Menu

Bienvenidos al judaísmo

Bienvenidos al judaísmo

Iton Gadol

Millones de personas en Israel y en todo el mundo se ven a sí mismos como parte de la "familia judía", buscando una afiliación con la religión, con o sin conversión oficial. Dos investigadores tratan de explicar cómo, después de 2000 años de rechazo y humillación, el judaísmo ha ganado tal seguimiento.

Los creyentes lo llaman "los días del Mesías", mientras que otros están tratando de analizar sociológicamente el fenómeno único de millones de personas que están llamando a las puertas del judaísmo, tratando de unirse al pueblo judío, aunque no necesariamente de una manera halájica, haciendo las cosas bastante complicadas para los tribunales y las autoridades religiosas del Estado de Israel.

La conversión de la hija del presidente de Estados Unidos, Ivanka Trump, es probablemente la más famosa de estos días, mientras que Chelsea Clinton, hija del ex presidente Bill Clinton y candidata Hillary Clinton, es una de las mujeres más famosas en unirse a la llamada "la familia judía".

"Hace cincuenta años, nadie habría imaginado que la hija del presidente estadounidense se convertiría y se casaría con un chico judío. En pocas palabras, algo así no habría ocurrido", explica el doctor Netanel Fisher, quien, junto con su colega, profesor Tudor Parfitt, presentó recientemente un libro en la conferencia de la Open University de JCM Center tratando de interpretar los procesos que tienen lugar en el mundo judío actual.

"Durante miles de años, el pueblo judío fue percibido como un grupo rechazado. Nadie quería unirse. Si había un movimiento masivo, estaba en la dirección opuesta. Muchos judíos intentaron sacarse el "peso judío" de sus hombros y asimilarse a la sociedad en general", añade.

Fisher, investigador de la Open University y del Kohelet Forum, señala que judíos famosos como Franz Kafka, Karl Marx, Sigmund Freud y Benjamin Disraeli tenían "un metro y medio de distancia fuera de la puerta". No había necesidad de convertirse necesariamente en cristianos, sino principalmente buscar la autodeterminación no judía.

Fisher apunta que el gran cambio se vio a partir de los años 80 en adelante. Israel tiene 300 mil residentes que hicieron aliá bajo la Ley del Retorno y no se consideran judíos según Halachá. Sólo 25 mil de ellos se convirtieron, y otros 250 mil son parte de "la familia judía".

"Se ven a sí mismos en primer lugar como judíos. Ellos hablan el idioma, sus hijos tienen nombres israelíes, y encienden velas de Januká y ayunan en Yom Kipur. ¿Quién puede decir que no son judíos? Ellos te dirán: '¿No somos judíos? ¡Tú no eres judío!´", enfatiza Fisher.

En Estados Unidos, los números son bastante cercanos: unas 200 mil personas cuya madre no es judía se definen como judíos. Alrededor de 100 mil de ellos se han convertido -la mayoría, no en un proceso ortodoxo-. Están casados ​​con judíos, tienen una relación familiar lejana al judaísmo y van a la sinagoga en Shabat.

En América del Sur, hay cientos de miles de esas personas. En África oriental, en Madagascar, en las tribus OvaHimba y Lembaa, muchos se ven a sí mismos como judíos, o como dicen los Bnei Menashe del norte de la India: "Somos descendientes de las diez tribus".

En Europa, que perdió a un innumerable número de judíos en la Segunda Guerra Mundial, el judaísmo también está floreciendo. En Polonia, muchos residentes están descubriendo que tienen un abuelo que sobrevivió al Holocausto y ocultaron el hecho de que él o ella eran judíos. Alemania está experimentando un fenómeno de "conversión inversa", es decir, alemanes que buscan convertirse para "expiar" los crímenes de sus compatriotas.

"El rabino local de Varsovia me dijo que cuando llegó a la ciudad, sólo habían judíos viejos. Ahora me confesó que él era el más viejo de la comunidad. En muchos casos, estos conversos se convierten en los líderes de las comunidades judías, porque después de todo, son personas comprometidas que no toman el judaísmo por sentado", manifiesta.

