Líbano en la renovada primavera árabe-libanesa

Difícil panorama socio-económico en Líbano

 Diario Sirio Libanés de Argentinaq

El estancamiento político, social y económico libanés podría conducir a un colapso muy temido en el país y la región.

El Líbano atraviesa un absoluto desconcierto en la esfera política, con consecuencias sociales y económicas, tras más de 30 días de continuas protestas antigubernamentales integrada por cientos de miles de manifestantes en las calles pidiendo por un sistema estatal más justo y menos corrupto.

Desde entonces, los poderosos bloques del país se han mostrado reacios a formar un nuevo gobierno de expertos no políticos, como han exigido los manifestantes. Ningún nuevo primer ministro ha sido seleccionado para formar un gobierno.

Para aceptar su reelección para formar un gobierno, Hariri estipuló que el nuevo liderazgo debería consistir solo en tecnócratas, una demanda clave de los manifestantes, mientras que Aoun y sus aliados insisten en que el gobierno debería ser tecnopolítico.

Este martes, los manifestantes libaneses bloquearon las calles para evitar que los parlamentarios lleguen al Parlamento, acusando a los legisladores de planificar una ley que podría ofrecer amnistía a los funcionarios corruptos.

Después de fuertes enfrentamientos entre los manifestantes y el Ejército fuera del Parlamento, la sesión fue cancelada tras falta de quórum.

El presidente del Congreso, Nabih Berri, dijo: “La situación es muy peligrosa. Nos enfrentamos a un punto muerto en la formación del gobierno”. La  primera sesión era para elegir los miembros, presidentes y relatores de las comisiones parlamentarias, mientras que una segunda ronda era caracter legislativa.

Berri venía insistiendo en celebrar la sesión bajo el lema de activar el trabajo de las instituciones, y la aprobación de leyes “muy importantes” que él considera que satisfacen y son “muy acordes con las demandas del pueblo”, y “lo más importante era la elección de comisiones parlamentarias para estudiar el presupuesto”.

Por su lado, Hariri y sus diputados estuvieron promoviendo la teoría de la ilegitimidad de las sesiones señalando que “cualquier reunión legislativa convocada bajo un gobierno provisional e interino no era factible”.

Los manifestantes en las plazas de Riad Al-Solh y Martyrs golpearon ollas de metal y corearon consignas contra el gobierno. “Son ladrones y saqueadores de dinero público. Quieren refugiarse en una ley de amnistía general que no les permitiremos aprobar ”, dijo uno.

Más de 60 diputados del Movimiento Futuro, Fuerzas Libanesas, Falange, Movimiento Marada, el bloque del ex líder Najib Mikati y el bloque de Reunión Democrática se unieron al boicot. “Algunos cuerpos parlamentarios decidieron boicotear la sesión por respeto a la voluntad del pueblo”, informó la parlamentaria Dima Jamali en Twitter.

Los manifestantes intentaron eliminar las barricadas de alambre de púas en un intento de penetrar en el perímetro del Parlamento, pero las fuerzas de seguridad se defendieron. “¿Cómo pueden no escuchar nuestras demandas hasta ahora?”, gritó un manifestante.

“Llevamos más de un mes en la calle y no nos ven. Quieren continuar ejerciendo el poder como de costumbre. No los permitiremos, incluso si esto conduce a nuestra muerte ”.

Complejo análisis político

A pesar de la sombría imagen, los analistas y expertos creen que la comunidad internacional, así como los factores internos, no permitirán que Líbano caiga en el abismo o enfrente una crisis económica.

“El país no se dirige a una división a lo largo de las coaliciones del 8 y 14 de marzo. Hoy estamos en una situación diferente ”, dijo Sami Nader, profesor de economía y relaciones internacionales en la Universidad Saint Joseph. “Creo que hay un rechazo total del establecimiento estatal, aunque algunos parlamentarios han intentado unirse a los manifestantes. Pero definitivamente, estamos en una nueva situación”.

“El problema no es técnico: el problema es político porque hay un rechazo total del establecimiento gubernamental; y cuando la gente dice tecnócratas, esto significa que no puedes brindarlos desde el mismo establecimiento administrativo”, afirmó.

Nader enfatizó que la única solución a la situación actual era a través de la formación de un gobierno de independientes competentes capaces de resolver los problemas políticos, económicos y financieros crónicos del país que desataron el levantamiento popular y antigubernamental.

“Creo que ahora estamos en un colapso. La pregunta hoy es detener el colapso. Ya no se trata de evitarlo.

“Es por eso que necesitamos un choque positivo, y este choque positivo puede ser logrado por un gobierno independiente que pueda restablecer la confianza con la gente y restablecer la confianza y la confianza con la comunidad internacional para obtener apoyo financiero, de CEDRE, u otro que no sea CEDRE “, dijo Nader, refiriéndose a la conferencia CEDRE del año pasado, que vio promesas de más de $ 11 mil millones

Por otro lado, el Dr. Imad Salamey, profesor asociado de ciencias políticas en la Universidad Libanesa Americana, asegura que el pasado 17 de octubre -día en que comenzaron las manifestaciones- “se formó un frente de oposición e incluye una amplia gama de grupos políticos y de la sociedad civil, favoreciendo el establecimiento de un gobierno no partidista, convocando elecciones anticipadas y exigiendo medidas anticorrupción”

Shafik Masri, profesor de derecho internacional en la Universidad Libanesa y la Universidad Americana de Beirut, también rechazó el resurgimiento de las coaliciones rivales del 8 y 14 de marzo. Describió el bloqueo de las sesiones del Parlamento el martes como una “victoria” para el movimiento de protesta, ya que la gente rodeó todas las incursiones en el Parlamento.

Masri afirma que confía en un futuro compromiso entre los adversarios para romper el punto muerto del gabinete, y aseguró que el primer ministro provisional, Saad Hariri, podría sería -nuevamente- el elegido para nombrar un gobierno de tecnócratas con el fin de apaciguar a los manifestantes.

Noticias relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.