No hay comentarios en
El pueblo celebra la independencia. No “el pueblo”, sino el pueblito que se llama Kibutz. En la soledad tipica del Desierto del Neguev. Por moto y voluntad propia. Sin ritual ni ceremonial instalado, sino lo que la tradicion local pre-estado (1943) estableció y desarrolló.
Sin grandilocuencias de “nacion”, sin incitacion ni excitacion nacionalista/belicista. Sin siempre y para siempre, sino agradecidos del hoy y expectantes del porvenir.
Mas sociedad que estado, mas colectivo que nacion.
Sin promesas de velar por doquier o de nunca mas tal o cual cosa.
Y aun asi, algo de Estado Post-benefactor, de mutualidad, de contemplación.
No el gran estado que celebra el hecho de serlo, sino el pueblo que festeja seguir siéndolo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.