Menu

50 años de la promulgación de Nostra Aetate. Qué fue el Concilio VaticanoII

50 años de la promulgación de Nostra Aetate. Qué fue el Concilio VaticanoII

El Concilio Vaticano II fue un concilio ecuménico de la Iglesia católica convocado por el papa Juan XXIII, quien lo anunció el 25 de enero de 1959. Fue uno de los eventos históricos que marcaron el siglo XX. El Concilio constó de cuatro sesiones: la primera de ellas fue presidida por el mismo papa en el otoño de 1962. Las otras tres etapas fueron convocadas y presididas por su sucesor, el papa Pablo VI, hasta su clausura en 1965. La lengua oficial del Concilio fue el latín.

Una de las características más importantes fue que dicho concilio abre las puertas a cambios futuros imprescindibles, y a la vez lo permitió a posterior la promulgación de “NOSTRA AETATE”, DONDE CAMBIA SUSTANCIALMENTE EL CONCEPTO CON LOS JUDÍOS ( de ser herejes) pasamos a ser Hermanos mayores y los protestantes “cristianos con diferencias”, etc.

La declaración Nostra Aetate tiempo después del Concilio, uno de los varios temas que trata: la actitud de la Iglesia católica ante los judíos, que dio resonancia mundial a este documento de gestación tan laboriosa, que llegó incluso a producir obstáculos dentro de la propia reunión conciliar[] Se considera que estableció bases nuevas en las relaciones de los católicos con los judíos, los musulmanes, los budistas, los hindúes y demás creyentes de otras religiones no cristianas.

Seguramente la institución del “diálogo judío cristiano” que se institucionalizó globalmente, es consecuencia de dicho concilio, ya que la iglesia revé permanentemente sus formas y creencias o interpretaciones.

En el Concilio Vaticano II, cuyo contenido trata sobre las relaciones de la Iglesia con las religiones no cristianas. Fue aprobada por 2221 votos contra 88, el 28 de octubre de 1965, [1]cuyo contenido trata sobre las relaciones de la Iglesia con las religiones no cristianas y cambios a futuro de la Iglesia Católica, que reconoce desde graves errores cometidos a la necesidad permanente de llegar a construir un catolicismo en movimiento, cosa que claramente lo vemos hoy con el actual Papa Francisco, pero todo viene del siglo pasado con dicho Concilio Vaticano II, que irrumpe la rigidez de contenidos y formas para dar disposición a los cambios. Dicho Concilio llevado a cabo culmino el 28 de octubre de 1965 en una versión abierta a cambios permanentes. []

Al cumplirse 50 años de la declaración “Nostra Aetate”, la Conferencia Episcopal del Uruguay junto al Congreso Judío Latinoamericano organizan el acto académico “Nostra Aetate: Memoria y Profecía. Construyendo una sociedad en paz desde el diálogo”. La misma se realizará el miércoles 30 de setiembre a las 19.30 hs. en el aula Magna de la Universidad Católica del Uruguay en la Av. 8 de Octubre 2738

 M.Z -del CCIU y otros

Enviar comentario sobre la nota al Director...

Su Nombre: *


Su Email: *


Asunto: *


Sus Comentarios:


volver arriba