Las listas árabes en el parlamento (Kneset) israelí

Gráfica: corresponde a la tercer columna

 

La Lista Árabe Conjunta, ¿es una quinta columna?
Por David Mandel

Los árabes israelíes nunca habían presentado una lista conjunta de candidatos para la Knesset, pero cuando el porcentaje mínimo para que un partido tuviese representación en la Knesset fue elevado del 2% al 3.25% para las elecciones del 2015 los distintos partidos árabes llegaron a la conclusión que, si se presentaban en forma independiente, ninguno de ellos estaría en la Knesset. La solución fue formar una Lista Árabe Conjunta, con lo cual lograron obtener el 10.6% del voto total, 13 escaños, que la convirtieron en el tercer partido mas grande de la Knesset.

La Lista Árabe Conjunta está conformada por cuatro partidos árabes: Hadash, Balad, Ta’al y la Lista Árabe Unida.

Hadash
El nombre del partido es un acrónimo por una frase hebrea que se traduce como “Frente Democrático para la Paz y la Igualdad”. Su ideología es comunista, sus partidarios son árabes seculares, cristianos y unos 6,000 a 10,000 judíos de ultra izquierda. Cuatro, (incluyendo un diputado judío) de los 13 escaños de la Lista Arabe Unida son de Hadash. Apoyan la solucion de dos Estados, pero exigen la evacuacion de todos los asentamientos israelies, la creacion de un Estado Palestino con fronteras basadas en las lineas del armisticio de 1949, y el derecho al retorno de los refugiados arabes o compensacion. Apoya la campaña BDS contra las compañnias que operan en Judea y Samaria. El renegado Avraham Burg, ex importante lider del Partido Laborista, presidente de la Knesset, ex Jefe de la Organización Sionista Mundial y ex Director General de la Agencia Judia, es hoy miembro de Hadash.

Balad
El partido Balad (Brit Leumi Democratit – Alianza Nacional Democratica) no acepta a Israel como Estado judio y lo quiere transformar en un Estado binacional. Exige que se reconozca a los arabes israelies como una minoria nacional con sus propios derechos y autonomia en educacion, cultura y medios de comunicación. Apoya la creacion de un Estado palestino en Judea y Samaria y exige que se haga efectivo el derecho de retorno de los refugiados arabes. Tiene 3 de los 13 escaños de la Lista Arabe Conjunta. Su fundador, Azmi Bishara, huyo de Israel para evitar ser juzgado como traidor por visitar Siria y Libano, y expresar solidaridad con Hizballah. El lider actual de Balad es Jamal Zahalka, nacido en Israel pero activo en su juventud en la OLP, que en ese entonces era ilegal en Israel, lo cual le valio dos años de carcel. Se considera arabe palestino residente en Israel. Considera que la bandera de Israel es peor que un trapo, y permanece sentado cuando se canta el himno nacional. Otra representante de Balad es Haneen Zoabi, que esta en contra de la solucion de dos Estados, y en contra de la existencia de Israel como Estado judio. No se considera israeli sino palestina. Apoya el derecho de retorno de los millones de descendientes de los refugiados arabs del 48. Considera que los soldados israelies son asesinos, y que las armas nucleares de Israel son mas peligrosas para el mundo que las de Iran. En el año 2010 participo en la flotilla de Gaza, donde hubo un enfrentamiento en el buque Marmara entre soldados israelies y terroristas. En dos ocasiones, antes de las elecciones del 2013 y del 2015, el Comité Central de Elecciones la descalifico como candidata por incitar contra el gobierno, sus instituciones y el ejercito de Israel. En ambos casos la Corte Suprema anuló esa decision. Otro miembro de Balad, Basel Ghattas, está hoy en la carcel por introducir de contrabando telefonos celulares para los terroristas que estan en prision en Israel.

Ta’al
El partido Ta’al (Tnua Aravit le Hithadshut – Movimiento Árabe para la
Renovación) es dirigido por Ahmad Tibi, que durante años fue consejero confidencial de Yasser Arafat. Es secular, anti-sionista, y nacionalista arabe. Tiene 3 representantes en la Lista Arabe Conjunta.

Lista Árabe Unida.
Tiene tres representantes en la Lista Árabe Conjunta. Su ideología es islámica.

La mayoría de la población árabe israelí expresa satisfacción de vivir en Israel, y no tiene interés, si algún día existiese un Estado palestino, de mudarse para allá. Saben que un Estado palestino no sería diferente de los numerosos Estados árabes que hoy existen. El Estado de Palestina, con toda probabilidad, sería una dictadura corrupta, con una economía atrasada, y con pobres sistemas de salud y educación.

Lamentablemente, el problema de los árabes israelíes es que eligen a representantes cuyo objetivo no es mejorar la situación social y económica de sus votantes sino la destrucción del Estado de Israel.

Mensuario Identidad se indepencçdiza de las reflexiones del autor.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.