LOS SILENCIOS DE HEIDEGGER

      No hay comentarios en LOS SILENCIOS DE HEIDEGGER

 

LOS SILENCIOS DE HEIDEGGER

-Pablo Cúneo-

En su presentación a la edición al español de “La estrella de la redencion” de Franz Rosenzweig (publicada originalmente en 1921, o sea 6 años antes de Ser y tiempo) dice Miguel García-Baró que es imposible que Heiddeger no haya leído dicha obra de Rosenzweig, a quien nunca mencionó.

Es que el libro de Rosenzweig comienza reflexionando sobre el silencio que la filosofía ha sostenido sobre la muerte.

“Todo lo mortal vive en la angustia de la muerte…pero la filosofia niega las angustias de la Tierra… La angustia de lo terrenal sólo le ha de ser quitada con lo terrenal mismo…Que la filosofia tenga que suprimir del mundo lo singular y aislado, este des-hacer-se del Algo y des-crearlo, es la razón de que la filosofía haya de ser idealista…Pretende haberla sumido en la noche de la nada [la filosofia a la muerte], pero no ha podido romperle su venenoso aguijón, y la angustia del hombre que tiembla ante la picadura de este aguijon desmiente siempre acerbamente la mentira piadosa, compasiva, de la filosofía…Si la filosofía no quisiera taparse los oídos ante el grito de la humanidad angustiada, tendria que partir -y que partir con consciencia- de que la nada de la muerte es algo…Si la muerte es Algo, en adelante ninguna filosofia ha de hacernos apartar de ello la vista, afirmando que presupone Nada…”

El silencio de Heidegger sobre Rosenzweig (“jamás menciona al pensador judío”, dice García-Baró) se repite años después en su silencio a las cámaras de la muerte de los campos de exterminio, como la filosofía misma que denunciaba el autor de La estrella de la redención.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.