Menu

Mis contradicciones filosóficas de ser de izquierda. ¿Hay una izquierda?

Mis contradicciones filosóficas  de ser de izquierda. ¿Hay una izquierda?

Demasiado importante para no leerlo

 

Mauricio Zieleniec

 

En aquel  reino, te acuerdas  que hablábamos de un mundo mejor, sin clases y explotadores, parece que todo  fue una leyenda, un relato, un cuento de hadas, que hasta ahora me duele reconocer su utopía.

Galeano decía: la vida a veces nos pide utopías para perfumarla--esos se desprende de tus hermosas poesías Galeano , -entre aprecio y las diferencias importantes …; pero cuidado, puesto si lo comparamos con el filósofo Marx, cuando dijo: “la religión es el opio de los pueblos”. La religión comete el mismo fin, que tu poesía –UTOPÏA. Pero acaso el socialismo ¿no es una utopía? Seguimos creyendo relatos…o nos gusta la poesía para reconfortar nuestra angustiada existencia con metafísica y utopía ; que fiesta virtual que nos regalamos recreando mitos?

Me salteo al primitivismo del neolítico o antes,  (disculpen así lo encaré el artículo) el cosmos y su entorno lo rodeaba un concepto de tiempo circular. Ese cosmos armonioso donde el mago-hechicero siempre decía y sabía  el porqué de los sucesos  que  transcurrían,  era un tiempo circular-siempre similar; concebido los mismos sucesos como “el eterno retorno”, puesto todo era parte eterna de ese equilibrio sin cambios. Un mundo paradisíaco…, donde los animistas concebían que  las almas de muertos, estaban con ellos…y todo se repetía. No había historia, el relato era el presente, dentro de dicho cosmos…reiterativo, circular.

Lo mismo sucede con la religión en su teología, donde se escribe, que después de la llegada del Mesías, tendremos un tiempo circular “el eterno retorno”.  Igual en el socialismo (increíble comparación actual): con la clase trabajadora en el poder, tendremos igualdad y abundancia…”el eterno retorna, también” . Sin duda buscamos el útero materno que nos proteja, donde la madre era Dios o el Socialismo, todo es un deseo de  retorno  decía Leopoldo Muller, sicoanalista y crítico bíblico, donde el deseo o añoranza es volver al lugar que nos protegió, una simbología del útero materno. Parecería un común sentimiento frente a la adversidad de nuestras vivencias.

Hay un  concepto antropológico en donde  interpreta, que el tiempo circular murió con el monoteísmo, es ahí donde (a pesar que los rabinos hablan de tiempo circular) el concepto cambió por una visión lineal, diferente. Es en siglos posteriores donde aparecen los profetas en el judaísmo-símbolo claros de cambios  y de un no retorno, puesto su presencia era una ética correctiva y no un retorno-. Similar situación aparece en Grecia con los Filósofos en igual período (600años A E Común. Aprox.), Confucio en China y Lao Tse, Buda en la India, etc. Parecería que el “eterno retorno” cambia por una historia no circular y en avances dialécticos. No es el fin de la historia , sino quizás su comienzo…

Volvemos de aquellos siglos de la antigüedad, a nuestro momento actual; para recordar que el socialismo también nos prometía aquél “eterno retorno”, pero no fue así. El paraíso socialista cayó con el símbolo del muro de Berlín.  Compañero o javer, como superar cuando la emotividad de nuestro interior    se encuentra alejado del “Logo”.

No puedo callar a su vez, los sucesos singulares vividos, puesto son fuertes; en nuestra cole, cuando asesinaron en la URSS a los escritores judíos, una institución expulsó como traidores a quién  sostenían que Stalin los había asesinado; pero la mayoría decía que era una provocación…;sin embergo,  estaban igualmente muertos y asesinados por STALIN –era imposible de creer que eso sucediese en el paraíso obrero. Similar momentos algo más banales  nos pasa ahora, con defensa de temas progresistas, que tomamos banderas y no reflexiones. Así es el hombre; en otras palabras lo dice Eric Fromm en su libro Miedo a la Libertad, donde  se refiere a ello, diciendo: la ideología dominante obstaculiza y da temor a la libertad de pensamiento.

