Hasta los 120.

      No hay comentarios en Hasta los 120.
Anna Donner ©®
Hoy fui a ver a mi padre y a la hora de la merienda compartimos la mesa con Raúl y Esther. A Raúl lo conocí el segundo día que fui a ver a mi padre, pero a Esther la conocí hoy. La tertulia vespertina consistió en que Raúl me dijo: “Ya fue”, y Esther le respondió a Raúl que “Hay que verlo como que nos vamos a descansar”. Yo les dije que están vivos y que todo puede ser, que cada día es un día nuevo. Que tienen la suerte de estar vivos, que lo vieran por ese lado. Les dije que yo no sabía si estaría viva a la edad de ellos. Le pregunté a Esther qué cosas le gustaba hacer. Lo mismo a Raúl. Y descubrí que no hay mayor tesoro que hablar con personas con muchos años vividos, porque tienen muchas cosas para contar.
La sociedad trata muy mal a los ancianos. Están “mal vistos”. La gente se horroriza de pensar en que “será vieja”. Yo lo veo como algo natural, al contrario, si llego a vieja significa que no moriré joven. Mucha gente se horroriza al pensar que algún día puedan vivir en un Hogar. No los entiendo. No somos eternos, son procesos. Y cada día es un día nuevo. Yo si llego a los 90, celebraré, no me importa donde esté. Y si llego a los 100 festaré más. Y si llego hasta los 120…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.