Ocurrió la noche de Rosh Hashaná en Copenhague

Enlace Judío.- Ocurrió la noche de Rosh Hashaná. El 29 de septiembre de 1943, un rabino danés interrumpió el servicio matinal en la sinagoga de Krystalgade en Copenhague y dijo:

“No tenemos tiempo para continuar con las oraciones”.

 

“Tenemos noticias de que este viernes por la noche, la noche entre el 1 y el 2 de octubre, la Gestapo vendrá y arrestará a todos los judíos daneses.

Tienen una lista de direcciones y vendrán a la casa de cada judío y nos llevarán a todos a dos grandes barcos que esperan en el puerto de Copenhague y a los campamentos en el continente”, advirtió Marcus Melchior.

 

“Hay dos cosas que deben hacer”, dijo además el rabino.

“Número uno, mantenerse alejados de sus hogares el viernes por la noche.

 

No sabemos lo que sucederá después, pero el viernes por la noche no estén en sus casas”.

“Número dos, transmitan esta noticia a todos sus amigos, familiares, a quien puedan, para que también sepan que deben irse de la casa para el viernes”.

Y los días que siguieron marcaron una de las historias de resistencia más notables de la Segunda Guerra Mundial.

Todos los demás estaban dispersos entre casas privadas, hospitales o donde podían esconderse”, continúa el hijo del rabino.

“Nadie estaba preparado para esto, nada se había organizado de antemano, y fue realmente un movimiento de base de personas que tomaron el asunto en sus propias manos y se encargaron de mantenernos alejados de los alemanes”, destaca.

“Fuimos a la estación de Pårup [la última parada antes de Gilleleje] para buscar a las personas -que llenaban por completo el tren- y distribuirlas entre las grandes granjas”, cuenta Jens Møller en el libro.

“Pero eran tantos que no había suficiente espacio.

Llevamos a una pareja de ancianos y a una pareja joven que tenían bebés gemelos a nuestra casa, y a algunos a la del carpintero”, recuerda.

 

He aquí, lo ocurrido en época del Holocausto.

En Rosh Hashaná de 1943, Adolf Hitler gobernaba en Alemania durante 10 años.

Durante esos años, Alemania ganó el control de AustriaChecoslovaquiaPoloniaDinamarcaNoruegaFrancia, BélgicaPaíses BajosLituaniaYugoslaviaGrecia y una parte de la parte occidental de la Unión Soviética.

La Alemania nazi se alió con Finlandia, Hungría, Rumania, Bulgaria, Croacia e Italia.

Suecia, Suiza y España se mantuvieron neutrales.

En Rosh Hashaná de 1943, la Segunda Guerra Mundial devastó Europa durante dos años.

Estados Unidos había entrado en la guerra después del bombardeo de Pearl Harbor en 1941.

Para Rosh Hashaná de 1943, la Alemania nazi estaba implementando la Solución Final, asesinando a todos los judíos de Europa.

En Dinamarca, los arrestos previstos se fijaron para la noche del miércoles 1 de octubre, la primera noche de Rosh Hashaná.

Los nazis asumieron que los judíos estarían en sus casas ese día celebrando la festividad. Los daneses pensaban de manera diferente.

En la víspera de Rosh Hashaná de 1943, sus vecinos ocultaron a toda una comunidad judía de quienes buscaban su aniquilación.

Cuando llegó Yom Kipur, los miembros de esa comunidad estaban a salvo, a distancia del peligro.

Adolf Hitler afirmó que tenía un parentesco con la gente de Dinamarca debido a su origen nórdico común.

Pero estaba muy equivocado.

Los daneses demostraron ser humanitarios en un mundo en gran parte lleno de indiferencia hacia las víctimas del nazismo.

El 9 de abril de 1940 los alemanes invadieron y ocuparon Dinamarca.

Los daneses no opusieron resistencia, sino que ofrecieron una resistencia simbólica contra las fuerzas armadas alemanas, muy superiores.

Los alemanes, que buscaban la cooperación de los daneses, les concedieron el control de sus asuntos.

Una de las razones fue que Dinamarca proporcionaba los alimentos agrícolas necesarios para Alemania.

A su vez, el primer ministro danés, Thorvald Stauning, emitió una proclama en la que instaba a cooperar con las fuerzas de ocupación para que “prevaleciera el orden y la tranquilidad”.

La vida continuó para los daneses y la comunidad judía. Los nazis sabían que los daneses se opondrían a las actividades antijudías e inicialmente dejaron a los judíos ilesos. No obstante, los judíos mantuvieron un perfil bajo.

Continuaron las actividades comunitarias pero de forma privada para no llamar la atención.

En medio de la agitación y los horrores en Europa, reinaba una extraña calma en Dinamarca.

Los primeros judíos de Dinamarca fueron sefardíes de Portugal que llegaron en 1622.

En 1722, la comunidad judía se convirtió en una mezcla de judíos portugueses y alemanes en 1830.

A principios del siglo XX llegaron unos mil quinientos inmigrantes de Rusia.

Cuando estalló la Segunda Guerra Mundial, los judíos daneses sumaban más de 7.000.

