Mito y lenguaje.

      No hay comentarios en Mito y lenguaje.

Mito y lenguaje

Pablo Cúneo –

    La parte final de la leyenda del nacimiento del rey Sargón de Acad (alrededor del año 2800 a.C) relatada por el protagonista dice: “En Azupirani, mi ciudad natal, que se halla situada en la margen del Eufrates, mi madre, la vestal, me dio a luz. Nací en un lugar oculto. Luego mi madre me colocó en un cesto del río, y yo sobreviví. La corriente me llevó hasta Akki, el aguatero. Akki, aguatero me alzó en la bondad de su corazón; Akki, aguatero, me abrazó como a su propio hijo: Akki, aguatero me convirtió en jardinero. Y haciendo este trabajo de jardinero, gané el amor de Ishtar, me convertí en rey y como soberano goberné durante cuarenta y cinco años”.

    A diferencia de  Moisés que es rescatado por la hija del Faraón, Sargón lo es por un aguatero. Ambos relatos coinciden, sin embargo, en que los héroes son colocados en una cesta en el agua.

    A través del estudio del simbolismo en el sueño y en los mitos Freud ha mostrado que el abandono en la cesta es una figuración simbólica del nacimiento, “la cesta es el seno materno, el agua es el líquido amniótico”.  Sacar o rescatar del agua o incluso en forma inversa, el ingreso del niño en el agua, son figuraciones del nacimiento.

  Hay otro relato en la Biblia hebrea emparentado simbólicamente con los anteriores y es el del Diluvio donde Dios manda a Noé construir un arca. Ello es tan así que el texto hebreo lo  marca lingüísticamente a través del uso del término tebah para referirse tanto al arca de Noé como a la cesta donde Moisés fue colocado.

  Por un lado se ha señalado que el termino  tebah es una palabra de origen egipcio que deriva de teb(t) que significa caja, lo que estaría en consonancia con el relato de Moisés en tierra de Egipto y con la figuración simbólica señalada por Freud.  Ahora bien, en hebreo el término tebah además de significar caja, arcón, cajón, arca, significa palabra -al igual que en arameo, lengua emparentada con el hebreo- a la vez que también significa tanto sílaba como letra.

  La tradición hebrea insiste en mostrar que el nacimiento va mas allá de ser un acto biológico, es en el sujeto humano un acto que se inscribe en el marco del lenguaje.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.