Menu

..Judaísmo, para ser FELIZ y no para más asentamientos.

..Judaísmo, para ser FELIZ y no para más asentamientos.

 

Foto: de despedida del año de IDENTIDAD; Corriente Judía Humanista Secular

Qué compartimos? en la “Era del Vacío” se pregunta la Corriente Judía H Secular

Mauricio Zieleniec

Comentario realizado en dicha reunión.

Antes de afirmar que compartimos, repasamos algunas reflexiones, para saber de dónde venimos y donde podemos llegar en la sociedad “líquida, como dijera Sigmund Bauman.

Seguimos cambiando, de ateos a laicos, de marxistas  a interpretaciones  sistémicas, verdades a interrogantes y compartiendo con una filósofa judía conservadora Diana Sperling cuando le preguntaron ¿qué es Dios?, ella dijo (sonriente) voy a responder solo una característica de Dios; ES APERTURA. Desde mi ateísmo comparto esa concepción plural y de apertura que debemos tener en nuestra “condición Humana”.                                                                                                                                                                                                                                                                                Decía W  Benjamín en el Siglo pasado, que tenemos dos teología, la marxista y la religiosa. Pero ahora, en el posmodernismo decimos: no hay verdades, solo interpretaciones, Vattimo.

La fragmentación de la sociedad se desarrolla con la pérdida de los grandes ideales, de las grandes creencias, de los cambios de hábito, de la desestructuración de la familia tradicional y la “muerte de Dios” o las ideologías. Aquello que nos agrupaba en gigantescas identidades, hoy se vuelven líquidas. La fortalezas inexpugnables, de iglesias, sinagogas, partidos políticos, banderas nacionales, ideologías, una férrea ética y moral, el esfuerzo en el trabajo. La fidelidad para toda la vida. Cambió en parte. Simplemente use y tire. El consumismo por consumir, el usar al otro, el olvidar al semejante. La voracidad exitista e individualista, nos hace igual al sistema, somos mercancía de los social, el otro es cosificado (cosa).

Esa falta de solidez, que nos unía, genera a la vez nuevos micro espacios sociales reclamantes de infinitos intereses o sensibilidades. Con la característica que todos reclaman más, reclaman tener DDHH, e intentan tener protagonismo. Fragmentando aún más la potencialidad fragmentaria social. Nuestra propia identidad judía, sufre fragmentaciones e intolerancias. La unicidad simbólica del “Alef”, se fragmentó.

En qué creemos y qué compartimos juntos?

IDENTIDAD y nuestra corriente, partimos sin teologías absolutas, de un deseo de CONSTRUÍR, NO PEDIR o DE RECLAMAR. De ver el mundo con apertura e interrogantes. De relativizar verdades “eternas” y realizar reflexiones. De ver la realidad como un abanico lleno de matices de todos los colores. Ejemplo  Israel y su política, no es  de nuestra santidad, ni de los palestinos; todo es un “pensamiento complejo” no lo simplifiquemos y tomemos partida en forma veloz. Aunque nos identifiquemos con Israel.                                                             

Tenemos sintetizando estas vertientes de “nuestro Génesis”

a)       Identidad judía cultural

b)       La reflexión y búsqueda

c)       No hay fines , todos son caminos

d)        Los absolutos son construcciones totalitarias y peligrosas, Ese es nuestro muro.

e)       La justicia social

Pero no podemos dejar de recordar el “yo y tú” de Buber  Puesto el tu representa a nuestro prójimo, no al otro, si al sujeto amigo…Y por sobre todo , queremos construir amor, frente al consumo, afectos frente a la utilización del otro como objeto, al judaísmo, para ser FELIZ y no para más asentamientos. Y al terrorista, absolutismo de ideas y a la yerba mala “Cierra la muralla” como diría Guillén.

 

 

Enviar comentario sobre la nota al Director...

Su Nombre: *


Su Email: *


Asunto: *


Sus Comentarios:


volver arriba