Menu

El misterioso sabio que vivió y murió en Uruguay

El misterioso sabio que vivió y murió en Uruguay

El extraño sabio que vivió y murió  en Uruguay.

El Señor Shoshani.



Imagen


Emmanuel Levinas: 

A mi regreso de la cautividad en un campo de concentración de prisioneros 
franceses en Alemania, me encontré con un gigante de la cultura tradicional 
judía. No experimentaba la relación con el texto como una mera relación 
piadosa o edificante sino como un horizonte de rigor intelectual. Me gustaría 
pronunciar su nombre, era Monsenieur Shoshani. Todo lo que en la actualidad publicó sobre el Talmud, se lo debo a él. 

Imagen

 Elie Wiesel describió su primer encuentro en 1947 con Shoshani en "Leyendas de nuestro tiempo" (Capítulo 10). Wiesel describe que Shoshani era "  descuidado, mal aseado y "feo", parecía un "vagabundo" primero lo abordó y  luego le reprendió y por último se convirtió en su mentor. Wiesel escribió de él  en su libro de memorias "Todos los ríos van al mar" (pp. 121-130) acreditando que Shoshani fue uno de sus maestros más influyentes.





Imagen










​26 de enero de  1968, es la fecha en la que "Monsieur Chouchani," un profesor de Talmud, enigmático, peripatético y brillante, murió, en Montevideo, Uruguay. 
Ese hecho es una de las pocas cosas que se sabe con certeza acerca de él, cuyo talento inusual llamaron la atención de dos de sus alumnos, Emmanuel Levinas y Elie Wiesel.

Chouchani nació, según algunas versiones, el 9 de enero de 1895, pero hasta la fecha, no hay consenso sobre cuál era su lugar de nacimiento, o qué nombre que recibió al nacer. En un artículo publicado el año pasado en el periódico hebreo, Makor Rishon, la estudiosa Yael Levine concluyó que nació en Brest, en la actual Bielorrusia, y que su nombre original era Hillel Perlman.

Esa es también la opinión del Profesor de la Universidad Hebrea de filosofía judía Shalom Rosenberg, quien estudió con Chouchani en Montevideo, y estaba con él cuando murió.

Hay evidencia de que Chouchani se llamó a sí mismo "Mardoqueo Rosenbaum", pero parece ser que ambos nombres son referencias alegóricas a Mardoqueo el Judio, del Libro de Esther, de la ciudad persa de Susa, una palabra que significa "rosa" en hebreo.

Lo que se desprende de todo esto es que Chouchani era obsesivamente reservado acerca de sí mismo.

Ya de niño, demostró el extraordinario poder de recitar de memoria la Biblia y el Talmud y su padre lo llevó de pueblo en pueblo mostrando el conocimiento impresionante de su hijo.

Según Rosenberg, Chouchani llegó a Palestina a la edad de 20 años, y estudió con el rabino Abraham Isaac Kook, el Gran Rabino Ashkenazi. De hecho, Yael Levine cita de dos cartas escritas por Rav Kook en 1915 que se refieren a su alumno inusual, Hillel Perlman.

Una de las cartas de Kook era una nota de presentación para su alumno "brillante, muy bien informado", dirigida a un colega en los Estados Unidos, donde Chouchani aparentemente vivió y trabajó como maestro itinerante durante la década de 1920. Shalom Rosenberg dijo Yair Sheleg, en un artículo de 2003 en el diario Haaretz, que el tiempo de Chouchani en los EE.UU. terminó mal, ya que perdió todo su dinero en el crack bursátil de 1929.

Por la década de 1930, Chouchani estaba de vuelta en Europa, al parecer, en Francia, y después del inicio de la Segunda Guerra Mundial, se refugió en Suiza. 


De 1947 a 1952, Chouchani estaba otra vez en Francia, dando clases particulares, Levinas y Wiesel, por ejemplo, aprendieron con él durante está época, pero no juntos.

Levinas (1906-1995) se dice que había resistido a hablar bien de Chouchani, pero cuando finalmente lo hizo, dijo, "No puedo decir lo él que el sabe, pero todo lo que sé, él lo sabe. "

En su libro "Nueve lecturas talmúdicas ", Levinas, quien se convirtió en uno de los grandes filósofos judíos del siglo XX, escribe que fue Chouchani quien despertó su interés profundo por el Talmud. Fue Chouchani quien le llevó a entender que, por mucho que el judaísmo se base en la Torá, la Torá que importa es la que interpreta el Talmud.

Durante la década de 1950, Chouchani estaba de vuelta en Israel, pasando de un kibutz religioso a otro, ofreciendo sus servicios como profesor a cambio de una cama y comida.

Zwi Bachrach, más tarde, un historiador de la Universidad Bar-Ilan, le a dijo Yair Sheleg que en el kibutz Be'erot Yitzhak, el mendigo "dio una lección del Talmud de memoria. Él era tan increíble que decidimos que merecía un lugar en nuestro kibutz".

