A 71 AÑOS DE LA PARTICIÓN DE PALESTINA. Lic. Psic. Jorge Schneidermann.

A 71 AÑOS DE LA PARTICIÓN DE PALESTINA.

Lic. Psic. Jorge Schneidermann

Tras una histórica votación en la que 33 países se pronunciaron a favor (incluido Uruguay), 13 en contra y se registraron 10 abstenciones y una ausencia, el 29 de noviembre de 1947 la Asamblea General de la Naciones Unidas aprobó el Plan para la Partición de Palestina elaborado por la U.N.S.C.O.P, una comisión ad hoc cuyo principal objetivo fue sentar jurisprudencia en torno a las disputas territoriales entre pobladores árabes y judíos.

Consumado dicho pronunciamiento, quedaría delineada la partición de los territorios del Mandato Británico sobre Palestina, decisión que contemplaría la internacionalización de Jerusalén y Belén. Con la manifiesta desaprobación del mundo árabe, pronto se produciría una escalada violentista que alcanzaría su máxima expresión pocos meses después con el ataque perpetrado conjuntamente por varias naciones árabes al novel Estado de Israel, más precisamente al día siguiente de proclamada su independencia, hecho que tuvo lugar el 14 de mayo de 1948 en el emblemático Museo de Tel Aviv. Horas después que David Ben Gurión pronunciara el discurso que cristalizaba el milenario anhelo del pueblo judío de retornar a su tierra ancestral, fuerzas regulares egipcias, jordanas, sirias, libanesas, sauditas, iraquíes y yemenitas, descerrajarían todo su poder de fuego contra Israel, motivando una heroica resistencia y contraofensiva por parte de unas fuerzas de defensa aún en plena formación y por ende precariamente pertrechadas.

En ese hostil contexto, el mundo árabe se opuso a lo que sin dudas fue una propuesta de acuerdo extremadamente beneficiosa para los intereses palestinos que, de hecho, jamás se reeditaría.

De haber sido acatada, ello hubiese evitado la sucesión de guerras y, consecuentemente, facilitado el establecimiento de saludables vínculos entre ambos pueblos. Tristemente, a la luz de los hechos, quedan aún múltiples heridas por restañar y mucho camino mal recorrido por desandar.

Esta conmemoración amerita recordar la enorme dimensión ética del Doctor Enrique Rodríguez Fabregat, quien desde su probidad y firme condición de defensor de las libertades, fue quien elevó el voto de aprobación de nuestra querida República Oriental del Uruguay. Vaya entonces nuestro más emocionado recuerdo y sentido reconocimiento para este inolvidable amigo del pueblo de Israel.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.