TRAS LOS PASOS DE SHOSHANI -Por Laura G. Klang

TRAS LOS PASOS DE SHOSHANI

¿Shoshani, mito o realidad?

 Por Laura G. Klang

 

 Hace exactamente tres años, tuvimos el honor y enorme placer de conocer –junto a los compañeros de Mensuario Identidad- al cineasta franco-israelí Michael Grynszpan, quien vino a Montevideo con la finalidad de explorar la vida de Monsieur Shoshani, mítico sabio judío cuyos últimos años de vida transcurrieron en nuestro país.

A pocos meses del estreno de la película en Israel, y habiéndome desempeñado como intérprete de Michael durante el registro de testimonios en Montevideo, intentaré transmitir mi experiencia  junto a él.

En muy poco tiempo será presentado en Israel el documental sobre el enigmático Shoshani, producción parcialmente realizada en Uruguay por Michael Grynszpan.

De alguna forma nos hizo saber qué lo llevó a investigar siguiendo los pasos de Shoshani a lo largo del mundo. Tuvimos el placer de acompañarlo durante sus entrevistas, así como también interesarnos por su opinión respecto al rumbo de la cultura en este mundo occidental, cultura cuya adquisición, desde la revolución informática, ha evolucionado hacia una forma fragmentada y en imágenes.

“Shoshani representaba un enigma para mí -nos manifestaba Michael-, siempre había oído hablar de este sabio harapiento, que peregrinaba por el mundo esparciendo sus conocimientos sobre la Torá, el Talmud y la filosofía, ante un público silencioso al que daba la espalda con absoluto desapego, de personalidad extravagante y ambivalente, que partía sin decir palabra, después de haber recitado de memoria largos pasajes de los textos fundadores, y  sin que nadie lograra nunca seguirlo hacia algún domicilio conocido. Ignoraba si se trataba de un mito urbano, quería verificar por mí mismo si todo aquello era o no cierto; y por sobre todo, saber si tal figura había o no existido. Fue mi curiosidad la que me llevó a ir tras sus pasos. Seguí su propio peregrinaje que terminó en Uruguay y conversé con quienes lo habían conocido.”

Tras los pasos de Shoshani, Michael Grynszpan visitó, entre otros países, Suiza, Francia, Holanda, Estados Unidos, Argentina entrevistando en Montevideo, a personalidades como Angel Kalenberg, ex. Director del Museo Nacional de Artes visuales y su esposa, la psicoanalista Felisa Kociak quien asistiera a los cursos de Shoshani en Montevideo, así como la antropóloga Teresa Porzecanski.

Michael confirmó así la veracidad de la existencia de Shoshani y el mito  construido alrededor de este misterioso ser que frecuentemente brindara cursos en el interior del país. Fue durante un seminario para jóvenes organizado en enero de 1968 por la Bnei Akiva en la ciudad de Durazno, el momento en el que se produjo su fallecimiento. su tumba, por último, se encuentra en el Cementerio Israelita de La Paz. En su oportunidad y con la presencia del realizador franco-israelí y su equipo, la colectividad se dio cita un día de lluvia que no impidió una vasta asistencia.

Quienes tuvimos el privilegio de conocer a Michael disfrutamos de un hombre de la cultura y un profundo humanista; dentro de su trabajo encontramos entrevistas a personalidades de la talla de Elie Wiesel (premio Nobel de la Paz en 1986), Simone Weil, Bernard Henry Lévy o Shimon Peres. Fue por ello que nos interesamos en su punto de vista sobre el devenir de la cultura en occidente: el libro como tal, el cine como lo hemos conocido hasta hace muy poco tiempo, sus autores predilectos, la uniformización de la cultura tanto debido a las redes como a la información adquirida a través del uso masivo de sitios consultados. ¿Este comportamiento de la gente significa que todos nos vamos todos a “Netflixear”? ¿A “Wikipedizar”? ¿O seguiremos disfrutando de una elección personal de las fuentes de información para poder seguir siendo librepensadores?

Evocamos al gran Umberto Eco quien en De la estupidez a la locura, afirmara que el libro va a seguir existiendo pero que será privilegio de unos pocos, de élites; sin embargo, se pregunta Eco, ¿qué ocurriría si hubiera un apagón informático?  “Se habla mucho de la muerte del libro, sin embargo sigue existiendo y se siguen publicando infinidad de ellos además de existir innumerable cantidad de bibliotecas y grandes obras maestras” manifestó. En cuanto al cine, dijo Michael, sigo eligiendo a los grandes clásicos, como Stanley Kubrick, Orson Welles, o en Francia Jean Renoir, pero existen otros grandes maestros del cine.

En el caso particular de Israel, en relación al tamaño del país y a su población podemos decir que la producción cinematográfica se halla en un momento de auge nunca visto; la pluralidad cultural y el conflicto acarrean necesariamente mayor creatividad; y de más está decir que mirar en la televisión de hoy cosas como los reality shows es mirar contenido vacío.”

El documental, decíamos, se estrena en Israel en unos pocos meses. De más está decir que deseamos el mayor de los éxitos para esta producción financiada por la televisión israelí, aunque cabe preguntarnos ¿Podremos contar nuevamente con la presencia de Michael Grynszpan en Montevideo para presentar su trabajo? ¿Será posible ver este documental en Uruguay? Ese es nuestro deseo ya que además, será un privilegio tenerlo entre nosotros con su calidez, su cultura y su humanismo.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.