Menu

Los palestinos asesinados recientemente por musulmanes, no son noticia para el mundo

Los palestinos asesinados recientemente por musulmanes, no son noticia para el mundo

Fotoa: 500 palestinos asesinados en Siria

 

PorIsrael, por Khaled Abu Toameh

Los “otros” palestinos

CCIU




Cerca de 3.500 palestinos han muerto en Siria desde 2011. Sin embargo, debido a que estos palestinos fueron asesinados por árabes, y no por israelíes, este hecho no es noticia en los principales medios de comunicación o de interés para los foros de “derechos humanos”.

¿Cuántos periodistas occidentales se han molestado en preguntar acerca de los sedientos palestinos del campo de refugiados de Yarmouk, en Siria? ¿Alguien sabe que este campo ha estado sin suministro de agua durante más de 720 días, y sin electricidad durante los últimos tres años? En junio de 2002, vivían 112.000 palestinos en Yarmouk. A finales de 2014, la población se había reducido a menos de 20.000.

Tampoco sonó la alarma en relación con los más de 12.000 palestinos que languidecen en las prisiones sirias, incluyendo 765 niños y 543 mujeres. Según fuentes palestinas, unos 503 prisioneros palestinos han muerto bajo tortura en los últimos años, y algunas prisioneras han sido violadas por interrogadores y guardias.

Cuando los periodistas occidentales prodigan tiempo acerca de la demora de los palestinos en los puestos de control israelíes, e ignoran las bombas lanzadas por el ejército sirio en zonas residenciales, uno podría empezar a preguntarse qué es lo que realmente les interesa.

Parece como si la comunidad internacional se hubiera olvidado de que los palestinos se encuentran mucho más allá de la Margen Occidental y la Franja de Gaza. Estos “otros” palestinos viven en países árabes como Siria, Jordania y Líbano, y sus muchas serias quejas, evidentemente, no le interesan a la comunidad internacional. Sólo los palestinos que residen en la Margen Occidental y la Franja de Gaza atraen la atención internacional. ¿Por qué? Porque son precisamente estas personas las que la comunidad internacional empuña como un arma contra Israel.

Cerca de 3.500 palestinos han muerto en Siria desde 2011. Sin embargo, debido a que estos palestinos fueron asesinados por árabes, y no por israelíes, este hecho no es noticia en los principales medios de comunicación. Esta cifra fue revelada la semana pasada por el Grupo de Acción Para los Palestinos de Siria (AGPS), con sede en Londres, fundada en 2012 con el objetivo de documentar el sufrimiento de los palestinos en ese país y preparar listas de víctimas, prisioneros y personas desaparecidas con el fin de suministrárselas a las bases de datos de los foros de derechos humanos.

Sin embargo, los foros de “derechos humanos” prestan poca atención a tales datos. De hecho, están demasiado ocupados para prestar demasiada atención, completamente preocupados como lo están con Israel. Enfocando su atención sólo sobre los palestinos en la Margen Occidental y la Franja de Gaza, estos foros de “derechos humanos” buscan continuamente maneras de hacer a Israel responsable de irregularidades, mientras ignoran los crímenes cometidos por árabes contra sus hermanos palestinos. Esta obsesión con Israel, que a veces llega a alturas ridículas, les hace un flaco favor a las víctimas palestinas de los crímenes árabes.

Si se toman algunas cifras, según AGPS, 85 palestinos fueron asesinados en Siria en el primer año de la guerra civil en 2011. Al año siguiente, el número se elevó a 776. El año 2013 registró el mayor número de víctimas palestinas: 1.015. En 2014, la cantidad de palestinos asesinados en Siria fue 724. Al año siguiente fueron asesinados 502 palestinos. Y desde el comienzo de este año (hasta julio), alrededor de 200 palestinos fueron asesinados en Siria. ¿Cómo fueron asesinados estos palestinos? El grupo dice que murieron como resultado de bombardeos directos, enfrentamientos armados, torturas en prisión, bombardeos, y como resultado del sitio de sus campos de refugiados en Siria.

Sin embargo, la difícil situación de su gente en Siria no parece encabezar la lista de la Autoridad Palestina (AP) en Ramallah. El puesto de honor en esa lista es culpar a Israel por todo lo que la propia AP ha causado. Para el Presidente Mahmoud Abbas de la AP y sus funcionarios de alto rango en la Margen Occidental, los palestinos en Siria simplemente no cuentan. De hecho, en un paso que perturba la mente, actualmente la dirección de la AP está tratando de mejorar sus relaciones con el régimen de Assad en Siria – el mismo régimen que está asesinando, encarcelando y torturando a decenas de palestinos diariamente.

En una medida que ha enfurecido a muchos palestinos en Siria, la Autoridad Palestina ha celebrado recientemente la inauguración de una nueva embajada palestina en Damasco. “Ellos [el liderazgo de la AP] han vendido a los palestinos en Siria y se han reconciliado con el régimen sirio”, comentó un palestino de Siria.

Otro palestino comentó: “Ahora sabemos por qué varias delegaciones de la OLP han estado visitando Siria recientemente, buscaban renovar sus lazos con el régimen y no para garantizar la seguridad de nuestros campos de refugiados o buscar la liberación de palestinos detenidos en las cárceles [sirias]”.

