Categoría: Música y sociales

         CONFLICTO   PALESTINO CON Mauricio Aliskevicius

ara bcc: mí Mauricio AliskeviciusCONFLICTO   PALESTINO             Mauricio Aliskevicius    Comencemos aclarando que circula por el mundo mucha literatura sobre un inexistente conflicto palestino-israelí. Existe una diferencia de fronteras entre… Lee más »

Lo inhumano sin fronteras. Setiembre del 2038. A pesar de no tener jubilación, María podría vivir sin trabajar, ya que había ahorrado todos los años, pues solo debió ocuparse de su presupuesto personal. Decidió seguir trabajando para evitar pensar, durante el día, en su difunto marido y la tragedia vivida, cuando pensó que había perdido a su hija por el resto de su vida. Una tarde, en que la radio se descompuso, le vino a la mente lo afortunada que se sentía, de poder trabajar y de gozar de los diálogos casi diarios con Camila. Sintió que debía reconciliarse con Dios y decidió visitarlo en su domicilio. Llego a la Iglesia y durante la misa, pensó que debía pedir perdón por los pensamientos y maldiciones que le salieron del corazón, cuando Camila le fue arrancada de sus brazos. Espero’ al final de la ceremonia y se acercó al confesionario. Fue en ese momento que un monaguillo la detuvo y le expreso’, con un tono muy severo, que el Padre ya había terminado las confesiones y que debía volver otro día. Ya estaba por darse vuelta para retirarse, cuando escucho’ unos gritos de un niño pidiendo auxilio, qué fueron seguidos de un silencio como que alguien le hubiera cubierto la boca. Su cuerpo empezó a temblar, su corazón a latir fuertemente y quedo’ como paralizada cuando el monaguillo la miro con ojos amenazadores. Camila termino’ Suma-cum-laude sus estudios de Ciencias Políticas. Pudo financiarse los estudios, gracias al dinero recibido como compensación de la separación de su madre en la frontera. Agoto’ durante meses sus esfuerzos para conseguir un cargo de asistente de distintos senadores. Recibió siempre respuestas, políticamente correctas, de que en el momento no había vacantes, pero que volverían a ella cuando cambiaran las condiciones. Al mismo tiempo se percató que sus compañeros de curso lograban colocarse en las mismas funciones que ella ambicionaba. No se sorprendió, ya que en su currículo no figuraba la palabra americana o ciudadana. Finalmente pudo tomar un empleo en una ONG, que funcionaba en forma paralela al ámbito gubernamental y que pertenecía a un millonario perteneciente al Partido Independentista. La ONG se dedicaba a proveer al Partido, de informaciones de distintos niveles de inequidad, con el objetivo de respaldar a este, en sus propuestas, en ambas cámaras. A Camila se le adjudico la tarea de verificar el estatus de inmigrantes que no habían conseguido legalizar su situación. Ella había logrado solucionar ese tema, por negociaciones hechas en su favor, por la Universidad donde se recibió. De todas maneras, el término “transitorio” estaba presente en sus documentaciones. A pesar de que eran mas de cincuenta los empleados de la ONG, no conseguía relacionarse en forma regular con sus compañeros. Algunos estaban interesados solo en la belleza de su envase y buscaban un pasatiempo sin compromisos, otros la envidiaban, ya que el principal de la ONG se aconsejaba con ella y otros la veían como socialmente diferente. Se dio cuenta Camila de que, desde que se reencontró con su madre, le importaba mucho más no poder relacionarse con Andrés. Andrés se había separado completamente de la vida de su padre, ejecutor de la separación, en la frontera, de los hijos de sus madres. Acompaño a su madre en el entierro de este y a partir de ese momento fue a vivir con ella. Durante el entierro vio quienes habían sido las relaciones de su padre y decidió que su vida la encararía en forma totalmente opuesta. Fue con la ayuda de un psicólogo que consiguió hacerlo en forma parcial, y este lo ayudo a que orientara su actividad en un campo laboral, que también acompañara el cambio. Se especializo’ en computación destinada a algoritmos relacionados con la publicidad. Desde el comienzo se hizo independiente y fue exitoso. Obtuvo recursos para mantenerse a sí mismo, a su madre y ahorrar al mismo tiempo. Su actividad le permitía varias horas de ocio. A menudo estas le daban pie a sentir que le hacía falta compartir conversaciones con alguien como Camila. Extrañaba su presencia. Gracias a su especial relación con el propietario de la ONG, que valoraba sus logros, Camila consiguió para sus padres adoptivos, Laura y Antonio ,dos empleos parciales en las cercanías de Washington. Para ella, el cuidado de una viuda de un político y para él un reparto de medicamentos ,durante varias horas en las cercanías de Washington. Este ingreso complementaba su jubilación, y les permitía vivir en forma holgada ,visitar mensualmente a Camila y mantener a su medio hermano Arturo ,que a pesar de haberse recibido de Profesor de Literatura ,no se había colocado en un trabajo que le permitiera independizarse.