Quizás los nazis estaban poniendo a prueba la lealtad de los daneses a sus ciudadanos judíos, cuando en diciembre de 1941 hubo un intento de incendio provocado contra la sinagoga de Krystalgrade.

La policía danesa impidió el ataque junto con otro un año después.

En una carta personal del rey Christian X al rabino principal, el Dr. Moses Friediger, después del primer incidente, declaró:

“Me enteré del intento de incendio en la sinagoga y estoy muy feliz de que solo hubo daños leves.

Les ruego que des mis felicitaciones y mis mejores deseos para el Año Nuevo a su congregación ”.

En el verano de 1943, cuando la marea de la guerra se desplazaba hacia los aliados, los actos de sabotaje contra los alemanes aumentaron en todos los territorios ocupados por los alemanes.

Los daneses comenzaron a unirse a la resistencia y se involucraron en un sabotaje anti-alemán.

Después de que el gobierno danés rechazó las demandas alemanas de juzgar a los responsables e imponerles la pena de muerte, los alemanes respondieron tomando cien rehenes entre ciudadanos prominentes, entre ellos una docena de judíos y el Gran Rabino.

El ejército alemán anunció la ley marcial y los daneses luego disolvieron el gobierno en protesta el 29 de agosto.

Sin la protección del gobierno danés, la situación a la que se enfrentaban los judíos daneses se volvió terrible.

Los alemanes pronto obtuvieron registros de la comunidad judía y sus residencias.

El 18 de septiembre, llegó una fuerza de comando especial de la Gestapo con órdenes de iniciar la liquidación de los judíos daneses.

Los arrestos planeados se fijaron para la noche del miércoles 1 de octubre, la primera noche de Rosh Hashaná.

Los nazis asumieron que los judíos estarían en sus casas ese día celebrando la festividad. El plan era deportar a los judíos en barcos a campos de concentración.

El 18 de septiembre, el comisionado del Reich alemán, Werner Best, notificó al director alemán de transporte marítimo en Dinamarca, George Duckitz, que los barcos anclados en el puerto se utilizarían para transportar judíos.

Duckitz no tenía ninguna intención de cooperar y voló a la cercana Suecia neutral para solicitar que aceptaran a los judíos.

Aunque inicialmente no recibió respuesta tras sus súplicas, el 28 de septiembre reveló los planes alemanes al líder del Partido Socialdemócrata danés, Hans Hedtoft, quien inmediatamente se puso en contacto con la resistencia danesa.

Los miembros de la comunidad judía fueron informados y la mayoría encontró refugio en las casas de vecinos cristianos.

En la noche del 1 de octubre, festividad de Rosh Hashaná, los agentes de la Gestapo invadieron las casas de los judíos y las encontraron vacías.

(GETTY IMAGES) La gran mayoria de los judios de Dinamarca lograron escapar hacia Suecia, con la ayuda de la poblacion civil.

Durante la semana siguiente, cientos de miembros daneses de la resistencia sacaron clandestinamente a los judíos de sus lugares de escondite a Suecia a través de barcos.

El gobierno sueco había anunciado el 2 de octubre que estaba preparado para aceptar a los refugiados judíos daneses.

El último grupo llegó el viernes 9 de octubre por la mañana, víspera de Yom Kipur.

Más de seis mil judíos lograron escapar junto con sus 686 parientes no judíos, mientras que 464 de los 580 que quedaron fueron deportados a Theresienstadt.

La comunidad judía ya había vivido bajo el control nazi durante tres años y algunos no creían en las advertencias de deportaciones.

Otros vivían en áreas remotas y no fueron advertidos.

También había quienes no tenían un lugar para refugiarse o se consideraban demasiado ancianos para huir.

Luego hubo algunos que fueron traicionados por simpatizantes nazis y encontrados mientras huían.

Los daneses continuaron intercediendo en nombre de esos judíos mientras estaban bajo la invasión nazi.

Enviaron paquetes de comida y suministros necesarios.

En total, 52 de los judíos deportados no regresaron, una cifra mucho más baja que cualquier otra comunidad judía bajo la ocupación alemana.

Los alemanes esperaban que los daneses traicionaran a los judíos revelando sus escondites. Ofrecieron el incentivo de que las tropas danesas encarceladas serían liberadas a cambio de alguna medida de cooperación.

Pero fue en vano.
El rabino Nathan Bamberger fue advertido del peligro inminente y él y su familia abandonaron su casa el 29 de septiembre cuando se acercaba Rosh Hashaná.

Registra en “Los judíos vikingos” cómo los daneses también protegían su propiedad.

“Se puso la mesa, se colocaron velas en candelabros y se horneó el pan tradicional de las fiestas.

Cuando, después de veinte meses, en mayo de 1945, regresaron a Copenhague y volvieron a entrar a sus casas ¡todo estaba exactamente como lo dejaron!

Los daneses se habían encargado de que nadie entrara en la casa durante la ausencia.

Del mismo modo, los daneses vigilaron las sinagogas, las escuelas judías y el centro comunitario y muchos apartamentos judíos.

Allí no se produjeron saqueos, robos u otros actos maliciosos”.

Ese Rosh Hashaná, en medio de los horrores de la Alemania nazi, se salvó a los judíos daneses.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.