Menu

SCHOLEM ALEIJEM (1859-1916)

SCHOLEM ALEIJEM (1859-1916)

 

Enviado por aciz, Zhitlovsky


Scholem Aleijem es uno de los escritores en idish por excelencia. Nació en Rusia en 1859 y falleció en Nueva York el 13 de mayo de 1916. Escribió para el pueblo, desde el corazón mismo del pueblo. Sus historias, plenas de humanismo, contienen todas las vicisitudes padecidas por los judíos del Imperio Zarista que vivían en perdidos shtetls dentro de la inmensidad de la estepa: miseria, persecuciones, pogroms, miedo, emigración, contradicciones entre un mundo decadente que se consumía y otro nuevo que no acababa de nacer.


Supo hacer héroes y heroínas a estos simples seres humanos que desafiaban sus amarguras con grandes dosis de amor y buen humor, gracias a su particular y muy sabia filosofía popular, que les permitía darse maña para encontrar algún intersticio donde naciera la esperanza hasta en momentos atroces. Su lugar fue Kasrílevke, un típico shtetl, creado con humor e imaginación. Su obra más conocida es “Tobías, el lechero” recreada en el cine y en el teatro como “El violinista sobre el tejado”.


“EL TESORO

Al otro lado de la montaña, detrás de la sinagoga, hay un tesoro oculto. Así se decía en nuestra aldea. Pero no es tan fácil llegar hasta él. Sólo cuando todos los habitantes del pueblito vivan en paz y se pongan todos a buscarlo, darán con el tesoro. Así se decía en nuestra aldea. Y cuando todos vivan satisfechos, cuando no haya entre ellos envidia, ni odio, guerra, maledicencia ni calumnia y todos se empeñen, hallarán el tesoro. De lo contrario, se va a hundir profundamente en la tierra. Así se decía en nuestra aldea. Y comenzaron a discutir y a porfiar, a disputar y a debatir, a insultarse y a altercarse cada vez con mayor brío, y todo por el tesoro. Uno decía: "Debe de estar aquí". Otro: "Allí". Y no cesaban de discutir y de porfiar, de disputar y de debatir, de insultarse y altercarse cada vez con mayor brío, y todo por el tesoro; y mientras tanto, el tesoro se hundía más y más en la tierra”


Scholem Aleijem significa en idish “La paz sea con vosotros”; es un concreto profundo, de bienestar, ventura, felicidad. En árabe “Salam Aleikem” significa casi lo mismo y trasmite los mismos sentimientos. Esos sonidos, tan sonoros, tan parecidos, tan potentes hacen que judíos y árabes tengan mas razones para identificarse que para odiarse. Y ese sería entonces un final feliz, un homenaje para otro de los cuentos Scholem Aleijem.

 

(Agradecemos al artista plástico Pipo Gueler habernos facilitado la imagen de Sch.A.)

Enviar comentario sobre la nota al Director...

Su Nombre: *


Su Email: *


Asunto: *


Sus Comentarios:


volver arriba