Israel sufre confinamiento infructuoso

Tras dos semanas de confinamiento, los contagios de coronavirus no cesan en Israel, que en el último mes registró más casos que en los siete meses previos y cuyos índices de morbilidad aún se encuentran entre los más altos del mundo.

En estas dos semanas la situación no solo no ha mejorado sino que ha empeorado y se ha pasado de alrededor de 5.000 contagios diarios antes del confinamiento a los 7.639 registrados ayer.

Mientras que en general la población ha respetado las restricciones, las autoridades están preocupadas por la poca adhesión en los sectores ultraortodoxos, donde se registraron multitudinarias ceremonias religiosas con motivo de las festividades de Rosh Hashaná (año nuevo judío) y Yom Kipur (Día del Perdón).

A estas se suma la celebración de Sucot (los Tabernáculos), que comienza hoy y se extiende siete días, en los que grandes grupos se reúnen a comer y rezar en cabañas, algo que podría dar lugar a más contagios.

El coordinador nacional de la lucha contra la pandemia, Roni Gamzu, señaló ayer que de los nuevos casos detectados, un 40 % pertene al sector ultraortodoxo (que representa poco más de un 10 % de la población).

El miércoles, Gamzu ya había advertido que estas comunidades concentran más de un tercio del total de casos en Israel y registran índices altísimos de pruebas positivas (28,6 %).

Esta semana, el llamado Gabinete de Coronavirus decidió extender el confinamiento cuatro días (hasta el 14 de octubre en lugar del 10), aunque se prevé que se prolongue varios más.

El primer ministro, Benjamín Netanyahu, advirtió además que las restricciones podrían durar varios meses “o incluso un año”.

Los 7.639 nuevos contagios detectados ayer elevaron a 255.771 los casos totales, de los cuales más de 70.000 se encuentran aún activos y 807 en estado grave.

Hasta el momento, Israel -con unos nueve millones de habitantes- ha registrado un total de 1.622 muertos por la enfermedad. EFE

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.