Menu

IMM rechaza planteo de Adeom: ganan bien y ahora "no hay plata"

IMM rechaza planteo de Adeom: ganan bien y ahora "no hay plata"

 

El salario promedio bruto en la IMM es de $ 73.000; tienen múltiples partidas adicionales.

J. P. CORREA /L. BALDOMIR

En medio de una dura negociación con el sindicato municipal de Montevideo, que augura más conflictividad, la Intendencia capitalina salió ayer a mostrar con cifras los numerosos beneficios (por ejemplo partidas por asiduidad y para útiles escolares) que reciben sus trabajadores. Y anunció una compra directa y de emergencia de camiones recolectores de basura para lograr normalizar más rápidamente la recolección en Montevideo (ver nota aparte).

Eduardo Brenta, director de Gestión Humana y Recursos Materiales de la comuna, fue contundente y dijo a El País que "si quieren nos dedicamos a pagar los salarios y nada más". Brenta dio algunos ejemplos que lo llevan a pensar que los municipales están, en términos generales, en situación más favorable que el grueso de los trabajadores privados. Por ejemplo, además del salario base reciben un 30% adicional de compensaciones unificadas, cuentan con salario vacacional (algo que no hay en el resto del Estado), reciben un ajuste por inflación pasada y la mitad de la estimada a futuro por semestre y cobran una prima una vez al año en abril por asiduidad que puede llegar al 52% del salario.

Si bien los municipales no tienen Fonasa, cuentan con un convenio con el Casmu al cual se destina el 1,78% del salario y tienen tickets gratuitos y descuentos en estudios médicos. A quienes prefieren otra mutualista, la comuna les abona la partida correspondiente. Asimismo, los municipales de ingresos más bajos reciben en marzo $ 1.400 por hijo en etapa escolar entre otras más de 200 partidas adicionales (sujetas al cumplimiento de diferentes requisitos que dependen del área en la que trabaje la persona). Por todo esto, Brenta considera que los salarios que reciben los municipales están "bastante por encima" del que perciben los trabajadores privados. Por ese motivo, el jerarca entiende que los funcionarios deben adaptarse "a la nueva realidad" y a "la filosofía de las nuevas autoridades".

Este lunes, en una reunión para intentar llegar a un acuerdo entre la Intendencia y el sindicato municipal, quedó claro que las posiciones están muy distantes. Habrá un nuevo encuentro el día 18 pero el sindicato se mantiene firme en su postura de exigir la presupuestación de 1.500 contratados, algo a lo que se opone la administración Martínez.

Fuentes de la Intendencia dijeron a El País que alrededor de 1.000 de esas personas tenían claro en el momento de ser contratadas que no serían presupuestadas. En este grupo están fundamentalmente los trabajadores de TV Ciudad (el canal de televisión municipal), parte del personal de la Dirección de Cultura y otros que se desempeñan en el área de tecnologías de la información.

Sueldo promedio.

En 2015 la Intendencia destinó un presupuesto de $ 7.550 millones a salarios (incluyendo aguinaldo, salario vacacional y aportes patronales) para repartir entre sus 8.619 funcionarios. Esto implica un salario promedio bruto de $ 72.997 nominal para cada funcionario. El salario más bajo corresponde al de un peón contratado que se encuentra en el escalafón 1 con $ 17.000. Una vez presupuestado, al trabajador se le mejora ese salario base con un 30% adicional de compensación unificada (compuesta por diferentes partidas).

Adeom pretende que el salario base mínimo pase a unos $ 31.000 (lo que equivale a media canasta básica). Brenta dijo que eso es "inviable" en este momento "a menos que se reasigne de las partidas que ya se reciben y se incorpore como salario, lo que implicaría un costo cero para la Intendencia". Pasar un 5% del 30% que se otorga por la compensación unificada al salario base implicaría $ 130 millones anuales. Si los salarios del primer nivel pasan de $ 17.000 a $ 30.000, los del escalafón más alto pasarían de $ 107.000 a $ 180.000 por seis horas de trabajo, según cálculos de la comuna.

Adeom pretende presupuestar a contratados que hayan trabajado como mínimo seis meses dentro de la comuna lo que, dice Brenta, implica unos $ 40 millones adicionales por año. La Intendencia se planteó como objetivo hacer parte de la presupuestación en 2017.

Cuando se le pregunta a Brenta qué diferencia implicaría hacerlo el próximo año responde con claridad: "hoy no hay un peso".

Todas las alternativas propuestas por la comuna fueron rechazadas por el sindicato. Una era la posibilidad de presupuestar a 200 trabajadores que se encuentran en condiciones diferentes al resto porque ya cobran partidas que se les asignarían al ser presupuestados. Pero el sindicato respondió negativamente.

La negociación se vislumbra difícil. Brenta advierte que "este es un año de limitaciones y hay que adaptarse hasta tener el nuevo presupuesto".

Enviar comentario sobre la nota al Director...

Su Nombre: *


Su Email: *


Asunto: *


Sus Comentarios:


volver arriba