Menu

Ahed Tamimi símbolo de la resistencia palestina

Ahed Tamimi símbolo de la resistencia palestina

Ahed Tamimi se ha convertido en el símbolo de una nueva generación de la resistencia palestina
Sin embargo, sería mucho mejor si ella solo pudiera ser una niña.
Por Ben Ehrenreich. The Nation.
 
Ahed Tamimi tenía 11 años cuando la conocí, una pequeña rubia de cabellera abundante. La recuerdo haciendo muecas cuando su madre la peinaba.

La segunda vez que la ví, asistí a una manifestación en Nabi Saleh, la aldea de Cisjordania donde ella vive, Ahed y su prima Marah terminaron encabezando la marcha. No porque quisieran sino porque la Policía Fronteriza israelí los perseguía a todos, y gritaban y arrojaban granadas de aturdimiento, y ella y Mara corrían por delante de la multitud.

Así es como ha sido desde entonces. El ejército israelí sigue avanzando hacia la aldea, el patio, la casa. Ella estuvo allí nuevamente la semana pasada después de que un video de su bofetada a un soldado israelí se volviera viral. Puedo asegurarles que no es donde ella quiere estar. Ella prefiere estar con sus amigos, con su móviles, haciendo las cosas que hacen los adolescentes. Ella preferiría ser una niña  en lugar de un  héroe.

La imagen de Ahed voló alrededor del mundo. En esa foto, estaba levantando su brazo  para llegar al puño en la cara de un soldado israelí que doblaba su tamaño. Sus compañeros de brigada acababan de arrestar a su hermano. De la noche a la mañana se convirtió en algo que ningún niño debería ser: un símbolo.

Las manifestaciones en Nabi Saleh están en su tercer año. Los colonos israelíes habían confiscado un manantial en el valle entre la aldea y el asentamiento de Halamish, y Nabi Saleh se había unido a otras aldeas que elegían el camino de la resistencia desarmada, marchando para protestar contra la ocupación cada viernes, semana tras semana. El primo de Ahed, Mustafa Tamimi, ya había sido asesinado, recibió un disparo en la cara con un bote de gas lacrimógeno disparado desde la parte trasera de un jeep del ejército israelí.  Su tío, Rushdie Tamimi fue asesinado unos meses después. En noviembre de 2012, un soldado israelí le disparó por la espalda  cerca de su casa.  Continuaron acumulando y seguiendo marchando todos los viernes. La mayoría de los viernes, antes de llegar a la curva del camino, los soldados los detuvieron con gases lacrimógenos y otros proyectiles. 


La semana pasada, los soldados vinieron por Ahed. Es difícil para mí entender esto ahora, pero no pensé que la pasaría a ella. Hubiese preferido que terminase   la escuela y comience la universidad. 

 Dos días atrás, una semana antes de que Ahed persiguiera a los soldados de su patio,  su primo Mohammad, uno de los amigos más cercanos de su hermano pequeño, un soldado le disparó en la cara. Sin embargo, la bala, cubierta de goma se alojó en su cráneo. Una semana más tarde, todavía estaba en coma inducido médicamente.

Si ha visto el video que condujo a su detención, puedes  preguntarte que estaba pasando.  Estaba tan enojada con los soldados que entraron a su patio. Su tío y su primo murieron. A su madre le dispararon en la pierna y camina con muletas durante casi un año.  Y nunca una noche de descanso sin la posibilidad de que se despertara, como lo hizo la madrugada del martes, como tantas otras veces, con los soldados en la puerta de su casa. 

 No contaba con el asombroso temor del público israelí, o que un video de Ahed, sin miedo, abofeteando a un soldado para sacarlo de su patio, tendría un impacto tan grande. Ahed Tamimi no fue encarcelada por violar la ley: Israel muestra poco respeto por la legalidad. Fue arrestada porque estaba en todas las noticias, y el público y los políticos exigían que la castigaran. Usaron palabras como "castrados" e "impotentes" para describir cómo se sentían cuando miraban a ese soldado con su casco y su armadura y su arma, y ​ ​a la niña con la camiseta rosa y el rompevientos azul que lo avergonzaba. . A pesar de toda su fuerza, poder, riqueza y arrogancia, ella los había avergonzado a todos.
El abismo entre las dos fantasías opuestas que definen la autoimagen de Israel solo ha crecido con los años: un país que todavía se imagina a sí mismo como David frente a Goliat, noble, superado en número y valiente, mientras se enorgullece de la letalidad y sofisticación de su rival. de su ejército Ahed hizo que ambas convicciones se desmoronaran. Ante el mundo, ella había revelado nuevamente a Israel como el matón. Y viendo ese video, sabían que sus armas no valen nada, su fuerza es una farsa. Por revelar esos secretos, por mostrar al mundo cuán débiles y temerosos se creen, Ahed tuvo que ser castigada. Y así el Ministro de Defensa del país con el ejército más avanzado tecnológicamente del mundo se agachó de su trono para prometer personalmente que no solo Ahed y sus padres sino "todos a su alrededor" recibirían "lo que merecen". El Ministro de Educación era más específico: Ahed debería estar encerrada de por vida. 
Hasta ahora han arrestado a Ahed, su madre Nariman y su primo Nour, que también estaban en el video. Arrestaron a Nariman cuando ella fue a la estación de policía para ver a su hija y volvieron para Nour al día siguiente. Los propagandistas han estado trabajando duro difundiendo mentiras: que Ahed no es un niña o que no es palestina, que los Tamimis no son en absoluto una familia, o que son terroristas, que nada de esto es real, que la ocupación no es una ocupación y lo que crees ver en video es una escena preparada para los extranjeros. Cualquier cosa es más fácil de aceptar que la verdad, que Ahed les mostró quiénes son, y cómo cincuenta años de ocupación los han ahuecado como nación, cómo los hace más débiles y más asustados cada día.
Por favor, no hagas de Ahed un héroe. Los héroes, cuando son palestinos, terminan muertos o tras las rejas. Déjala ser una niña. Lucha para liberarla, para que un día ella pueda ser una mujer común.

 

Enviar comentario sobre la nota al Director...

Su Nombre: *


Su Email: *


Asunto: *


Sus Comentarios:


volver arriba