      No hay comentarios en Lo inhumano sin fronteras. Setiembre del 2038. A pesar de no tener jubilación, María podría vivir sin trabajar, ya que había ahorrado todos los años, pues solo debió ocuparse de su presupuesto personal. Decidió seguir trabajando para evitar pensar, durante el día, en su difunto marido y la tragedia vivida, cuando pensó que había perdido a su hija por el resto de su vida. Una tarde, en que la radio se descompuso, le vino a la mente lo afortunada que se sentía, de poder trabajar y de gozar de los diálogos casi diarios con Camila. Sintió que debía reconciliarse con Dios y decidió visitarlo en su domicilio. Llego a la Iglesia y durante la misa, pensó que debía pedir perdón por los pensamientos y maldiciones que le salieron del corazón, cuando Camila le fue arrancada de sus brazos. Espero’ al final de la ceremonia y se acercó al confesionario. Fue en ese momento que un monaguillo la detuvo y le expreso’, con un tono muy severo, que el Padre ya había terminado las confesiones y que debía volver otro día. Ya estaba por darse vuelta para retirarse, cuando escucho’ unos gritos de un niño pidiendo auxilio, qué fueron seguidos de un silencio como que alguien le hubiera cubierto la boca. Su cuerpo empezó a temblar, su corazón a latir fuertemente y quedo’ como paralizada cuando el monaguillo la miro con ojos amenazadores. Camila termino’ Suma-cum-laude sus estudios de Ciencias Políticas. Pudo financiarse los estudios, gracias al dinero recibido como compensación de la separación de su madre en la frontera. Agoto’ durante meses sus esfuerzos para conseguir un cargo de asistente de distintos senadores. Recibió siempre respuestas, políticamente correctas, de que en el momento no había vacantes, pero que volverían a ella cuando cambiaran las condiciones. Al mismo tiempo se percató que sus compañeros de curso lograban colocarse en las mismas funciones que ella ambicionaba. No se sorprendió, ya que en su currículo no figuraba la palabra americana o ciudadana. Finalmente pudo tomar un empleo en una ONG, que funcionaba en forma paralela al ámbito gubernamental y que pertenecía a un millonario perteneciente al Partido Independentista. La ONG se dedicaba a proveer al Partido, de informaciones de distintos niveles de inequidad, con el objetivo de respaldar a este, en sus propuestas, en ambas cámaras. A Camila se le adjudico la tarea de verificar el estatus de inmigrantes que no habían conseguido legalizar su situación. Ella había logrado solucionar ese tema, por negociaciones hechas en su favor, por la Universidad donde se recibió. De todas maneras, el término “transitorio” estaba presente en sus documentaciones. A pesar de que eran mas de cincuenta los empleados de la ONG, no conseguía relacionarse en forma regular con sus compañeros. Algunos estaban interesados solo en la belleza de su envase y buscaban un pasatiempo sin compromisos, otros la envidiaban, ya que el principal de la ONG se aconsejaba con ella y otros la veían como socialmente diferente. Se dio cuenta Camila de que, desde que se reencontró con su madre, le importaba mucho más no poder relacionarse con Andrés. Andrés se había separado completamente de la vida de su padre, ejecutor de la separación, en la frontera, de los hijos de sus madres. Acompaño a su madre en el entierro de este y a partir de ese momento fue a vivir con ella. Durante el entierro vio quienes habían sido las relaciones de su padre y decidió que su vida la encararía en forma totalmente opuesta. Fue con la ayuda de un psicólogo que consiguió hacerlo en forma parcial, y este lo ayudo a que orientara su actividad en un campo laboral, que también acompañara el cambio. Se especializo’ en computación destinada a algoritmos relacionados con la publicidad. Desde el comienzo se hizo independiente y fue exitoso. Obtuvo recursos para mantenerse a sí mismo, a su madre y ahorrar al mismo tiempo. Su actividad le permitía varias horas de ocio. A menudo estas le daban pie a sentir que le hacía falta compartir conversaciones con alguien como Camila. Extrañaba su presencia. Gracias a su especial relación con el propietario de la ONG, que valoraba sus logros, Camila consiguió para sus padres adoptivos, Laura y Antonio ,dos empleos parciales en las cercanías de Washington. Para ella, el cuidado de una viuda de un político y para él un reparto de medicamentos ,durante varias horas en las cercanías de Washington. Este ingreso complementaba su jubilación, y les permitía vivir en forma holgada ,visitar mensualmente a Camila y mantener a su medio hermano Arturo ,que a pesar de haberse recibido de Profesor de Literatura ,no se había colocado en un trabajo que le permitiera independizarse.

Bernardo Glisberg desde N Y   Lo inhumano sin fronteras. Setiembre del 2038. A pesar de no tener jubilación, María podría vivir sin trabajar, ya que había ahorrado todos los… Lee más »

Economia-Cuando ni la mejor carne del mundo basta para tomar buenas decisiones

Exclusivo Cuando ni la mejor carne del mundo basta para tomar buenas decisiones Ariel MalowanyFollow Licenciado en Economía | Licenciado en Estadística (c) Mercado mundial: sequías, ciberataques, guerras comerciales y… Lee más »