los conceptos de liberación y progreso promovidos por la revolución argelina. La actitud de Toumi es una prueba clara de que la revolución árabe, por la que muchos dieron su sangre, ha creado en algunos países regímenes que socavan sus propios principios e imponen nuevas cadenas a sus pueblos.”
        Hasta aquí la polémica sobre las declaraciones de Adonis. Indudablemente el tema no es nada nuevo. Los países de Occidente conocen este tipo de discusión desde hace mucho. La modernidad solo pudo avanzar gracias a la pérdida de posiciones del oscurantismo religioso a partir del siglo XVIII. Pero lamentablemente el Siglo de las Luces nunca llegó al mundo islámico, y todo indica que por ahora los fanáticos religiosos son los que ganan la partida.
       Sin duda, este gran quiebre cultural es la causa principal de gran parte de los conflictos que azotan actualmente al mundo.
( No tengo la fecha en que escribí este artículo ni la de su publicación. El único cambio que tuve que hacer fue actualizar la edad del poeta Adonis. Lamentablemente sigue teniendo una penosa actualidad)

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.