Menu

Del lado de Ahed hay moral, del nuestro autoridad.

Del lado de Ahed hay moral, del nuestro autoridad.

Por Dr. David Malowany

Desde que asumí la dirección de Espacio Identidad, ningún episodio fue tan desconcertante como la detención de la jovencita activista autodenominada palestina, Ahed Tamimi.

Mis amigos judíos solo me han sugerido que no publiquemos la historia. Es mala propaganda para el proyecto sionista.

Es que del lado judío nos quedamos sin argumentos. Ahed es la oprimida y los judíos los opresores. De su lado hay moral y del nuestro autoridad.

No siempre lo dije, pero hoy lo digo. El conflicto en Eretz Israel – Palestina no es de derecho público. Es de derecho civil y simbólico. Millones de musulmanes no quieren vivir en un Estado que se auto define como judío y sometidos a su garrote.

 ¿ Que hubiese pasado, si la puntería de Igal Amir sobre el proceso de paz hubiese fallado y a mediados de la década de los noventa hubiese surgido un Estado soberano palestino ?

 No lo sé, pero presumo que Ahed no gozaría de esa hermosa cabellera rubia a la manera occidental. No podría protestar como lo hizo. Probablemente, el atrasismo musulmán no le permitiría usar internet y menos tendría derecho a un abogado.

  Ya hay casi cuatro estados en lo que alguna vez fue Palestina: Jordania, El Estado Islámico de Gaza, la Autoridad Palestina y el Estado Judío.

 Gaza es un caso perdido. El regalo que el Imperio Británico le hizo a la familia guardiana de la Meca poco le importa a occidente y nadie lo quiere tocar. Solo quedamos dos entes en un minúsculo solar del mundo.

 Hoy pienso (mañana no sé lo que pensaré) que con un solo estado desjudeizado, como nuestro querido Uruguay es des-cristianizado, creo que basta, aunque ese cambio cultural lleve cien años, pero que bueno sería empezar hoy por la tarde.

 Netanyahu, como Franco, como las dictaduras latinoamericanas tiene como función en el mundo: detener un proceso histórico. Franco logró detenerlo cuarenta años. Las dictaduras unos veinte. Netanyahu lleva más de una década y su modelo goza de buena salud. Pero su dique no durará por siempre.

 Sin un estado occidental, enclavado en el corazón del mundo árabe, seguramente Ahed no podría exhibir su hermosa cabellera y el derecho de las mujeres a hacerse un lugar en el patriarcado árabe a los mordiscones. Como dijo una vez el fallecido Presidente Jorge Batlle ante la Comunidad Sefaradí en 2010, algún día algunos  musulmanes - laicos -occidentales y evolucionistas -en lugar de atrasistas, reconocerán que bueno ha sido tener a los judíos como sus vecinos ( No lo dijo así, pero no importa ).

 

Enviar comentario sobre la nota al Director...

Su Nombre: *


Su Email: *


Asunto: *


Sus Comentarios:


volver arriba