Activistas new-age.

      No hay comentarios en Activistas new-age.

Anna Donner ©®

No se puede negar que cuando alguien es adjetivado como activista, provoca pasiones de grandes magnitudes, las masas asocian ipso facto ese vocablo con una “persona de bien”. Son muchos los famosos que saben del poder que genera en las masas esa pasión infinita, y no dudan ni por un instante en pedir a sus biógrafos que los adjetiven como tales, o ellos mismos agregan en su wiki el ítem “activista, “sé gual”. Es entonces que si se “googlea” a un “famoso” y porta el adjetivo, la tribuna lo aclama: “Es tan divino, tan genio ¡y todavía tiene tiempo para eso!”. El gallinero se alborota cuando ve que una actriz, vedette, modelo, además es un Activista. Por los derechos humanos. O por los derechos de los animales. O por el medioambiente. O por Yo qué sé. No importa activista de qué ni para qué, sino el halo angelical que de inmediato viste a ese ser de luz, que está a un paso de ser canonizado.

Dicho con otras palabras: Es una gran Propaganda ser un Activista. Puntúa. Genera más fama, aún. (Y más ventas). En ese afán Interesado, las causas del potencial Activista distan mucho de las verdaderas causas por las cuales la humanidad debería preocuparse y de las que debería ocuparse, se trata de un activismo “binario”, un activismo cuyos puntos de interés suenan más a un populismo berreta que a un activismo de verdad: así nos encontramos que los activistas-new-age se embanderan con causas predecibles, hipócritas y retóricas.

Antes de proseguir, es pertinente citar la definición de activista:

“[persona] Que participa activamente en la propaganda del partido o sociedad a que pertenece o practica la acción directa en la lucha por los cambios sociales o políticos que pretende.”

Sin pensar demasiado, me vienen dos nombres a la cabeza: Nadia Murad y Malala Yousafzai.

Nadia Murad, activista de derechos humanos iraquí de ascendencia kurdayazidí y embajadora de buena voluntad para la dignidad de los supervivientes de trata de personas de las Naciones Unidas desde septiembre de 2016. Nadia Murad fue secuestrada por el Estado Islámico cuando vivía en su pueblo en Irak. La convirtieron en esclava sexual y la vendieron a los terroristas. Logró escapar del calvario y recibió el premio Nobel de la Paz.

Malala Yousafzai, activista y estudiante universitaria pakistaní residente en Inglaterra desde el atentado sufrido el 9 de octubre de 2012 con 15 años. Nacida en 1997, Malala Yousafzai creció con sus padres y dos hermanos en el valle de Swat, ubicado en el norte de Pakistán. Desde que tenía 10 años inició una campaña permanente por los derechos de los niños, con especial énfasis en las niñas, para recibir educación. En octubre de 2012, cuando tenía 15 años, Malala fue baleada por los talibanes mientras regresaba de la escuela a su casa con sus amigos. Ahora, como estudiante en Oxford, Malala continúa haciendo campaña por el derecho de cada niño a ir a la escuela. Desde el ataque, ha ganado reconocimiento mundial por su coraje al negarse a ser silenciada y continuar su lucha por el derecho de todos a recibir educación. La valentía de Malala y dedicación inquebrantable a su causa, la ha honrado en todo el mundo, incluido uno de los honores más importantes del mundo: el Premio Nobel de la Paz.

Sin embargo, ni Nadia Murad ni Malala Yousafzai forman parte de la agenda populista, siendo una abanderada de la misma Ahed Tamimi, cuyo único mérito fue pegarle a un soldado y haber sido apresada por eso. Esto nos muestra cómo funcionan los engranajes del Activismo new-age, lo más importante no es la valentía o el mensaje, sino la Propaganda.

Será por eso que no sorprende en lo más mínimo que Roger Waters esté en la lista de Activistas new-age. Ayer dio una conferencia sobre “Palestina y los derechos humanos” en la sede del PIT-cnt y dijo que en Uruguay existe un “grupo de presión sionista” que intentó detener su charla, hecho que provocó la ovación de la muchachada del PIT-cnt. Como buen Activista new-age, llegó en su avión privado, fue declarado Visitante Ilustre de Montevideo, y se deshizo en elogios hacia nuestro máximo líder espiritual del populismo, José Pepe Mujica, a quien le agradeció por “sugerir que hay otro camino, que llamamos comunidad global, para poder solucionar la extraordinaria brecha que existe hoy en la humanidad” y expresó su satisfacción por estar en un “viejo local sindical” en tiempos donde el neoliberalismo busca matar la “mano de otra organizada”, lo que hace cada vez más necesaria la “lucha sindical”. Dijo —Hemos vendido nuestras almas a la acumulación de la riqueza. Los neoliberales están destruyendo el planeta y hay que detenerlos. — Sólo resta saber si él va a vender su avión privado y sus múltiples mansiones para apoyar tan magna causa con la autenticidad que lo caracteriza.

Un verdadero Activista new-age.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.