Menu

The Guardian y Espacio Identidad recomiendan una película hablada en Yiddish.

The Guardian y Espacio Identidad recomiendan una película hablada en Yiddish.

Peter Bradshaw, The Guardian. 

"Menashe" es un drama en yiddish profundamente sentido y absorbente sobre los judíos jasídicos de Nueva York. El director Joshua Weinstein lo sella de manera experta en un mundo encerrado en sí mismo cuyo drama, sin no fuese por la existencia en la película de teléfonos moviles podría estar   sucediendo hace 50 o 100 años.

Menashe (interpretado por el actor improvisado  Menashe Lustig) es un viudo con sobrepeso y desaliñado que trabaja en una tienda de conveniencia y que claramente  ha bajado los brazos, aunque para empezar no era tan esbelto y presentable en su juventud. De acuerdo con las reglas religiosas impuestas por el rabino, el hijo menor de Menashe no puede vivir con él hasta que Menashe se vuelva a casar; el chico tiene que quedarse con el odioso  cuñado, que tiene una visión pesimista del  estilo de vida caótico de Menashe y claramente lo culpa de la muerte de su hermana.

Las fechas establecidas por la casamentera son una odisea, y Menashe tiene otras razones para abrazar con enojo su tristeza. Este se confiesa curiosamente, a los trabajadores hispanos    de la tienda algo que   no puede hablar con su propia comunidad y este momento de revelación es más sorprendente por no ser hablado en yiddish.

Es una película intensamente emotiva sobre el matrimonio, el duelo y la política doméstica de poder patriarcal que me recordó Fill the Void (2012) de Rama Burshtein o Late Marriage (2001) de Dover Kosashvili protagonizada por la difunta Ronit Elkabetz, aunque esto es desde una perspectiva muy masculina. Una actuación comprensiva y madura de Lustig en el papel principal.

Enviar comentario sobre la nota al Director...

Su Nombre: *


Su Email: *


Asunto: *


Sus Comentarios:


volver arriba