Francia , sionismo y chalecos amarillos

Chalecos amarillos: le meteremos una albóndiga en el trasero a los sionistas.

 

Selec.  Dr. David Malowany.

 

Después del Presidente Macrón, los judíos son los principales destinatarios de la  ira de los Chalecos Amarillos en un ambiente que causa preocupación a la comunidad judía francesa y que recuerda a la Alemania de pre-guerra.

 

El viernes,  el imán de la Gran Mezquita de Toulouse, Mohamed Tataï, fue procesado  por provocación al odio y la violencia según informase el Fiscal de Toulouse, Dominique Alzeari.  Las palabras del Imán, para desgracia de este,  se grabaron en un video y se subieron a la red.   En ese sermón, Tataï   emite un hadiz, una sura del profeta Mahoma, en la que se incita a los fieles musulmanes a matar a los judíos. Cuando un medio de comunicación local le preguntó al religioso acerca de su controversial predicación, este se disculpó con la comunidad judía y dijo que sus palabras habían sido sacadas de contexto. La fiscalía, por su parte, solicitó en septiembre la apertura de una investigación judicial por “provocación pública , a través de medios de comunicación  o electrónicos, que incitaron al odio y la violencia. La gran mezquita de Toulouse se inauguró el 23 de junio, después de 13 años de trabajo. Con una capacidad de 3000 fieles, lo que la convierte en el lugar de culto musulmán más grande de la ciudad, costó 5,5 millones de euros.

 

En Angulema, Charente, varios “chalecos amarillos” participaron la noche del viernes en una puesta en escena en la que un títere con una máscara con la efigie de Emmanuel Macron era decapitado. Según La Charente Libre, la escena  había sido organizada con el propósito específico de impactar. Un hombre que encarnaba a un verdugo enmascarado, decapitó al maniquí con el hacha, haciendo que brotara sangre

 

La noche del sábado, el portavoz del Secretario de Estado y de Gobierno de Francia , Benjamin Griveaux, mencionó en Twitter que  detrás de los chalecos amarillos, una sombra se esconde, una sombra cobarde, racista, antisemita y golpista”,  refiriéndose a los  parecidos de las manifestaciones  con episodios que pasaron en Europa en la década del 1930, incluído el saludo antisemita, muy parecido al nazi que exhiben frecuentemente los manifestantes.   La Senadora del Partido Verde   Esther Benbassa, tuiteo,  veo un ambiente  insoportable.  El prestigioso escritor judío  Bernard-Henry Lévy expresó: ” tenía simpatía por el movimiento de los chalecos amarillos  pero la quenelle Dieudonne fue la gota que superó el vaso.  La quenelle es un saludo que se realiza apuntando un brazo hacia abajo en diagonal con la palma de la mano boca abajo, mientras se toca el hombro con la mano contraria.  Al activista político antisionista y comediante Dieudonné M’bala M’bala se le acredita haber creado y popularizado el gesto.

 

La palabra «quenelle» es el nombre de un plato de albóndigas de pescado, alargadas del que se dice se asemeja a un supositorio.  Por eso, la frase «mettre une quenelle» («meter una quenelle»).   El brazo extendido se refiere a la longitud del brazo que se introduciría en el ano del otro.  Dieudonné usó por primera vez el gesto de la quenelle en su show 1905, de 2005.  La primera vez que Dieudonné usó el gesto en un contexto político fue en su poster   de campaña de la elección europea de 2009 del «partido antisionista»,manifestando que su intención era «meter una quenelle en el culo de los sionistas. Líderes judíos, supuestos grupos de antirracismo y oficiales públicos lo describen como un saludo casi nazi y una expresión de antisemitismo.

Pocas horas despúes, el periodista del programa francés Veinte Minutos Thibaut Chevillard reportó en Twitter una escena vista la noche del sábado en el metro de París al margen de la manifestación de “chalecos amarillos”. Informó de un agresión a una anciana que quería razonar con tres “chalecos amarillos” que eran antisemitas e hicieron  el saludo de  la”quenelle”. Ella les dijo: “Este gesto es un gesto antisemita. Soy judía y mi padre fue deportado a Auschwitz, les pido que se detengan”.  Ellos contestaron ¡Estamos en nuestra casa, además las cámaras de gas no existieron.

 

Este domingo por la mañana, el ministro del  Interior, Christophe Castaner, reaccionó a la  historia contada por el periodista, asegurando que se saldría a la caza de estos inadaptados.

 

Pocas horas despúes, el periodista del programa francés Veinte Minutos Thibaut Chevillard reportó en Twitter una escena vista la noche del sábado en el metro de París al margen de la manifestación de “chalecos amarillos”. Informó de un agresión a una anciana que quería razonar con tres “chalecos amarillos” que eran antisemitas e hicieron  el saludo de  la”quenelle”. Ella les dijo: “Este gesto es un gesto antisemita. Soy judía y mi padre fue deportado a Auschwitz, les pido que se detengan”.  Ellos contestaron ¡Estamos en nuestra casa, además las cámaras de gas no existieron.

 

La policía regional de transporte abrió una investigación, pero la mujer anunció que no deseaba presentar una queja. La escena tuvo lugar alrededor de las 11 pm, al margen de la demostración de los “chalecos amarillos”, en la estación Reaumur-Sebastopol. En un artículo publicado en su sitio web, el periodista dijo: “Vimos de inmediato a estas tres personas, visiblemente  alteradas. Realmente no les prestamos atención (…) De repente, comenzaron a hacer quenelles (…) Y allí, todo fue muy rápido. Una señora mayor, con el pelo canoso, sentada detrás de mí, se levantó. Ella fue en su dirección y les dijo que este gesto era antisemita. Luego dijo que era judía, que su padre había sido deportado a Auschwitz y que paren con esa canallada (…) Pero los tres hombres se echaron a reír y siguieron haciendo gestos antisemitas. Uno de ellos le dijo a la señora: “Yo también estuve en Auschwitz” y  allí no pasó nada. Luego otro plantado en medio del pasillo gritó varias veces: “¡Saque a esta vieja de mi vista!. “La señora volvió a sentarse detrás de mí, en silencio (…) Me sorprendió mucho el abuso verbal de estas personas. Me di vuelta y dije: “Su comportamiento es vergonzoso, señora, vergonzoso”. Todo pasó muy rápido (…) Muchas cosas han pasado por mi cabeza: ¿Debía levantarme y enfrentarlos? Si es así, ¿los otros pasajeros me seguirán? Y si nos levantamos, ¿qué pasaría? ¿Vamos a luchar con estos inadaptados? Esta mañana, creo que hubiéramos tenido que reaccionar de otra manera, pero ¿cómo? (…) Me avergonzaba lo que acababa de ver. Vergüenza por no haber reaccionado.

 

El domingo por la tarde, alertados por sus sobrinos de que hablamos de ella en la prensa, la mujer se comunicó con  los periodistas del programa 20 minutos.  Agnès,  de 74 años ha anunciado que no quiere presentar una queja, especialmente para evitar darle más importancia a estos ” borrachos”.   Sin embargo, ella proporcionó aclaraciones sobre el curso de los acontecimientos. Si uno de los hombres hizo una buena referencia a Auschwitz, la mujer no está segura de que esta última haya agregado en sentido estricto que “nunca existió”.

 

El domingo por la mañana, el ministro del Interior, Christophe Castaner, reaccionó a la historia de Thibaut Chevillard, asegurando que  encontraría a “estas personas”.La Policía Regional de Transporte de la Prefectura de Policía de París fue encomendada para llevar a cabo las investigaciones.

 

Fuente: Le Figaró.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.