Menu

Carta abierta: Compañero Tabaré Vázquez, mientras... estoy reflexionando.

Carta abierta: Compañero Tabaré Vázquez, mientras... estoy reflexionando.

 

Mauricio Zieleniec

Nuestras ilusiones se nos fueron, la sociedad mejor y progresista está retrocediendo. No solo en nuestro país, sino a la vez en el continente, salvo excepciones. La utopía aparece en nuestro camino.

El criterio de los obreros defendiendo primero el país y luego su condición de clase, quedo en el pasado, junto con su principal dirigente, R. Arismendi del P Comunista. Ahora se invirtió lamentablemente.

Intentemos ver los cambios, como por ejemplo, los trabajadores no son obreros y la alienación concebida en la producción por los viejos ideólogos marxistas, cambió. Ahora no producen mercancía, no hay producto final y por eso no son obreros, son trabajadores. Es un cambio cualitativo y hay  pocas industrias en el país.                                                                                                                                        

El segundo gran cambio ocurrido consiste y su particularidad es, "la era del conocimiento", desarrollándose a la velocidad de la luz y el comienzo de la robótica, o cuarta revolución industrial. Una nueva revolución inimaginable.

El FA y su presidencia, continúan con una estrategia de siglos anteriores, afirmando fundamentalmente en una economía primaria, dicha economía  crece mucho menos que la décima vez en el año como como máximo ideal; eso me recuerda cuando en la época  colonial nuestras carretas recorrían 20Km por día y en Inglaterra el caballo hacía 100 Km en ese mismo tiempo. Cuando pasamos al caballo, ya estaba en Europa el ferrocarril. Nuestro desarrollo y readaptaciones al los cambios, juegan en medidas de tiempo presente y próximo. 

 El sector de economía secundaria, muere con la industria China, y el no reconocimiento del dumping que  practica  la actual segunda potencia imperial-China,  nos genera inquietud. Nos perjudica y perjudica a todos gobiernos Latinoamericanos. Mientras nuestra tradición quedó fijada que solo EE UU nos perjudica, esquema viejo de la izquierda del siglo pasado. Nuestras tradicionales industrias desaparecen y lo “made in China” lo sustituye. Solo tenemos silencio, parecería que no es revolucionario cuestionar a China. La batllismo de Luis se lo criticaba poe la política de sustituír importaciones, por productos nuestros; ahora hicimos un extremo contrario.

 Deberíamos tener un planteo estratégico posible para caminar teniendo un sendero o estrategia diferente frente a esta nueva realidad. Pero no lo tenemos, solo se habla de inversiones extranjeras como forma inmediatista de resolver nuestra temerosa  recesión. Pregunto ¿Agigantarnos de empresas extranjeras, con grandes concesiones impositivas, sin tener una política de largo plazo, a que nos puede llevar? El país mientras comienza a perder sus monopolios de ESTADO, por las nuevas formas tecnológicas que se presentan. Junto a ello la mayoría de los sectores industriales, comerciales y de servicios están concentrados en oligopolios. Ejemplo: farmacias, cines, panificadoras, supermercadistas de grandes extenciones, bebidas, medios de comunicación con imagen, tiendas (cadenas), shopping, zapaterías, marcas, entre lo deportivo y locales con sucursales por todo el país, a ello lo acompañan el oligopolio de las empresas de cobranzas, que recaudan los impuestos y servicios del estado. Sumado al nuevo sistema bancarización financiera, que con las nuevas leyes pasa a perjudicar nuestros derechos humanos y privacidad, obteniendo ganancias inconmensurables (el sector financiero), dado que después de cinco movimientos ya cobran gastos de funcionamiento bancario. A la vez prestando nuestro dinero, que nos obligan por el sistema a tenerlo dentro de la banca. Todo ha sido visto desde una óptica especulativa financiera; si estaría compañero, un partido de los tradicionales gobernando, diríamos, que regalan el país...

 Y qué podemos esperar, nos preguntamos paralelamente cuando hay tanto poder de oligopolios repartidos en unos pocos? Justicia social? Igualdad? No compañeros, aglutinar empresas semi monopólicas, generan poder y luego sus consecuencias sin duda serán muy cuestionadas. Los medios para el desarrollo comprometen al fin mismo en mediano plazo.

