Neoliberalismo y nuevas técnicas de poder Byung-Chul Han

Neoliberalismo y nuevas técnicas de poder Byung-Chul Han

, Barcelona, Herder Editorial

En su libro Psicopolítica. Neoliberalismo y nuevas técnicas de poder Byung-Chul Han −considerado como uno de los filósofos más influyentes en el pensamiento

contemporáneo− ahonda en la crítica hacia el capitalismo neoliberal a partir de su
análisis de la psicopolítica, entendida como un poder seductor que consigue que los
individuos se sometan voluntariamente al entramado de la dominación. Así,
mantiene que en el sistema neoliberal el sujeto participa en los procesos de
autoexplotación en su búsqueda constante de rendimiento −o de productividad−,
por lo que el capital se sirve del individuo, convirtiendo la libertad individual en
libertad de capital. Y en esa relación de autoexplotación individual, la lucha de
clases se transforma en una lucha personal, interna. Por otro lado, y de manera
inconsciente, el individuo manifiesta culpabilidad hacia un capital que eleva como
sagrado y ante el que siempre está en deuda, renunciando con ello a toda acción
libre: “quizás incluso nos endeudamos permanentemente para no tener que actuar,
esto es, para no tener que ser libres ni responsables. (…) ¿No es el capital un
nuevo Dios que otra vez nos hace culpables? (p. 20).
La autoexplotación y autoculpabilidad se convierten en mecanismo de
autovigilancia en lo que Han denomina panóptico digital, recuperando el concepto
arquitectónico de Jeremy Bentham y el distópico de George Orwell. La ilusión de
libertad también se manifiesta en la demanda de transparencia y en la necesidad de
compartir toda clase de datos en la esfera digital, para generar y consumir
información, eliminando toda clase de barreras −incluidas las psicológicas−. Así se
“desinterioriza” al individuo en pro de la comunicación quedando expuesto a la
mirada del Otro. Ello trasforma al ciudadano en consumidor. Este demanda
desnudez personal, que cada cual comparta su intimidad, en vez de focalizar su
atención en la transparencia de los procesos de toma de decisión. De esta manera,
las protestas ciudadanas se limitan a un refunfuñar, como si el ciudadano fuera en
realidad un cliente desencantado que se conforma con completar la hoja de
reclamaciones. Los partidos hacen lo propio y “se degradan a proveedores que han
de satisfacer a los votantes en cuanto consumidores o clientes” (p. 23). De este
modo, el sujeto se somete voluntariamente a este entramado de poder sutil,
consumiendo y comunicando, lo que incrementa en él la dependencia hacia el me
gusta. En palabras de Han “el neoliberalismo es el capitalismo del me gusta” (p.
30).

