PESAJ, una visión secular

PESAJ, una visión secular

Cr. Isaac Markus

 

Decía Elyahu Toker, un poeta judío argentino, que “el judío laico tiene el derecho de beber en todas las fuentes de la multimilenaria creación de nuestro pueblo. No existe una razón para menospreciar el significado afectivo de un Pésaj, o de cualquier otra de las festividades que integran el año judío incluido en la larga memoria de nuestras raíces”.

            Efectivamente, todo ello forma parte de la cultura de nuestro pueblo, un patrimonio en el que el judío secular, además de los vínculos afectivos ligados a las transmisiones de sus ancestros, puede encontrar en muchos casos sabios productos del intelecto y del espíritu de generaciones anteriores.

            Pero en el caso particular de Pesaj, hay un fuerte mensaje vinculado a la libertad que nos atañe especialmente. Porque la libertad, además de ser un valor fundamental para todo ser humano, ha sido atacada con extrema virulencia en el caso de los judíos, sean creyentes o seculares. El derecho a ser distintos, la libertad de ejercer una cultura o una religión diferentes, el derecho a pensar libremente, fue particularmente vulnerado en la historia del pueblo judío. Por ese motivo, el festejo de Pesaj se siente como el festejo de un pueblo que concede a la libertad un rol central en la vida de las personas, y que la ha defendido con firmeza a través de toda su historia.

            Pero también existe otro aspecto de la libertad que involucra la festividad de Pesaj, un significado ético también compartible por el judío secular. Es el de la responsabilidad que implica la libertad. La libertad conlleva la posibilidad de volcar nuestra voluntad hacia fines positivos o negativos, hacia lo puramente material o hacia lo que nos mejora como seres humanos, hacia el odio o hacia el amor. Los largos años de privaciones en el desierto que implicó el éxodo del pueblo judío, pueden interpretarse como dotados de un significado simbólico, el del esfuerzo previo que debió afrontar para que su libertad pudiera ser volcada hacia fines superiores.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.