“Nietzsche es el descubridor del resentimiento como fuerza generadora de la cultura en el cristianismo”

“Nietzsche es el descubridor del resentimiento como fuerza generadora de la cultura en el cristianismo”

Entrevista con Rudolf Burger

Rudolf Burger
Rudolf BurgerFoto: Especial

Por:

  • MIGUEL ÁNGEL MUÑOZ

Rudolf Burger es profesor de filosofía en la Universidad de Artes aplicadas de Viena. Su tema clásico de investigación es la filosofía del siglo XVIII y, sobre todo, el pensamiento crítico de la modernidad en Nietzsche,del cual hoy es uno e los grandes especialistas. En un terreno ampliamente habitado por los estudiosos, ser innovador es difícil. Rudolf Burger lo es. El objetivo del libro La muerte de Dios y el fin de la metafísica (Facultad de Filosofia, UNAM), surgió del simposio sobre Nietzsche que se propouso realizar un análisis de los distintos caminos del pensamiento del filósofo alemán. Así, en este libro, a través de los ensayos de varios estudiosos- Bolivar Echeverría, Rudolf Burger, Herbert Frey- realizan, se recorre un trecho histórico sobre las interpretaciones actuales del pensamiento nietzscheanas. Burger abre la posibilidad de trazar una cosmogonía filosófica del autor de El anticristo.

Usted está a favor de hacer una comparación entre los pensamientos de Spinoza y Nietzsche en forma por demás precisa, ¿cómo podríamos entener hoy eso que usted llama 2Spinoza, precursor de Nietzsche?

-Efectivamente, se trata de un hecho asombroso ya que, a primera vista, perecerían mediaar mundos de diferencia entre ambos pensadores. Ante todo: resulta sorprendente la propia apreciación de Nietzsche. Pues, ¿ qué significa eso: Spinoza, el “panteísta”, teólogo y metafísico, el gran racionalista del siglo XVII como “precursos” del ateo, antimetafísico y nihilista del siglo XIX, de ese crítico de la racionalidad que fue Nietzsche?. ¡Vaya que precursor! Y no sólo precursor, sino más que eso: él es, como quizá tan sólo Jacob Burckhardt, el polo opuesto a Nietzsche, así como el ideal no alcanzado por él.

Rudolf Burger

Eso podríamos entenderlo como que Spinoza juega un papel importante en el cambio del pensamiento de Nietzsche, y es por eso que tiene que estar en el centro del pensamiento anticristiano?

-Porque Spinoza encarna en su vida y en su pensamiento aquellos polos que Nietzsche ha buscado apasionadamente sin encontrarlos siempre: grandeza del espíritu y una sobría distinción de la condición de la vida, distancia como principio de estilo, pero con nobleza en lugar de pathos: el más distinguido y amable de todos los grandes filósofos, lo llamaba Bertrand Russell, quien a duras penas encuentra algún rasgo aceptable en Nietzsche. Dicho con las propias metáforas nietzcheanas, Spinosa encarna el principio apoléneo más allá de la mala alternativa de Dionisos contra el crucificado. Pero Spinoza plantea, ante todo, un pensamiento no sólo “más allá del bien y del mal” sino “ más allá del teísmo y ateísmo”, que resulta más mucho más desastroso por la creación de un sentido religioso que la “maldición del cristianismo” proferida por Nietzsche. Un pensamiento que es ciertamente mucho más difícil que el nietzscheano y, por ello, mucho menos polular. Por eso mismo, el materialismo racionalista de Spinoza sigue siendo hasta hoy una filosofía para élites, mientras que el aristocratismo esteticista de Nietzsche se convirtió en un etilismo para pequeños burgueses.

Pero, ¿ qué significa para Spinoza la libertad? Es decir, ¿Dónde se manifiesta el Dios del siglo XVII?

