MARTIN SARTHOU ACUSA A LA COLECTIVIDAD JUDIA URUGUAYA

MARTIN SARTHOU ACUSA A LA COLECTIVIDAD JUDIA URUGUAYA DE SU DECLIVE PERIODISTICO.

Selec. David Malowani

El periodista Martín Sarthou, columnista del noticiero central de Canal 12 de Montevideo y asesor de prensa del Club Nacional de Montevideo, le dijo al portal Montevideo.com, que las autoridades de la Colectividad Judía Uruguaya hicieron lobby frente a las de dicha onda televisa para que fuese despedido.

 

El comunicador tuvo la tarea de cubrir para Uruguay la segunda guerra del Líbano en 2006 y sus opiniones fueron catalogadas por sesgadas por los militantes comunitarios uruguayos por no referir en sus primeras columnas a que dicha intervención fue en respuesta a constantes ataques con misiles de la milicia armada Hezbolla.  Cuando el enojo de los auspiciantes judíos se hizo sentir, el periodista viajó a Israel y allí su vida corrió peligro de verdad cuando los cohetes arreciaban.

 

En 2014, el Estado Judío protagonizó la polémica intervención en la Franja de Gaza con el propósito deliberado de destruir su infraestructura y responder a los periódicos ataques a la frontera contigua con  idéntico método que Hezbolla en el norte. Las fuerzas de defensa no repararon en las bajas civiles y en pocas horas los muertos gazatiés se contaron por miles. El lado judío alegaba que estas víctimas eran escudos humanos de lanzaderas. El conflicto terminó con una victoria moral para el proyecto sionista, por cuanto Hamás estaba cavando túneles para incursionar en el territorio que reivindican, es decir el Israel independiente.

 

Durante ese período el noticiero que tenía como responsable a Alfonso Lessa y  con el columnista hoy agraviado dedicaron los primeros veinte minutos del informativo a la guerra antes mencionada. En ese entonces el Presidente del Comité Israelita del Uruguay era el conocido periodista Sergio Gorzi.  Lessa fue despedido un para de años después.

 

Recientemente el comunicador dejó de salir diariamente en el informativo. En la entrevista a la que hacemos referencia manifestó que en parte perdió sus horas en el noticiero por la difamación que hizo el colectivo judío uruguayo de que se había convertido al islamismo y que los semitas charruas hicieron lo imposible para que se quedara sin trabajo.

 

El periodista le dijo a Cesar Bianchi.

 

Pero bueno, a alguien le pareció oportuno tildarme de algo (de islamista) como si fuese malo. Más allá de que la información era falsa, errónea, había una clara intencionalidad…. En el canal me llamaron para preguntarme si era verdad, pero no porque les importara, sino para aclarar, para saber si era verdad o mentira. Hubo gente, de algún colectivo, que fue a pedir formalmente que me despidieran, diciendo que era inconveniente que yo trabajase dando noticias internacionales y perteneciera a una religión. Es un colectivo no oficial, no gubernamental.

-Tengo que preguntarte si te referís a la colectividad judía…

-Yo no lo quiero decir. Para mí es un episodio del pasado, y se lo dije en la cara a las personas que fueron a pedir que me despidieran: les dije que con el bolsillo de alguien no se juega, tampoco con la reputación profesional y menos con mentiras. Lo único que tenemos los periodistas como valor intangible es la credibilidad. Jugar con eso me parece una de las jugadas más pobres que pueda haber. Pero aún así, imaginemos: si yo soy hincha de Nacional, no afecta porque doy noticias internacionales, no deportivas. Si yo profesase el budismo, el islamismo, el catolicismo, el judaísmo o lo que sea, ¿cuál sería el problema? ¿Puedo seguir siendo un periodista independiente más allá de mis convicciones religiosas? Claro que puedo. Si yo fuese budista me mirarían como algo curioso, si soy católico no pasa nada, porque es lo más normal, y si me hubiera convertido al Islam sería de lo más curioso, pero, ¿hubiera estado mal? No. Entonces, nunca entendí el ensañamiento o eso de mostrarlo como algo negativo. De todo, lo mejor fue la respuesta que le dio Teledoce a ese colectivo que pidió que me echen: se le dijo que a Martín Sarthou se lo respetaba por su profesionalismo, por su trabajo periodístico y sólo se me juzgaba en función de mi responsabilidad periodística, y no tenían nada para reprochar de mi trabajo.Selec. David Malowani

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.