𝘼𝙈𝙄𝘼: 𝙇𝘼𝙎 𝙏𝙍𝙀𝙎 𝘿𝙀𝘾𝘼𝘿𝘼𝙎 𝘿𝙀 𝙇𝘼 𝙑𝙀𝙍𝙂𝙐𝙀𝙉𝙕𝘼

Recibido de Miriam Zieleniec
𝘼𝙈𝙄𝘼: 𝙇𝘼𝙎 𝙏𝙍𝙀𝙎 𝘿𝙀𝘾𝘼𝘿𝘼𝙎 𝘿𝙀 𝙇𝘼 𝙑𝙀𝙍𝙂𝙐𝙀𝙉𝙕𝘼
Hace un año, el escritor y pensador argentino Santiago Kovadloff se
preguntaba que tipo de libertad es la que permite que los cómplices locales
de Hezbollah (el perpetrador del atentado a la AMIA) no hayan sido
atrapados, y señalaba que es una libertad que demuestra la impotencia de
la democracia argentina para ser lo que debe ser.
Hoy, 27 años después de haber volado la AMIA con su secuela de 85
muertos y centenares de heridos, cualquier miembro de la comunidad
internacional sabe que ni los autores intelectuales del crimen, algunos de
los cuales todavía tienen puestos de gobierno en Irán, ni los ejecutores
terroristas de Hezbollah, van a pagar precio alguno ni por la AMIA ni por lo
que hicieron antes en 1992 al volar la Embajada de Israel en Buenos Aires
ni por derribar el avión panameño de Alas Chiricanas un día después del
atentado a la AMIA, asesinando a todos los pasajeros (la mitad de ellos
altos dirigentes de la comunidad judía).
Pero saber también que la conexión local tampoco será desenmascarada y
juzgada habla claramente de cómo se puede minar a una democracia
cuando la justicia se escribe con minúscula porque en casi tres décadas
están sin castigo alguno los que ayudaron a cometer la mayor agresión
externa sufrida por Argentina en toda su historia.
Y en 2015, cayó la víctima 86. Pero el Fiscal de la causa AMIA Alberto
Nisman fue mucho más que la víctima 86. A Nisman lo mataron varios: el
odio, el miedo, la indiferencia, la hipocresía, y una cadena de
complicidades, que algún día, alguno de sus descendientes, quizás los
conozcan con nombres y apellidos. Quizás.
Atentado terrorista en 1992; AMIA en 1994; firma de memorándum con
Irán para intentar sellar la impunidad el 27 de enero de 2013, el día
internacional de conmemoración de las víctimas de la Shoah; asesinato de
Nisman en 2015.
Tres décadas de vergüenza marcadas a fuego en la
historia contemporánea del antisemitismo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.