Menu

“Dos estados, una esperanza”, la izquierda israelí protesta gigante en Tel Aviv

“Dos estados, una esperanza”, la izquierda israelí protesta gigante en Tel Aviv

 

 

La izquierda logró congregar a miles de personas en Tel Aviv en una manifestación con el lema “Dos estados, una esperanza: en contra de 50 años de ocupación”, para rechazar el control israelí sobre el territorio disputado de Judea y Samaria (Cisjordania).

La protesta, liderada por la ONG pacifista Shalom Ajshav (Paz Ahora), reivindicaba con eslóganes escritos y gritados que “cincuenta años es suficiente” y “judíos y árabes se niegan a ser enemigos”.

Según los organizadores, acudieron 30.000 personas, cifra que varios medios, como el diario Haaretz o Times of Israel rebajan a 15.000.

Foto: Paz Ahora vía Facebook

“¡Veo que esto está muy lleno!, los han traído en vuestros autobuses especiales para la izquierda”, saludó el actor Yosi Tsabari, uno de los presentadores, aludiendo a los comentarios del primer ministro, Biniamin Netanyahu, en las elecciones generales de 2015 en las que llamó a votar asegurando que los árabes “estaban acudiendo en hordas montados en autobuses” a las urnas.

El evento comenzó con un vídeo en el que el asesinado primer ministro y Nobel de la Paz, Itzhak Rabin, decía que tiene que haber dos países para dos pueblos, en un volumen atronador y entre la emoción de los manifestantes.

Durante el evento, los organizadores leyeron una carta del presidente palestino, Mahmud Abbás, en el cual promete una paz en base a la solución de dos estados. “Es nuestro deber para las generaciones futuras poner fin al conflicto. Juntos haremos la paz de los bravos, escribió Abbás.

Después, los muchos artistas y políticos invitados iban tomando posiciones sobre el escenario para abordar la cuestión que los reunía: la defensa de la solución de los dos estados.

El dirigente de la plataforma política Campo Sionista y líder de la oposición, Itzhak Herzog, expuso convencido que “un país con dos pueblos no es judío”, como pretende proclamar un proyecto de ley que es revisado en el parlamento y que define el país como “hogar nacional del pueblo judío”, en tanto que la minoría árabe alcanza al 20 por ciento,

“Tenemos que poner el ego a un lado y conectar, todos, en un gran bloque político que no quiere un estado binacional, que no quiere media democracia”, afirmó ante la marea de pancartas y globos que llenaban la plaza.

El diputado árabe Ayman Odeh presidente de la Lista [Árabe] Conjunta y afirmó que “es importante que el pueblo salga a las calles y ponga al gobierno contra la pared. Y que la lucha aquí, hoy, sea de ciudadanos judíos y árabes juntos, da esperanza, tenemos que construir esa unidad para acabar con la ocupación horrorosa que nos daña a todos”.

Por su parte la árabe israelí Futna Yaber, famosa por salir en un conocido programa televisivo, fue más emotiva y declaró: “Todos amamos a nuestros hijos. Palestinos e israelíes podemos vivir en el infierno o en el paraíso. Todos vivimos en esta tierra de leche y miel. Si la torta se reparte correctamente a todos nos va a tocar dulce”.

El tono general de los participantes fue incidir en la idea de que existen alternativas y oportunidades para que la actual situación cambie, como señaló la cantante Noa (Ajinoam Mini), un énfasis que se moderaba entre el público.

Ada, por ejemplo, confesó que cada año “son los mismos eslóganes y los mismos viejitos que nos congregamos aquí año tras año”, mientras que Hadas, algo más positiva, declaraba en español que la petición de dos países para dos pueblos “es la única manera”.

Tampoco faltó alguna salida de tono entre los participantes, como el de una adolescente que increpó a una de las periodistas que cubría el evento al grito de “prensa de mierda”.

Con la manifestación, parte de los ciudadanos lanzaron su mensaje a las puertas de que el próximo 5 de junio se cumplan los 50 años del triunfo de la Guerra de los Seis Días, en la que Israel, derrotó a los ejército árabes que amenazaban su existencia y conquistó o “liberó” el Golán, Cisjordania, Jerusalén oriental, la península del Sinaí (que devolvió a Egipto a cambio de un tratado de paz) y la Franja de Gaza (que entregó a la Autoridad Palestina y se convirtió en un baluarte del terrorismo islámico de Hamás).

“Esta noche queremos mostrar que hay una gran oposición dentro de la sociedad israelí a la ocupación y un apoyo a la solución de los dos estados”, dijo la directora de desarrollo y responsable de las relaciones públicas de Paz Ahora, Anat Ben Nun.

Una posición que choca frontalmente con la de las autoridades israelíes, que celebraron la efeméride esta semana, siguiendo el calendario hebreo.

Fue precisamente durante la ceremonia de inicio de los eventos conmemorativos, en la Ciudad Vieja de Jerusalén, cuando Netanyahu, afirmó: “Hace cincuenta años volvimos al corazón de nuestra capital y nuestro país, y hace cincuenta años no conquistamos, sino liberamos”. EFE y Aurora

Enviar comentario sobre la nota al Director...

Su Nombre: *


Su Email: *


Asunto: *


Sus Comentarios:


volver arriba