Menu

El Rol Tecnología: ¿Al Servicio o al Martirio del individuo?

El Rol Tecnología: ¿Al Servicio o al Martirio del individuo?

 

 Anna Doner

Cuando uno es un niño, un año resulta una eternidad, aquellos ciclos vistos desde nuestra óptica infantil eran larguísimos, un Año era un Siglo… Estábamos en primer año de escuela y la maestra hacía dictados donde SI nos corregía las faltas de ortografía con rojo, y ponía bien grande “0f!” o “Sobresaliente”, por lo tanto nos enseñaban a escribir muy bien. Nada quedaba librado al azar: La división de palabras en agudas, graves y esdrújulas, las reglas de que con la “b” o con la “p” no iba la ene sino la eme, la maestra escribía “mb-mp”, (se dice imposible, y el que dijera “inposible” estaba en falta porque había violado esa regla), las palabras agudas terminadas en “”n y “s” llevan tilde para serlo, los diptongos y los hiatos, las sílabas, el Verbo y sus infinitas conjugaciones..  Todo lo aprendido iba apilándose en el “stack” de nuestra memoria, y era muy fácil no escribir con faltas de ortografía, nos decían “Pretérito Pluscuamperfecto” o “Yuxtaposición”, y sabíamos de qué nos hablaban. (Me pregunto qué pensará un individuo hoy si le pregunto en la mitad de 18 de Julio qué es el Pretérito Pluscuamperfecto). También teníamos que sumar, restar, multiplicar y dividir “a mano”.

 

Pero lo cierto es que los que vivimos la infancia en los setenta, sufrimos cambios sumamente vertiginosos.

 

Las primeras calculadoras costaban carísimas, pero luego nos fuimos acostumbrando a no hacer más cuentas a mano, estábamos encantados, pero sin darnos cuenta nos íbamos olvidando cómo hacer una resta cuando “le tengo que pedir uno al de al lado”, o una división con un cociente de dos cifras, todo iba siendo sustituido por la calculadora. ¿Para qué hacer una división a mano y todavía con comas, cuando la calculadora lo hacía todo?

 

Y surgían las primeras computadoras en tiempos en que aquella palabra en nuestra mente de niño era similar a “Robot”.

El primer elemento que parecía mágico fue el correo electrónico. Data desde antes de la aparición de Windows y de Internet, existían archivos que soportaban correos en los Mainframes, predecesores de los P.C (Computadora Personal). Con la aparición de los PC surgieron las redes de computadores (P.C. interconectados; uno que hace de “Servidor” siendo el repositorio de Datos y/o Aplicaciones y los demás hacen de “terminales” que se proveen de datos del servidor).

Pero el boom se dio al surgir dos prestaciones de Microsoft: Sistema Operativo con Interfase Gráfica (Windows) e Internet, una gran red mundial. Windows + Internet, marcaron historia y ya nada fue igual que antes. Y es en este punto de la línea del tiempo que surge el nuevo concepto de comunicación VIRTUAL, es decir, CONECTAR con OTRO que está en las antípodas.

 

El no tener que esperar que las cartas en papel lleguen, el poder oprimir el botón “Enviar” y al instante esa carta estará en la terminal de las antípodas, y el Otro lee e increíblemente a 100000km se está dando una comunicación en tiempo real.

 

Evolución tecnológica

 

Las computadoras se fueron perfeccionando, cada vez se lograban memorias mayores en espacios más reducidos, soportes magnéticos de menor tamaño y mayor capacidad, procesadores de mayor velocidad. El P.C. (Computadora Personal) es una computadora que vive “sin depender” de otras, los mainframes funcionaban con terminales “tontas” que carecían de procesador, todo se alojaba en el equipo central. Con el advenimiento del P.C. comenzó a descentralizarse la informática. Los primeros equipos sólo tenían 1M de RAM (Memoria Volátil), nos situamos en el segundo lustro de la década del 80. En la década del 90, surgió el boom informático, las máquinas tenían discos rígidos con mayores capacidades, los gráficos se perfeccionaron, y entonces, también comenzaron a surgir los enemigos, como los correctores ortográficos de Word. Y aquel fue el comienzo del fin: El 

Corrector Ortográfico.

 

Las personas se acostumbraron a no pensar en las reglas que habían aprendido en la escuela, se  decían “Total le paso el corrector ortográfico y ya está”. La decadencia del nivel fue proporcional a los avances de la tecnología.  Ni que hablar de los chats y “esemeeses”, nuestro idioma fue burdamente amputado. Las personas se van olvidando de escribir con acentos, con mayúsculas y minúsculas, para sustituir todo por un pseudocódigo de abreviaturas, números y letras y resumiendo una oración entera en inentendibles jeroglíficos.

Los avances de la Tecnología son positivos pero también negativos.

 

Desde el auge de Internet surgieron Milagros, porque nunca nos habríamos imaginado en los setenta, que podríamos estar viendo y charlando a una persona que está a diez mil quilómetros de distancia.

 

La relación Costo-Beneficio de los avances de la tecnología debe de ser analizada con rigor.

Antes uno iba en el ómnibus deseando sentarse en la ventanilla, simplemente para disfrutar del paseo o del paisaje. Ahora, vemos androides moviendo pulgares, ensimismados, ya vayan caminando, cruzando una calle, subiendo o bajando del ómnibus, ¡cómo si fuera tan importante “ese” mensaje y no pudiera esperar! Es una especie de “adicción tecnológica”.

Nada es suficiente. La cámara de fotos en el celular, internet en el celular, son fenómenos adictivos idiotizando totalmente al individuo en el caso de no poder controlar la relación “individuo-celular” y estar dependiente cien por ciento del mismo.

 

¿Qué está sucediendo? ¿Es esto bueno? ¿Es esto malo? Y lo cierto es que no hay respuestas certeras.

 

Es difícil el balance y parecería no quedar clara la ecuación Costo Beneficio.

 

¿Qué es lo que falla entonces?

 

¿Cómo se puede hacer para conjugar la Tecnología al Servicio y no al Martirio del individuo?

 

El Tiempo dirá.

 

Enviar comentario sobre la nota al Director...

Su Nombre: *


Su Email: *


Asunto: *


Sus Comentarios:


volver arriba