Viernes de Pesaj.

      No hay comentarios en Viernes de Pesaj.

Anna Donner ©®

Pintan a las abuelas mientras todo se prepara con música de Pesaj de fondo.
Aquí no son necesarias las máscaras, aquellas tan opresoras por tantos años en escenarios de falsa algarabía;  todas exhibían sus magistrales gefilte fish, alabando a la anfitriona de turno y a su sublime mesa. Todo era de plástico, los hombres aguardaban en silencio el momento cúlmine, aburridos en medio de tanto intercambio de recetas y elogios de cartón. Si Pesaj es libertad, en aquellos obligados ágapes   yo siempre sentí  algo muy parecido a estar en la cárcel. Todo era estudiado, desde los parpadeos hasta los impunes bostezos de muchos con gélido corazón que ni  latía ante el “Baruj Ata Adobai”. Aquello  está en otra vida,  en un tiempo de noches oscuras y días apabullantes que nunca más volverán.
Hoy estoy preparándome para un Seder auténtico, de verdad. Estoy libre y en paz.
Es el turno de prender las velas de las mujeres, se van acercando en grupos para decir la Braja.
Luego pasamos al comedor vestido de fiesta. Debe de ser lindo —me digo —llegar a tan avanzada edad y recordar por qué estamos aquí. No es sólo porque escapamos de la Europa de Hitler, allí tampoco hubiéramos estado si antes no hubiéramos escapado de Egipto.
La trascendencia es, quizá, vivir escapando de cárceles reales y virtuales. Por más que se empeñen, no nos callarán cuando entonemos el Hatikva. Nadie ofenderá nuestra bandera de libertad azul y blanca, nadie la disfrazará de lo que no es, porque la Tierra es la tierra, la Bandera es la bandera y si tienen algo que decirnos no es a nosotros sino a los sistemas políticos.
Por cada alma judía que palpita en el mundo, por el pasado común que nos une, que es una cadena que nada ni nadie romperá, es que cada instante todos sabemos por qué hoy estamos aquí. Tenemos nuestra música, nuestros cantos, y nuestro yidish con el cual crecimos en la casa de los abuelos.
Así es, hoy el Hogar se viste de fiesta para recordar porqué estamos aquí.
Jag Pesaj Sameaj.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.