Menu

En mi corazón frenteamplista a veces no cabe tanto dolor.

En mi corazón frenteamplista a veces no cabe tanto dolor.

 

 Carta abierta al Compañero Tabaré.  

Por  Mauricio Zieleniec

Nuestras ilusiones se fueron. El ideal de una sociedad mejor  está retrocediendo, no solo en nuestro país sino  en el continente.

El viejo criterio de los obreros defendiendo el país y  su condición de clase, quedó  atrás  junto a su principal defensor Rodney Arismendi. Desde mi modesto punto de vista, la palabra “obreros” es anacrónica. La alienación como consecuencia de la  producción, tal cual fue descrita  por los viejos ideólogos marxistas  tampoco es una realidad. No hay obreros porque no hay producción. Hay trabajadores pero no obreros.  Es un cambio cualitativo. Vivimos en una era post industrial denominada del conocimiento.

 El FA y su presidencia, a la vez plantean un modelo anacrónico abogando por  una economía primaria.  El sector de la economía secundaria, muere  avasallada por la industria “made in China” y su tradicional dumping. Cuando hablamos del imperio, ahora debemos mirar al oriente y no al Tío Sam.

 Deberíamos  plantearnos un sendero diferente. Pero no. Solo se  piensa en las inversiones extranjeras  como forma inmediatista de  salir de la actual  recesión. Pregunto, ¿llenarnos de empresas extranjeras, con grandes concesiones impositivas, sin tener una política a  largo plazo, a que nos va a  llevar ? a la vez que el  país  resigna sus viejos monopolios estatales  por las nuevas formas tecnológicas.

La mayoría de los sectores industriales y comerciales están concentrados en oligopolios: Farmacias, cines, panificadoras, supermercados,  bebidas, medios de comunicación con imagen,  cadenas de tiendas, shopping, zapaterías, marcas deportivas,  oligopolios de las empresas de cobranzas que recaudan  los impuestos y servicios, sumado al nuevo sistema de bancarización financiera, que  ley mediante,  pasan  a dominar nuestros derechos humanos y nuestra privacidad, obteniendo ganancias inconmensurables, dado que después del  quinto movimiento bancario, ya nos trasladan los costos. Todo ha sido visto desde una óptica especulativa. Si estaría un partido tradicional gobernando, diríamos, que regalan el país.   

¿Qué podemos esperar cuando hay tantos  oligopolios? ¿Justicia social? ¿Igualdad? No compañeros aglutinar empresas implica el poder en unos pocos y trae  consecuencias.

Un experto en educación EDUY21, comentaba, que el Uruguay debería saber que quiere para su futuro, dentro de 10 o 20 años. Pero no hay estrategia. En las propias filas del FA, desde Fernando Miranda, su Presidente, todos coinciden en la necesidad de un replanteo ideológico y  estratégico. Pero nadie lo enfrenta con seriedad. Los cargos y los problemas inmediatistas, relegan lo importante.

Un pensador llamado  Ajad Haam esbosó la frase “Este no es el Camino”. Pienso que somos un barco en  medio de una tormenta que no tiene capitán.  Maquiavelo, diría al igual que Carl Schmit, que los sillones y los lugares que ocupan la clase política es para ellos lo más importante. Darío Pérez es el único  que cuestiona, al igual que el ex dirigente del secretariado del PIT-CNT  Richard Reed.

Hoy los precios del campo ya no financian las políticas sociales, demostrando que el modelo no era sostenible.   Los comodities que habían subido por la crisis de los países desarrollados y  la especulación,  ej. Boston con la soja, al cambiar el panorama económico bajaron y los especuladores se fueron a otros rubros.

La apertura y la  libertad económica que plantea nuestra política  no forma parte de un concepto progresista, ni de justicia social. Compañeros, trabajemos en generar recursos en la era del conocimiento.  Descolonicemos nuestras mentes.  ¿Si no generamos riqueza, que vamos a repartir?

¿Estamos educando en la ética del trabajo o el estudio? No Señor  Presidente, no tenemos ni siquiera una política educativa  que  lo incentive.

No creo que los programas de la televisión argentina sean los mejores insumos a la hora de formar ciudadanos.  

A pesar de todo yo veo méritos en la gestión del Ministro Bonomi. La actual ola de inseguridad debe entonces interpretarse en los “ni- ni”, en la cultura de lo fácil, lo banal, lo individualista,  la falsa felicidad del consumismo, sin importar el como, el donde o el porqué. Nos controlan a la hora de pagar impuestos  pero nos surten de porquería a la hora de cultivar nuestra mente.

Señor Presidente, enséñele a su vice que cuando uno se equivoca debe disculparse. Tenga presente que nadie va a venir a salvarnos desde fuera.  ¿Si no creemos en nosotros quien lo hará?  A veces siento que nuestro país se halla sin rumbo. En mi corazón frenteamplista, a veces no cabe tanto dolor.

Mauricio Zieliniec.

 

 

 

 

 

 

Enviar comentario sobre la nota al Director...

Su Nombre: *


Su Email: *


Asunto: *


Sus Comentarios:


volver arriba