RABIN (Z”L) A 24 AÑOS DEL MAGNICIDIO

ITZJAK RABIN (Z”L)

A 24 AÑOS  DEL MAGNICIDIO

Lic. Rafael Winter (Rufo)

Shimon Peres lo definió como “un don de la historia”.

Las circunstancias trágicas que rodearon la muerte de Rabin -asesinato- muchas veces hacen que, en una fecha como ésta, en lugar de recordar su vida, recordamos especialmente – y a veces solo-su asesinato.

Lo que de todas formas, es más que comprensible.

Nacido en 1922 en Israel, Rabin fue el primer Primer Ministro genuinamente sabra.

Pero antes de dedicarse a la politica, Rabin fue un gran soldado.

En la época de la Guerra de la Independencia, integró el legendario “Palmaj” y luego fue avanzando en su carrera militar, hasta llegar a ser jefe de Estado Mayor en la época de la Guerra de los Seis Dias.

Poco despues fue designado Embajador de Israel en Washington, cargo que desempeñó brillantemente.

En 1974 fue elegido por primera vez Primer Ministro por el partido Avoda.

Fue luego de la Guerra de Yom Kipur. Bajo su mandato, tienen lugar los acuerdos de separación de fuerzas con Egipto y Siria luego de dicha guerra. También tiene lugar bajo su mandato, en 1976, el memorable y épico “Rescate en Entebbe”. Terminó anticipadamente su gestión.

Años después, fue Ministro de Defensa de Itzjak Shamir (Likud) y a partir de 1987 tuvo que lidiar con la primera Intifada palestina.

Fue elegido por segunda vez como Primer Ministro de Israel (año 1992) y en este último mandato apuesta decididamente por la paz, su objetivo principal.

Logra -junto a Shimon Peres y mal que bien también Arafat- los Acuerdos de Oslo que conducen al acuerdo con los palestinos, firmado en la Casa Blanca en setiembre de 1993.Logra conjuntamente con el Rey Hussein el Acuerdo de Paz con Jordania en octubre de 1994. Por sus esfuerzos en pro de la paz es que recibe el premio Nobel en 1994 junto a los dos anteriormente mencionados.

El Acuerdo de Paz con los palestinos no era de fácil implementación, pero de todas formas se estaba, aunque dificultosamente, llevando a cabo. En 1995 se firma el acuerdo que se llamó “Oslo II”.

La amplia mayoria de la población de Israel -ya sea en forma de paz por tierras, o de paz por paz- queria la paz, pero habia algunos elementos extremistas que, en lugar de manifestar su oposición por la via democrática, hicieron lo único que no se debia hacer. El magnicidio.

Golpe tremendo a la democracia israelí.

La noche del 4 de noviembre de 1995, a la salida del shabat, tiene lugar un multitudinario acto en Tel Aviv en favor de la paz, también una forma de darle un espaldarazo a Rabin.

Rabin, por lo general parco y serio, se lo veia contento, cantando incluso él también el Shir lashalom, la canción por la paz. A la finalización del acto ,cuando regresa a su automóvil, el asesino llamado Igal Amir elude los dispositivos de seguridad, se le acerca, dispara y asesina a Rabin.

Congoja nacional. Duelo casi mundial. El “Shalom javer” del presidente norteamericano Clinton al enterarse. El emotivo discurso del Rey Hussein en el funeral de Rabin. El emotivo mensaje de su nieta.

La presencia de muchos lideres mundiales.

Cuando  hubo que defender a Israel como soldado y  en cargos importantes, Rabin lo hizo y de gran forma. Cuando hubo que luchar por la paz, Rabin también lo hizo y de manera esforzada, abnegada y decidida.

Con pragmatismo y realismo.”La paz se hace con el enemigo”.

Rabin inspiraba seguridad y confianza.

Quien lo asesinó, asesinó también un proceso de paz -ese era el objetivo del asesino- que bien o mal, se encaminaba y generaba esperanzas.

Por sobre todo, Rabin dejó un legado que, ese sí, no morirá jamás.

Ese legado no podrá ser asesinado.

No podrá.

Y como dice la canción que se compuso poco después, en su homenaje, “eifo ieshnam od anashim kemo haish hahu”. ¿Donde habremos de encontrar otros hombres como este?

Iehi zijró baruj.

Bendita sea su memoria.Por siempre.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.