-Para Spinoza, la vida humana no se refiere a ningún sentido más allá de ella misma, ni tampoco a ningún mndamiento al cual estuviera sujeto en términos morales su libre albedrío, ya que no existe ni un mandamiento ni un libre albedrío que pudiera someterse a tal mandamiento. La libertad tan solo existe como forma suprema del conocimiento como conocimiento de la necesidad. No hay ni un mundo trascendente ni una moral a priori. No existe una finalidad en la naturaleza, ni una teleología: únicamente una ciega concatenación de causas, y la propia conciencia (en térmonis de Spinoza, el pensamiento) es sólo una entre la infinidad de atributos de la sustancia.

¿Hay motivos especiales para remarcar el anticristianismo de estos dos pensadores?

-Desde el punto de vista de la tradición cristiana y de la metafísica idealista, producto de la secularización de aquélla, la filosofía de Spinoza es netamente ateísta. Pero dado que este ateísmo no surge de una negación abstracta de la personalidad de Dios, como el caso de los deístas de la ilustración francesa, ni de su identificaciónncon la historia como devenir del espíritu absoluto ( cual era la posición heeliana), ni de una reapropiación de los atributos divinos, como se da en la filosofía del sujeto de Feuerbach, sino consiste en su identificación cosmoteísta con la naturaleza como el conjunto de todo lo que existe, resulta ser, en términos prácticos, un ateísmo pagano que no desvaloriza el mundo, sino lo sacraliza como un todo.

¿Qué respuesta da usted al problema de una aceptación al pensamiento de de Nietzsche por parte de la iglesia?

-La teología protestante hoy en día ha reconido a Nietzsche como uno de los suyos y pone la condena del cristianismo por parte del filósofo alemán al servicio de una apología incondicional e incluso de una rehabilitación del Evangelio. Con base en el versículo del sermón de la montaña (“amad a vuestros enemigos, rogad por los que os persigan”), teólogos e iglesia le dan a Nietzsche la bendición que él mismo ha suscitado. Para Georg Picht, éste es el último gran profeta del mundo cristiano. La blasfemía de sus escritos tardíos es lo que da el chicotazo que hace girar el trompo teológico.

Rudolf Burger

Los problemas parecieran aún ser de actualidad, y más en la época reciente y desde luego con uno de los libros más importantes de Nietzsche: Zaratrustra. Pero, ¿ qué dice usted hoy: todo olvidado y hay que evolucionar en nuestra visión del mundo?

-Zaratrusta es , según una bella expresión de Karl Lowith, “un sermón de la montaña anticristiana”. Esta obra, con la cual se extasiaron generaciones enteras del “superhombre” sin llegar a ser por ello más que meros leñadores académicos, rebosa virtualmente de energía religiosa. En la introducción relata cómo Zaratrustra, “el más piadoso de todos los impíos”: “Con semejante falta de fe, tú, oh Zaratrusta, eres más piadoso de lo que crees”. Ya en 1884, cuando Nietzsche le presentó las primeras dos partes del Zaratrusta a su venerado maestro Jacob Burckhardt, a éste le causó una impresión penosa, y reaccionó de manera evasiva, preguntándole si no tendría la intención “de probar suerte con un drama”. Por lo visto el expresionismo del “¡oh hombre! ¡despierta!, le resultaba insoportable a aquel viejo escéptico. Sin lugar a dudas. El Zaratustra no es la mejor de las obras de Nietzsche, pero fue la que más importancia tuvo para él.

¿ Qué significa hoy Nietzsche para el mundo occidental?

-Es un gran psicólogo y filósofo-poeta, que gracias a su estilo apasionado , y a menudo brillante, entusiasmaba ante todo a los artistas, y cuyo nihilismo funcionaba estupendamente como prótesis del sentido de la vida. En el núcleo pragmático de su filosofía seguía siendo teólogo: poco menos que todos sus textos son homilías. Es el descubrir genial del resentimiento como fuerza generadora de la cultura en el cristianismo, pero no es cierto que toda la metafísica europea fuese a desembocar en él, y en el nihilismo teológicamente candente. Nietzsche marca el fin de una tradición determinada (la del cristianismo y la ilustración idealista).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.