NATHAN STRAUSS, NETANYA Y EL TITANIC

Pioneros
NATHAN STRAUSS, NETANYA Y EL TITANIC
Al principio del siglo XX, dos de los hombres más ricos y famosos de los Estados Unidos eran un par de hermanos judíos llamados Nathan e Isidor Strauss. Propietarios de RH Macy’s Department Store y fundadores de la cadena A&S (Abraham & Strauss), los hermanos eran multimillonarios, reconocidos por su filantropía y activismo social.
En 1912, los hermanos y sus esposas estaban de gira por Europa, cuando el sionista más ferviente de los dos, dijo impulsivamente un día: “Oye, ¿Por qué no saltamos a Palestina?” Israel no era el punto de acceso turístico entonces como lo es hoy. Su población fue devastada por enfermedades, hambrunas y pobreza; pero los dos tenían un fuerte sentido de solidaridad con sus hermanos menos afortunados, y también querían ver los centros de salud y bienestar que habían dotado con sus millones. Sin embargo, después de una semana de gira, Isidor Strauss había tenido suficiente.
“¿Cuántos camellos, casuchas e yshivas puedes ver? Es hora de irse”, decretó Isidor con impaciencia en su voz. Pero Nathan se negó a obedecer la imperiosa orden de su hermano. No era que no se diera cuenta de las dificultades que le rodeaban; era precisamente por ellos que quería quedarse.
Mientras asimilaba de primera mano la inmensidad de los desafíos a los que se enfrentaban sus compañeros judíos, sintió el peso de la responsabilidad. “No podemos irnos ahora”, protestó. “Mira cuánto trabajo hay que hacer aquí. Tenemos que ayudar. Tenemos los medios para ayudar. No podemos dar la espalda a nuestra gente.”
“Así que enviaremos más dinero”, respondió bruscamente su hermano. “Solo quiero salir de aquí”.
Pero Nathan sintió que el dinero simplemente no era suficiente. Sintió que los judíos que vivían en circunstancias tan espantosas en Palestina necesitaban la presencia misma de los hermanos entre ellos: su iniciativa, sus liderazgos y sus ideas. Isidor no estuvo de acuerdo.
Los dos discutieron de un lado a otro, y finalmente Isidor dijo: “Si insistes, quédate aquí. Ida y yo volveremos a América, donde pertenecemos”. Los dos se separaron. Isidor y su esposa regresaron a Europa, mientras que Nathan y su esposa se quedaron en Palestina, viajando por el país y contribuyendo con grandes sumas de dinero al establecimiento de programas de educación, salud y bienestar social en beneficio de los necesitados. Nathan también financió la creación de una nueva ciudad a orillas del Mediterráneo. Como su nombre en hebreo era Natan, y él era el principal donante de la ciudad, los fundadores pusieron su nombre a la ciudad y la llamaron … Netanya.
Mientras tanto, de vuelta en Europa, Isidor Strauss se estaba preparando para navegar de regreso a América a bordo de un trasatlántico para el que también había hecho reservas para su hermano, Nathan, y su esposa. “¡Debes salir de Palestina AHORA!” telegrafió a su hermano en un telegrama urgente. “He hecho reservas para ti y si no llegas pronto, perderás el barco”.
Pero Nathan se demoró. Había tanto trabajo por hacer que esperó hasta el último momento posible para hacer la conexión. Cuando llegó a Londres, era el 12 de Abril y el trasatlántico ya había salido del puerto de Southampton con Isidor e Ida Strauss a bordo. Nathan se sintió desconsolado porque, como le había advertido su hermano, “perdió el barco”. Porque no se trataba de una expedición ordinaria, de un crucero cotidiano y corriente que él había perdido, sino del muy publicitado viaje inaugural del barco más famoso del siglo. Este fue el Titanic.
Nathan Strauss, afligido, y profundamente afligido por su hermano y su cuñada, no pudo quitarse de encima la sensación de que había tenido un encuentro con la historia. El conocimiento de que había evitado la muerte impregnó su conciencia por el resto de su vida, y hasta su muerte en 1931, prosiguió sus actividades filantrópicas con una intensidad sin igual en el tiempo.
Hoy en día, Netanya es una pintoresca ciudad turística de 200.000 habitantes y sede del próspero comercio de diamantes de Israel, una de las  industrias más importantes del país. Y en casi todas las partes de la ciudad, hay un pequeño recordatorio de la generosidad de Nathan Strauss, su humanidad y amor por su gente. Su legado sigue vivo.
Historia de Hanoch Teller

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.