Nuevas reglas físicas probadas en una computadora cuántica

Nuevas reglas físicas probadas en una computadora cuántica

EUROPA PRESS
Nuevas reglas físicas probadas en una computadora cuántica
Un circuito cuántico – AALTO UNIVERSITY

   En la Universidad de Aalto han usado una computadora cuántica de IBM para explorar un área de la física pasada por alto y han desafiado viejas nociones sobre la información a nivel cuántico.

Las reglas de la física cuántica, que gobiernan cómo se comportan las cosas muy pequeñas, utilizan operadores matemáticos llamados hamiltonianos hermitianos. Los operadores hermitianos han apuntalado la física cuántica durante casi 100 años, pero recientemente, los teóricos se han dado cuenta de que es posible extender sus ecuaciones fundamentales al uso de operadores hermitianos que no son hermitianos.

Las nuevas ecuaciones describen un universo con su propio conjunto peculiar de reglas: por ejemplo, al mirar en el espejo e invertir la dirección del tiempo, debería ver la misma versión de uno mismo que en el mundo real.

En su nuevo artículo, un equipo de investigadores dirigido por Docent Sorin Paraoanu utilizó una computadora cuántica para crear un universo de juguete que se comporta de acuerdo con estas nuevas reglas.

Los investigadores hicieron que los qubits, la parte de la computadora cuántica que realiza los cálculos, se comporten de acuerdo con las nuevas reglas de la mecánica cuántica no hermitiana. Demostraron experimentalmente un par de resultados emocionantes que están prohibidos por la mecánica cuántica hermitiana regular. El primer descubrimiento fue que la aplicación de operaciones a los qubits no conservaba la información cuántica, un comportamiento tan fundamental para la teoría cuántica estándar que da como resultado problemas actualmente sin resolver como la paradoja de la información del agujero negro de Stephen Hawking. El segundo resultado emocionante llegó cuando experimentaron con dos qubits entrelazados.

El entrelazamiento es un tipo de correlación que aparece entre qubits, como si tuvieran una conexión mágica que los hace comportarse sincronizados entre sí. Einstein se sintió incómodo con este concepto, refiriéndose a él como “acción fantasmagórica a distancia”. Bajo la física cuántica regular, no es posible alterar el grado de entrelazamiento entre dos partículas manipulando una de las partículas por sí sola. Sin embargo, en la mecánica cuántica no hermitiana, los investigadores pudieron alterar el nivel de entrelazamiento de los qubits manipulando solo uno de ellos, un resultado que está expresamente fuera de los límites de la física cuántica regular.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.