Política y Sociedad 54(3) 2017: 869-891 885

886 Reseñas. Política y Sociedad 54(3) 2017: 869-891
Con ello, el autor identifica a la psique como el principal recurso productivo del
sistema actual, pues lo que se produce son objetos no-físicos como la información,
lo que obliga al sujeto a optimizar sus procesos psicológicos. Han entiende que las
“tecnologías del yo” −aquellas con las que los individuos fijan normas de conducta
y buscan transformarse a sí mismos−, forman parte de la dominación del individuo,
puesto que recurre a ellas para optimizarse en función de la norma social, cosa que
Foucault −autor del término− no reflejó: “Foucault no ve ni que el régimen
neoliberal de dominación acapara totalmente la tecnología del yo ni que la
permanente optimización propia, en cuanto técnica del yo neoliberal, no es otra
cosa que una eficiente forma de dominación y explotación” (p. 45). Dominación y
explotación que se transforma en autoexplotación con apariencia de libertad y que
conlleva un constante autoconsumo del yo motivado por la búsqueda permanente
de la optimización personal.
En este proceso el individuo ha de reconducir los pensamientos negativos para
hacerlos positivos e, incluso, debe explotar el dolor que le puede llevar a la
optimización, como por ejemplo la presión que incita a la superación. Por ello, Han
considera que la doctrina del shock de Naomi Klein no está vigente en la sociedad
neoliberal. Dicha teoría se fundamenta en el sufrimiento como medio de control.
“El shock desimpregna y vacía el alma. Desarma a la sociedad hasta el punto de
que se someta voluntariamente a una reprogramación radical. Mientras los hombres
aún están paralizados, traumatizados por la catástrofe, se someten a una
reprogramación” (p. 55). Por el contrario, lo que predomina en la sociedad actual
es la positividad: “la psicopolítica neoliberal es una política inteligente que busca
agradar en lugar de someter” (p. 57). Por tanto, la técnica de poder neoliberal
maximiza el consumo, la abundancia y la positividad animando al sujeto a
comunicar y consumir. Solo así el individuo comparte su información sin
necesidad de tener que extraérsela a la fuerza.
En este sentido, la mejor manera de someter al individuo a esta forma de control
es explotando sus emociones, haciendo de ellas medios de producción. Se venden
significados emocionales que se vinculan a la libertad con el objetivo de generar
inestabilidad e impulsividad en el proceso productivo. “La aceleración de la
comunicación favorece su emocionalización, ya que la racionalidad es más lenta
que la emocionalidad” (p. 72). Se sobre-estimula a los individuos buscando sus
emociones positivas para que se animen a consumir y comunicar más rápido y más
veces de manera incesante, puesto que las emociones con las que se vinculan a los
productos son infinitas. Dicho de otro modo, el autor entiende que la emoción
conduce a la acción y controlando a las emociones la psicopolítica influye en las
acciones del individuo. Con ello, de alguna manera el capitalismo neoliberal
“ludifica” la vida y el trabajo para hacer de las interacciones sociales algo
entretenido, incrementando así la productividad y la información disponible. Un
ejemplo es el me gusta a través del cual el individuo obtiene un refuerzo positivo
instantáneo que le incita a seguir compartiendo datos personales que no tardarán en
ser mercantilizados.
De esta manera, uno de los rasgos más característicos de lo que Han denomina
segunda Ilustración es el “dataísmo”, o la tendencia a convertir todo en datos e
información, siendo sus pilares la información, los datos y la transparencia.
Cualquier movimiento del individuo es susceptible de tener un valor comercial y

Reseñas. Política y Sociedad 54(3) 2017: 869-891 887
ahí es donde gana toda su relevancia el Big Data, dado que con tal disciplina se
puede analizar la ingente cantidad de datos que se generan en Internet, asentándose
así el “totalitarismo digital”. En él no solo todos están vigilados por todos, sino que
incluso se fomenta la autovigilancia o autocontrol a través de las “tecnologías del
yo”, con las que el individuo extrae datos sobre sí mismo −ritmo cardiaco, peso,
sudoración…− para después compartirlos en la red. Dichos datos carecen de
narrativa, por lo que no proporcionan conocimiento al individuo sobre sí mismo
−el yo es un relato y no una suma de datos−, sino que sirve para fortalecer esa
autovigilancia. De este modo, según el autor, se llega a tal punto que los objetos
“inteligentes” controlan al individuo: “la extensión de la internet de las personas,
web 2.0, a la internet de las cosas, web 3.0, es la culminación de la sociedad de
control digital. La web 3.0 hace posible un registro total de la vida. Ahora también
nos vigilan las cosas que usamos diariamente” (p. 94).
En lo político, esto refuerza la transformación del ciudadano en consumidor. El
Big Data permite recopilar datos muy precisos sobre los sujetos y con ellos se
puede practicar el microtargeting que permite construir mensajes personalizados.
Además, plantea la posibilidad de conocer los comportamientos futuros mediante
algoritmos inteligentes, agudizando de esta forma la construcción del discurso
político. Así, las fronteras del Estado y del mercado se entremezclan: “hoy se trata
a los hombres y se comercia con ellos como paquetes de datos susceptibles de ser
explotados económicamente” (p. 98).
Con esta obra, Han identifica a la psicopolítica como el medio de dominación
del capitalismo neoliberal con el que se somete voluntariamente a los individuos.
La psique se sitúa de esta manera en el centro de la estrategia de dominación, pues
a través de la búsqueda de las emociones positivas se incentiva a los individuos a
compartir sus experiencias, a optimizar su yo para dar siempre más de sí y a
demandar transparencia a través de todo un entramado de comunicación y
consumismo, que les ubica como observadores y objetos de observación,
transformándose así al ciudadano como un consumidor sujeto a una vigilancia y
autovigilancia constante y voluntaria. Solo mediante la “despsicologización” el
individuo será capaz de resistir a esta dominación neoliberal, vaciando al sujeto y
desconectándolo para a través del idiotismo −corriente filosófica− “construir
espacios libres de silencio, quietud y soledad en los que es posible decir algo que
realmente merece ser dicho” (pp. 122 y 123).

Moisés Alonso Baratas Correo
Universidad Complutense de Madrid
moisesalonso@ucm.es

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.