Menu

De refugiados a empleados de migraciones. El duro dilema del judío.

De refugiados a empleados de migraciones. El duro dilema del judío.

La noticia sobre la expulsión de un converso africano que intentó ingresar a Israel no pasó desapercibida entre los integrantes de Espacio Identidad.

Como los diálogos fueron muy ricos, con el permiso de los disertantes de esta conversación privada, la hacemos pública para que todos la disfruten y  saquen sus apuntes.

 El Lic. Rafael Winter preguntó: ¿Como reaccionariamos nosotros(respecto al articulo de Aurora) si algun jerarca de algun pais dijera: "quieren que el pais se llene de judios?". El funcionario israeli que dijo lo que dijo me provoca tristeza y verguenza!!

El Contador Isaac Markus agregó:

Evidentemente se trata de dichos muy groseros. De todas maneras, la inmigración en todas partes del mundo es un problema en el que cualquier criterio selectivo planteado por el pais receptor queda sujeto a una descalificacion etica inmediata.

 El Profesor Gabriel Hojman, con su ya conocida erudición citó un trabajo de Silvia Facal que dice así

 En 1932 Eduardo Víctor Haedo preocupado porque llegaban muchos judíos expresó que entraban al Uruguay "elementos extraños a nuestro ambiente (...) que la campaña de la República venía siendo recorrida por gran cantidad de extranjeros carentes de valores rurales sin noción casi de nuestro idioma, que andaban de rancho en rancho, de pueblo en pueblo, a veces ofreciendo alguna mercancía”.

Haedo argumentaba que quería otro tipo de inmigración mencionando: "la obra formidable que realizaron los buenos y sanos inmigrantes, los suizos, los españoles, los italianos, franceses, alemanes, ingleses, etc. Nosotros deseamos que siga viniendo esa inmigración".


En 1936 (pleno terrismo) se aprobó la ley limitatoria de la inmigración que expresaba en su artículo 6° que, para poder ingresar al país, se debía poseer un certificado consular donde se dejara constancia de que su titular no tenía vinculación con: "[...] organizaciones sociales o políticas que por medio de la violencia tiendan a destruir las bases de la nacionalidad, a todos los núcleos, sociedades, comités o partidos nacionales o extranjeros, que preconicen medios efectivos de violencia, contra el régimen institucional democrático republicano".
Un gran opositor a esta Ley fue Rodríguez Fabregat.
Los argumentos son contra la inmigración son siempre los mismos: miedo a la competencia laboral, “costumbres diferentes” y miedo a la violencia.
Fuente: Silvia Facal en: “EMIGRANTES Y EXILIADOS JUDÍOS EN URUGUAY” , artículo de Revista HAOL, Núm. 2 (Otoño, 2003), pág. 45-57.

 La Licenciada Anna Donner expresó:

 Miguel Feldman publicó acerca de la historia del buque Conte Grande (barco en que llegaron de Europa mi padre y mi abuela en Febrero de 1939), y a los que tenían visa polaca no los dejaron desembarcar porque no querían recibir judíos, mi padre y abuela pudieron desembarcar porque traían una Visa de turista, pero a los demás los hicieron pasar por un horrendo periplo.

Markus:

 La inmigracion no es necesariamente bienvenida en todos los casos. Puede haber factores justificatorios para evitarla pero los mismos no deben basarse en el racismo sino en las distorsiones que podrian provocar los inmigrantes violentos

Hojman: Ese era el argumento de Haedo contra la inmigración judía.

El Psicólogo Pablo Cuneo Pablo se expresó de la siguiente manera:

 Huésped, el extranjero residente. De ahí que el término latino Hosti que significaba extranjero diera lugar a los vocablos hotel, huésped, hospitalidad y cuando con el transcurrir del tiempo el mismo término Hosti pasó por metáfora a significar enemigo, dió origen al vocablo hostilidad. Un mismo término de cuya raíz nacieron dos posicionamientos diferentes ante el rostro del otro.

Markus: Es cierto que el otro debe ser considerado y respetado pero no es aconsejable quedar expuesto a su capacidad distorsiva.

 Este narrador expresó:

 No se que atención están prestando a todo lo que se escribe, pero les cuento que los judíos ingleses y alemanes por 1881 veían con malos ojos la venida de los judíos Yiddishes a los que llamaban Ostjuden. Lo mismo pasó en Buenos Aires, por eso se piensa que los mandaron para Santa fe. y en Francia en la Segunda Guerra Mundial.

 Cúneo:

David, eso pasó por la entrada del judio aleman al mundo occidental via la Emancipación...se empezó a desvalorizar al judio que estaba en Polonia, etc. El hecho lo describe muy bien Kafka cuando descubre a los judios que traían su teatro a las ciudades occidentales.

Enviar comentario sobre la nota al Director...

Su Nombre: *


Su Email: *


Asunto: *


Sus Comentarios:


volver arriba