El derecho de huelga en la Ley rabínica.

El derecho de huelga en la Ley rabínica.

Profesor Gabriel Hojman. Copredi.

El derecho de huelga se encuentra reconocido actualmente a nivel internacional como un derecho esencial de cualquier democracia. La Ley Rabínica también considera el derecho de huelga como un derecho sagrado y algunos rabinos consideran como una actitud negativa la de quien trabaja cuando el colectivo resuelve ir a la huelga. Se encuentra reconocido actualmente a nivel internacional como un derecho esencial de cualquier democracia.

La Ley Rabínica también considera el derecho de huelga como un derecho sagrado y algunos rabinos consideran como una actitud negativa la de quien trabaja cuando el colectivo resuelve ir a la huelga.

En 1933 en la revista Netivah (órgano del Partido Hapoel HaMizraji, partido sionista religioso que además de la cuestión nacional y religiosa enfatizaba en el problema de la situación obrera) se publicó una Responsa (respuestas de rabinos a consultas legales que reciben de creyentes, en hebreo el concepto de responsa se traduce como “Sheelot ve-teshuvot” (“preguntas y respuestas”).

Dicha responsa consistió en un diálogo mantenido entre Shlomó Zalman Shargai (luego sería alcalde de Jerusalén entre 1951 y 1952, primer alcalde de Jerusalén elegido mediante elecciones, ya que su antecesor lo fue de forma provisional) y el Rab Kook, primer gran rabino askenazí del “Hogar Nacional Judío” en el Mandato Británico de Palestina, cargo que fue creado en 1921. En el diálogo Zalman pregunta y Kook responde:

“Pregunta: ¿Una huelga para preservar las condiciones de trabajo, en caso que el patrón quiere reducir los sueldos o agregar horas de trabajo, está permitida o prohibida [según la ley religiosa judía]? ¿Una huelga para mejorar las condiciones de trabajo, elevando sueldos y disminuyendo jornadas de trabajo, está permitida o prohibida?”

Respuesta: La huelga está permitida para obligar al patrón a dirigirse a un tribunal o cumplir un veredicto relativo al conflicto de trabajo, ya sea para preservar las condiciones de trabajo o mejorarlas.

Por lo tanto, está claro que en todo conflicto de ese tipo los empleados deben exigirle al patrón ir al jurado. Si el patrón se niega, tienen derecho a obligarlo incluso con una huelga…”

En la respuesta a la siguiente pregunta de Zalman, el Rabino Kook deja claro que trabajar durante una huelga es una violación de la ley judía:

“Pregunta: Suponiendo que las huelgas son aprobadas por la halajá, [ley religiosa judía] (…). ¿Cuál es el status del rompehuelgas? (…)

Respuesta: Cuando las huelgas están justificadas, los rompehuelgas están prohibidos.”(1).

El Rab Benzion Meir Uziel (Gran Rabino Sefaradí de Palestina a partir de 1939 y de Israel a partir de 1948 hasta su muerte en 1954) expresó en su obra Mishpetei Uziel (Mishpat 52:6), que la ley permite la existencia de sindicatos para evitar que el trabajador quede librado a su suerte y que la Torá otorga el completo derecho a organizar sindicatos, aunque es posible que de tales uniones resulte una pérdida financiera de los empleadores.

Actualmente el Rabino Judah David Bleich, nacido en 1936 en Nueva York, profesor de Talmud en el Seminario Teológico Eljanan Isaac Rabi (ortodoxo) observa la primera instancia registrada de una “huelga” para obtener mayores salarios en un narración del Talmud (Tratado Yoma 38.a) en el que se relata que los panaderos que elaboraban el “pan de la proposición” (el pan especial para el Templo de Jerusalén) se negaron a desempeñar sus funciones.

Los sacerdotes del templo (cohanim) trajeron otros artesanos panaderos de Alejandría para realizar los panes pero éstos no lograron realizar los panes correctamente por lo que se volvió a llamar a los panaderos originales, quienes se negaron a volver a sus puestos de trabajo a menos que se duplicaran sus salarios, los cohanim accedieron y los panaderos regresaron habiendo logrado duplicar su salario. En el Talmud se presenta a los panaderos “huelguistas” como personas muy honorables, que no consumían pan blanco para no despertar sospechas de utilizar los ingredientes del templo en provecho personal.

La rabina norteamericana Jill Jacobs (perteneciente al movimiento masorti), en un artículo publicado en el “Jerusalem Post” el 16 de diciembre de 2010 cita distintas autoridades rabínicas que defendieron el derecho de huelga, entre ellos:

El Rabino Ovadia Yosef (Jefe del Rabinato sefaradí de Israel entre 1973 y 1983). Declaró en su responsa, Yejaveh Daat (04:58) que los sindicatos pueden “hacer uso de huelgas con el fin de aumentar los salarios, o para aliviar las condiciones de trabajo, u otras cosas”.

El rabino ortodoxo estadounidense Moshe Feinstein quien afirmó que en caso de huelga “la empresa no puede contratar trabajadores de reemplazo no sindicalizados”, basándose en el principio de “ka paskat lei l’hiyuti” consistente en que una persona (en este caso el sustituto) no puede llevarse el sustento de otra (el huelguista). El rabino Feinstein explicó esta idea en su obra Igrot Moshe.

(1) La responsa fue publicada en la edición correspondiente al día 1° del mes de nisán del año judío 5693 (1933). Su título se traduce como “Preguntas y respuestas orales con nuestro rabino preeminente maestro, A. I. Kook”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.