Para madamoiselle Storace y para mi

      No hay comentarios en Para madamoiselle Storace y para mi

Daniel Alalachvily ©®

“Para madamoiselle Storace y para mi ” agregó Mozart en su catálogo ésta aria de concierto para soprano,piano abbligato y orquesta ¿Que si me acuerdo de ti ?…No temas mi bien amado, compuesta en Viena en 1786 como K 505.

La dedicatoria estaba dirigida a la soprano inglesa Nancy Storace, Anna (o Ann) Selina Storace para quien el mismo año,tan sólo unos meses antes le había escrito el papel de Susana en Le Nozze di Fígaro.

El viernes 23 de Febrero de 1787 el propio Mozart acompañó a la cantante interpretando el “piano obbligato” en su despedidad de Viena en el Theater am Kärntnertor.

Nancy, niña prodigio,inició su carrera a los 12 años,de Inglaterra pasó a Italia dónde terminó sus estudios musicales, en 1782 siendo una cantante reconocida es invitada a formar parte de la nueva compañía de ópera italiana del emperador Jose II en Viena,ahí entabló amistad tanto con Mozart como con Joseph Haydn .

En 1785 tuvo un fallo de voz que la hizo retirarse de los escenarios,regresó y continuó su carrera con éxito,pero su destreza vocal ya no volvió a ser la misma.
En 1787 abandonó Viena para regresar a Londres cantando en las óperas de su hermano Stephen Storace,  en 1808 se retiró de los escenarios y falleció en 1817.
En Viena llegó a actuar en 20 óperas,Mozart,Salieri,el español Vicente Martin y Soler y en el Oratorio de Haydn “Il ritorno di Tobia.

Tal parece que fue muy apreciada por su vivacidad y su don para la comedia por encima de otras virtudes.

Chío mi scorde di te comienza con un “recitativo” (no se rige por un “tempo”,(velocidad determinada)aplicado a la narración,al diálogo dramático y utiliza inflexiones en la voz y sirve también para separar las arias).
Las cuerdas inician para luego dejar a la soprano solista,el tempo acelera haciéndose más rápido y marcado y vuelve al tiempo inicial,ésta vez las cuerdas acompañan la voz principal,los instrumentos de viento hacen una introducción cambiando de tono para darle entrada por primera vez al piano con una escala ascendente de gran brillo quien introduce el tema del rondó; A lo largo de toda el aria hay varios pasajes de “coloratura” (del italiano,colorear,animar,hace referencia a la voz lírica que es capaz de ejecutar sucesiones de notas rápidas) y notas sostenidas.
Un cambio de tempo en dónde el piano realiza una sucesión de escalas rápidas y acompaña a la orquesta y aparece un nuevo tema,seguidamente pasa a un tema en modo menor que cantan sólo el piano y la soprano para pasar nuevamente al modo mayor y reiniciar el tema del rondó.
Luego de una nueva coloratura de la soprano que se eleva en dos notas agudas culminando en un trino,el piano acompaña en arpegios llegando a un brillante final.

¿Que si me acuerdo de ti?
¿Que a él me entregue puedes aconsejarme?
¿Y qué más puedo yo querer en esta vida?
¡Ah no! Sería el vivir mío que la muerte aún peor.
Que venga la muerte, la espero intrépido.
Pero, ¿cómo puedo yo esperar quemarme en otra llama,
prodigar mis afectos en otra?
¡Ah, de dolor muero!

No temas, mi bien amado,
tuyo siempre mi corazón será.
No puedo aguantar más tantas penas,
mi alma me falta.
¿Tú suspiras? ¡Oh dolor funesto!
¡Piensa al menos qué instante es este!
No puedo, ¡oh Dios!, expresarme.
Estrellas bárbaras, estrellas impías,
¿por qué tanto rigor?
Almas bellas, que contempláis
mis penas en este momento,
decid, si igual tormento
puede sufrir un fiel corazón

La fantástica mezzosoprano Cecilia Bartoli y la no menos extraordinaria pianista Mitzuko Uchida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.