En las reminiscencias de los sucesos de Vietnam mis sentimientos se confunden, de aquél  heroico Vietnam, sin duda, hoy pasó su principal inversor y promotor económico, a ser los mismos EE. UU. El que fue el asesino imperial, invasor, el de las bombas de Napal…; que contradicción, compañeros?

Por eso IDENTIDAD Intenta reflexionar, sin banderas, más que nuestra identidad y un deseo de justicia social, sin xenofobias, tampoco nuestras, como judíos o israelíes.

El relato del socialismo, muere con la caída cuantitativa de la clase obrera, caída  o desaparición, muere con la creencia de un eterno retorno en un paraíso obrero-terrenal. Muere puesto desconoce las pulsiones del hombre (Freud) y sus instintos primarios volcados en su medio-la sociedad. Muere por ser parte de la poesía de Galeno que habla de Utopía. Muere por enfocar desde una sola disciplina y no desde la multiplicidad de ángulos que nos constituyen la vida humana.

Para nada nos gusta el capitalismo, ni la sociedad de consumo, ni la izquierda que gobierna sin estrategia alternativa y ocupa un sillón de poder....

Podemos ver ejemplos en nuestro país, la violencia que vivimos hoy en Uruguay, no es un problema   del ministro Bonomi, por favor es un proceso mil veces más complejo, de perdida de cohesión social y de permitir que los incentivos sociales sean el consumismo. El trabajo, el estudio, el conocimiento, la tecnología, la ética y moral, son caducas chatarras en los medios de comunicación, que nos trasmiten basura ética. Hoy la heroína “Esperanza mía” es una monja conquistando a un cura, y como en la última novela: El Sultán matando cristianos –por Alah – y decapitando gente que se opone a su dictadura ( me avergüenzo pero pienso en ISIS-hay paralelo?). Su aren tiene a todas las mujeres a su merced. -Nadie de las luchadoras de género en nuestro país, cuestiona esas comedias. No son acaso las mismas parte  creadora donde dichos enlatados televisivos  deforman la sociedad con pérdida de solidaridad y desvíos generalizados.

Es la sociedad desquiciada, que hoy nos asombra, pero, somos a través de los políticos y nosotros mismos constructores de la misma.

En la antigua Grecia “las tragedias” por ejemplo, era la representación y educación para la familia, pero estos enlatados televisivos son el consumismo y el destrozo de nuestra coherencia social. Construímos una sociedad desquiciada nosotros; es una locura...

Me decía mi hijo, en un terreno paralelo, que es profesor en liceos: Papá cuando hacemos un paro por algo técnico…, en realidad, contra quién lo hacemos, no hay patrones, no hay plusvalía, son los alumnos que se perjudican y un puñado de “dirigentes” pequeño lo decide.  ESO NO ES LUCHA DE CLASE, es un paro a veces  contrario a los más humildes. Pero no es progresista…..¡no es progresista!

Compañeros soy un frenteamplista reflexionando, con mil ideas, pero los dirigentes nuestros no acompasan los cambios; siguen en parte en el “eterno retorno” O como Carl Smit dice que los políticos cuidan como clase sus sillones y sus posiciones en lo político.

Deberíamos como diría Nietzsche construir un mundo diferente, superando estas leyendas o mitos; el  niño que comenta en el relato del camello, el león y el niño o superhombre, no por fuerte sino por desaprensión del peso y creencias mal acumulado socialmente…

No tengo un fin en este artículo, pero  debemos tener un comienzo …

Enviar comentario sobre la nota al Director...

Su Nombre: *


Su Email: *


Asunto: *


Sus Comentarios:


volver arriba