Otros acusaron al liderazgo de la Autoridad Palestina de “sacrificar la sangre de los palestinos”. Señalaron que el régimen sirio, al permitir la apertura de la nueva embajada, estaba recompensando a la AP por dar la espalda a la difícil situación de los palestinos de Siria. Los palestinos se quejaron de que los diplomáticos y representantes de la AP en Damasco, a los que apelaron en el pasado en busca de ayuda, han ignorado sus demandas.

Los medios de comunicación internacionales informan regularmente sobre la “crisis del agua” en las ciudades y pueblos palestinos, especialmente en la Margen Occidental. Esta es una historia que se repite casi todos los veranos, cuando algunos periodistas extranjeros se disponen a buscar cualquier historia que refleje negativamente a Israel. Y no hay nada más cómodo que hacer responsable a Israel de la “crisis del agua” en la Margen Occidental.

Pero, ¿Cuántos periodistas occidentales se han molestado en preguntar acerca de los sedientos palestinos del campo de refugiados de Yarmouk, en Siria? ¿Alguien en la comunidad internacional sabe que este campo ha estado sin suministro de agua durante más de 720 días? ¿O que el campo ha estado sin electricidad durante los últimos tres años?

Yarmouk, que se encuentra a sólo ocho kilómetros del centro de Damasco, es el mayor campo de refugiados palestinos en Siria. Es decir, era el campo más grande. En junio de 2002, 112.000 palestinos vivían en Yarmouk. A finales de 2014, la población del campo había sido diezmada a menos de 20.000. Fuentes médicas dicen que muchos de los residentes del campo están sufriendo de un montón de enfermedades.

Estas cifras son alarmantes, pero no para el liderazgo de la Autoridad Palestina o para los principales medios de comunicación, ni para las organizaciones de “derechos humanos” en occidente. Tampoco sonó la alarma en relación con los más de 12.000 palestinos que languidecen en las prisiones sirias, sin derecho a ver a un abogado o miembros de sus familias. Esto incluye a 765 niños y 543 mujeres. Según fuentes palestinas, unos 503 prisioneros palestinos han muerto bajo tortura en los últimos años.

Las fuentes dicen que algunas de las prisioneras palestinas han sido violadas por interrogadores y guardias. Huda, una chica de 19 años de edad, de Yarmouk, dijo que quedó embarazada después de haber sido repetidamente violada mientras estaba recluida en una prisión de Siria durante 15 días. “A veces, solían violarme más de 10 veces al día”, contó Huda, añadiendo que como consecuencia sufrió una hemorragia grave y perdió el conocimiento. También contó, durante una hora, una historia de la forma en que fue mantenida en una celda durante tres semanas con los cuerpos de otros prisioneros que habían sido torturados hasta la muerte.

Tales historias raras veces llegan a las páginas de los diarios más importantes de occidente. Estas historias tampoco se discuten en las conferencias celebradas por diversas organizaciones internacionales de derechos humanos, ni tampoco en las Naciones Unidas. Los únicos prisioneros palestinos de los que el mundo habla son los encarcelados por Israel. El liderazgo de la Autoridad Palestina nunca pierde la oportunidad de pedir la liberación de los palestinos detenidos por Israel, la mayoría de los cuales son sospechosos, o han sido declarados culpables, de terrorismo.

Pero cuando se trata de los miles que están siendo sometidos a tortura en Siria, los líderes de la AP en Ramallah permanecen en total silencio. En aras de la precisión, es importante mencionar que las facciones palestinas Fatah y Hamas, en ocasiones, han contactado a las autoridades sirias en relación a los prisioneros – pero resulta que los dos grupos solo estaban buscando la liberación de algunos de sus miembros.

Informes de Siria dicen que tres campos de refugiados palestinos permanecen bajo estricto sitio por parte del ejército sirio y sus grupos palestinos títeres. Yarmouk, por ejemplo, está bajo sitio durante más de 970 días, mientras que el campo de refugiados de Al-Sabinah está bajo sitio desde hace más de 820 días. El campo de Handarat enfrenta el mismo destino desde hace más de 1.000 días. La mayoría de los residentes de estos campos se han visto obligados a abandonar sus hogares. En Yarmouk, 186 palestinos han muerto de hambre o por falta de atención médica. Más del 70% del campo de Daraa ha sido completamente destruido debido a la recurrencia de los bombardeos por parte del ejército sirio y otras milicias.

Los palestinos de Siria habrían sido más afortunados si hubieran estado viviendo en la Margen Occidental o la Franja de Gaza. En ese caso, la comunidad internacional y los medios de comunicación, sin duda, los habrían notado. Sin embargo, cuando los periodistas occidentales prodigan tiempo acerca de la demora de los palestinos en los puestos de control israelíes en la Margen Occidental, e ignoran las bombas lanzadas por el ejército sirio en zonas residenciales en los campos de refugiados en Siria, uno podría empezar a preguntarse qué es lo que realmente les interesa.

Khaled Abu Toameh, un galardonado periodista, está basado en Jerusalén

Enviar comentario sobre la nota al Director...

Su Nombre: *


Su Email: *


Asunto: *


Sus Comentarios:


volver arriba