Un experto en educación EDUY21, comentaba, que el Uruguay debe saber que quiere para su futuro, dentro de 10 o 20 años, para de esa forma encausar la educación en paralelo al país. Pero no hay una estrategia definida. En las propias filas del FA, desde Miranda su presidente, todos coinciden en la necesidad de un replanteo ideológico, estratégico y táctico. Pero nadie lo enfrenta con seriedad, los cargos y problemas inmediatistas, relegan lo más importante.

Un pensador llamado Hajad Haam publico siglos atrás un título importante sobre un tema diferente al que estoy abordando, pero dijo una frase que importa: “Este no es el Camino”. Pienso que somos un barco en una tormenta que no tiene capitán, ni sabe a dónde dirigirse a futuro. Perdimos el ideal de construir una estructura societaria mejor…

Maquiavelo, diría al igual que C. Shmit en filosofía política, que los sillones y lugares que ocupa la clase política es para ellos lo más importante, que el país.

Darío Pérez es el único diputado, que cuestiona algunos conceptos al respecto, igual que el ex dirigente del secretariado del PIT-CNT Richard Reed, que se fue de la dirección. del PIT.. .

Fue en el surgimiento del FA al gobierno, junto a los sistemas políticos de justicia social y ayuda solidaria, el instante donde se presentó una realidad nueva. Nuestros productos del campo se habían duplicado en sus precios. Nada se previó en la posibilidad en caso que los mismos bajaran. Y era muy posible, puesto los mismos subieron por la crisis de los países desarrollados y el capital financiero especulaba con nuestras commodities desde bolsas como ej. Boston con la soja… Al cambiar parcialmente el panorama económico del Norte, la especulación dejó de interesarse en nuestras commodities y volvimos casi a los precios anterior.

La apertura y la liberalidad casi socialdemócrata que se plantea la actual economía, no forma parte de un concepto progresista, ni de justicia social sostenible. Compañeros, acaso en la era del conocimiento que aumenta casi 200 veces al año, no sería una herramienta a desarrollar sostenible e imprescindible? ¿No estamos ahora en situación similar a la época colonial? Somos muy conservadores!!! Nos olvidamos que debemos generar riquezas y divisas. Eso es revolucionario.

Por otra parte ¿Nuestra sociedad está acaso rodeada de una ética o moral de trabajo y estudio? No Sr presidente, no tenemos ni siquiera una política ética moral (estrategia) que incentive “trabajo y estudio”  Entonces si todo parte de lo que nuestra mente recibe y se incentiva  mirando por ejemplo a Tinelli, las comedias o la farándula, no estamos hacemos patria, solo sumamos más ni-ni de esa forma y los problemas de seguridad abundan. No por Bonomi, que es un buen ministro en su difícil cartera. Sucede que nuestra conciencia y pensamientos están insertados incentivos exitistas, acompañando un mundo de lo fácil, lo banal, el individualismo desmedido, donde el rey  es el consumismo y no importa como obtenemos los medios económicos para esa “felicidad” consumista. La felicidad se transformó en vivir para comprar y para el mercado. Esta moral el consumo y el beneficio está antes que el Hombre.

Rodeados de “policía fiscal” con la bancarización de la economía y llenos de banalidades de la TV., de licenciados que por el FA deberían pedir disculpas, de soluciones esperadas que no vienen de nosotros mismos. La burocracia e inteligencia la realizamos hasta o solo,  con la población canina. Parece que dejamos de creer en nosotros. Rezamos a la globalización para que nos ayude con inversiones de interés, que al tiempo serán solo para ellos. Somos un auto conducido sin un rumbo estratégico, que no tiene ni camino ni volante.

 Por supuesto que hay caminos, pero Ud. Sr. Presidente y el FA y los otros partidos opositores no lo plantean y no se preocupan. Nos quedamos en el siglo pasado.

 Un compañero muy dolido

Enviar comentario sobre la nota al Director...

Su Nombre: *


Su Email: *


Asunto: *


Sus Comentarios:


volver arriba