La situación de Netanyahu es sumamente delicada

El periodista Damián Pachter opinó sobre la situación judicial de Netanyahu y las diferencias entre la justicia israelí y la argentina.

(Aurora)

“La situación de Netanyahu es sumamente delicada. Fue imputado oficialmente por el procurador general de la nación Avihai Mandelblit bajo cargos de corrupción, fraude y abuso de poder en tres causas distintas” indicó el periodista de I24 news.

¿Pero que incidencia puede tener en la interna de la coalición gobernante?. Pachter explicó que “en el Likud huelen sangre . De la misma manera que en Argentina cuando se percibe que un candidato está débil, comienzan los movimientos para desplazarlo, y Guideon Saar que es el enemigo de Netanyahu dentro del partido ya se ofreció para ser quien lo reemplace en el cargo de líder del Likud en el futuro”.

“Por ahora Netanyahu va a dar batalla y tratará de estirar lo más posible su situación judicial y aún es posible que si logra juntar 61 bancas que lo apoyen se presente ante el presidente para formar un nuevo gobierno. Las chances son muy bajas y todo parece encaminarse hacia las terceras elecciones en el término de un año”, argumentó el periodista que tuvo que emigrar tras ser el primero en difundir la noticia de la muerte del fiscal Nisman.

Acerca del comportamiento del electorado estimó que “la acusación al primer ministro no creo que tenga impacto en los bloques y que los votantes cambien su voto de derecha hacia la centro-izquierda. El votante del Likud es un elector muy fiel y esto queda evidenciado ya que en las últimas dos elecciones perdieron tres bancas pero fueron a espacios de derecha y no a la izquierda o centro-izquierda”.

No es el primer caso de altos funcionarios israelíes investigados por la justicia. “Ya hubieron muchos casos en los que la justicia por su carácter independiente del poder político actuó para investigar a dirigentes ejerciendo en altos cargos. Rabin, por una cuenta de su mujer en New York, Olmert, fue procesado por cargos de corrupción, el presidente Moshé Katzav, fue condenado por un escándalo de abuso sexual, Ehud Barak también fue investigado”.

Ante la consulta sobre la actitud de los sistemas judiciales y políticos de Argentina y el estado judío en casos como el de Netanyahu, Pachter fue terminante: “la justicia en Israel es muy libre y cuando tiene que investigar, investiga y procesa a quien hay que procesar. La diferencia con Argentina es que aquí no se encuentra al fiscal muerto horas después de acusar al primer mandatario”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.