"Hay bastantes diferencias entre Ivanka y Bnei Menashe, pero tienen un denominador común: todos quieren ser judíos", explica Fisher.

Este estudio es sorprendente a la luz de otras investigaciones, que apuntan a una tendencia de la extinción del pueblo judío en los últimos años.

"No hay contradicción", responde Fisher. "El núcleo duro judío se está debilitando debido a los matrimonios mixtos, sin embargo, la periferia judía está creciendo". Fisher enfatiza que muchos de los que se unen lo hacen de manera controvertida: afirman ser judíos, pero no se han convertido. Hablan de las tradiciones judías transmitidas en su familia y se enojan demasiado si las personas dudan de su judaísmo.

'Hoy en día, una persona puede estar orgullosa de ser judía'

La razón de este fenómeno, según Fisher y Parfitt, es la revolución de Internet y la revolución espiritual que han cambiado el mundo simultáneamente. "El mundo en general ha cambiado pero también lo ha hecho el mundo judío. Una persona puede sentarse en Cuba y comunicarse con otros judíos en cualquier parte del mundo", cuenta Fisher y añade que, como parte de la "revolución espiritual", muchos en el mundo están buscando una identidad y, lo que es más importante, la búsqueda se ha vuelto legítima.

Otra cosa que ha cambiado, según los investigadores, es el mundo judío mismo, que es percibido -por primera vez en 2.000 años- en una luz positiva. Millones, dicen, encuentran en el judaísmo una profunda espiritualidad, valores familiares, intelecto y sabiduría.

El Estado de Israel también se considera una potencia económica y un destino para la inmigración internacional. Hoy, a diferencia del pasado, una persona puede estar orgullosa de ser judía. "La hija del presidente de Estados Unidos puede casarse con un judío, y no tendrás una sola persona que la vea como degradación", señala Fisher.

Según el investigador, esta gran periferia judía puede fortalecer el núcleo. "Hay tantas personas que quieren unirse a nosotros, y así nos dan mucho poder y fuerza. El Estado de Israel puede tener cientos de miles de embajadores en todo el mundo".

En cuanto a la ortodoxia y el rabinato: "No podemos permanecer en el 'ayer', en un mundo que ya no existe. Aparte de un pequeño grupo de Jaredí, todos nuestros niños son afectados por la aldea global, escuchan la misma música y son alimentados por la misma materia. Si alguien piensa que puede impedir que su descendencia en el futuro se case con los descendientes de familias judías de descendencia rusa, está muy equivocado".

Sin embargo, los investigadores también presentan muchos aspectos negativos al nuevo judaísmo que está recibiendo. Las preguntas surgen, por ejemplo, ¿cuán sincera es esta afiliación? ¿Cuán comprometidos están los nuevos miembros al judaísmo ya Israel? Y lo más importante, ¿este interés en el judaísmo proviene de un interés financiero para emigrar a un país desarrollado?

"El enfoque conservador mira este fenómeno con horror. Los conservadores temen que la gran masa de nuevos miembros dañe seriamente el auténtico judaísmo y la identidad que se ha conservado durante tantos años", detalla y agrega: "Su solución es simplemente elevar las paredes, crear más y más dificultades para aquellos que buscan unirse y permitir la conversión de muy pocos".

Fisher está convencido de que el Rabinato Principal debe pensar en términos diferentes, más liberales y abiertos. Como ejemplo, menciona la valiente decisión del Rabino Ovadia Yosef de los años ochenta que reconoció a los inmigrantes de Etiopía -los Falashas- como judíos, a pesar de la gran controversia sobre su afiliación con el judaísmo y la capacidad de casarse con ellos.

"Sé que estas son preguntas que tendremos que tratar en el siglo XXI. No podemos simplemente ignorarlas. Lo que se nos pedirá es sentar a todas las organizaciones judías alrededor de una mesa redonda y tratar de pensar en la respuesta que estamos dando a las millones de personas que han llegado a nuestra puerta, o incluso, ya la han cruzado", concluye.

Enviar comentario sobre la nota al Director...

Su Nombre: *


Su Email: *


Asunto: *


Sus Comentarios:


volver arriba