Después de unos meses, sin embargo, Chouchani siguió adelante, con su comportamiento enigmático, sin subir jamás a leer en voz alta la Torá, para no revelar su nombre verdadero. 


Chouchani pasó sus últimos años en América del Sur, y murió después una noche de viernes en un seminario de Bnei Akiva en Montevideo. Elie Wiesel arreglo su entierro y por encima de su tumba hay erigida una piedra cuyo epitafio reza, en hebreo, "El sabio rabino Chouchani de bendita memoria. Su nacimiento y su vida se sellan en un enigma ".

David B. Green.


Imagen

Imagen

Leopoldo Muller, un psicoanalista de la ciudad, apasionado de la crítica bíblica
sorprendió a Shosani durante un campamento en la Playa de Las Toscas, a 50
kilómetros de Montevideo afeitándose y le dijo ¡Ah que gusto! ¡ Pero que gusto!, en el entendido que el sabio, como él, estaba violando un mandamiento. 


Imagen





​ Fanny Ertag de Lichtenstein ZL, debería tener dieciocho años cuando fue a su primer seminario.

Vuelvo a verlo al extremo de una larga mesa, con sus gafas negras. Hablaba un hermoso hebreo, pero no un hebreo de Israel, sino el hebreo de la época de los escritores de la década del 20. Su enseñanza versaba sobre el jasidismo, la cabalá y la filosofía judía. Era un hombre a la vez quebrantado e intacto. Se concentraba, cerraba los ojos y resultaba muy difícil detenerlo. Era una fuente que brotaba. Había una especie de tormenta interior del alma ante la cual uno no podía permanecer indiferente”.





Imagen


Isaac Margulies tiene recuerdos más precisos.
Fue uno de los organizadores de los seminarios.

Yo mismo fui uno de sus alumnos. Estudié con él el libro de los Salmos, pero sólo los versículos donde- decía- el rey David compite con la Biblia, donde se trata del bien y del mal. Con cada uno de los versículos, la enseñanza se prolongaba durante semanas, desmenuzaba las palabras haciendo vibrar todos los registros: literario, filosófico, religioso. Un día le dije que deseaba clases con el texto en la mano. Así que leímos a Miqueas. ¿ Por qué Miqueas? Porque era el último profeta y era importante, según decía,  conocer las últimas palabras del último profeta a propósito de los judíos y de la humanidad. 

En una ocasión hablamos de las lamentaciones y de los profetas del hurbán, el desastre. Me pidió que comentase el versículo siguiente:

Devuélvenos a ti y regresaremos.
Y restablece los días de antaño.


Dije: Son palabras de consuelo. Se enfureció. En absoluto, son palabras de desesperación. Antaño es una alusión al primer día, a la inocencia de Adán y Eva. Tras el fracaso de la humanidad, el pueblo judío reclama que se restablezca la época en que el libre albedrío no existía y todo estaba en mano de d-os-

Estudié con él durante cuatro o cinco años, de dos a tres veces por semana, en la casa de un amigo o en la sinagoga. Recuerdo que, en varias ocasiones, estudiabamos y llorábamos. Teníamos la impresión que los cielos se abrían. 




Imagen

Ra
De acuerdo al Libro de Shlomo Malka, en los quince años que el maestro talmúdico vivió en Uruguay departió en varias oportunidades  con León Schimmel, a quién conocía por haber tenido a su hermano como alumno en la Francia de posguerra.

​ Se cortó el pelo en la peluquería de Jaime Wodwoz.

 El camisero Ehrdman, organizó múltiples jornadas de estudio en su casa, a las que llegaron asistir más de medio centenar de personas.

Estudio con la piadosa familia Schnurmann y con los Serviansky. 

Intercambió ideas con el abogado fallecido en la década de los noventa de apellido Wyzebor.  Raquel Orzuj dice que debe tratarse de Meier Wszebor, el redactor político de 
Folksblat, el diario en Yiddish de mayor tirada en Uruguay.

Frecuentó la Yeshiva de la calle Maldonado y el Instituto Yavne.

Era habitúe del tugurioso Café Armonía. 
 
Falleció el 26 de Tevet de 5726, luego de sentirse mal en el modesto hotel Durazno, en la Ciudad del mismo nombre.

Fue Abrahám Kletzki quién le tocó encontrar al maestro en sus últimos suspiros.

A pedido del autor del libro, Abel Bronstein verificó el Registro de fallecimientos de la Comunidad Israelita del Uruguay y figuró su asiento a nombre de Mardochee Benssoussan, el nombre con el cual entró ilegalmente a nuestro País, según documentación que le falsificaron en el norte de Africa.


Carta de lector: 

ene 26 a las 3:05 P.M.
Conoci a Shoshani. El frecuentaba la peluqueria de Wodowoz, en la calle Colonia casi Convencion. Pegado al negocio de David Graiver. Poco entendia yo de sus palestras. Ni me interesaban.

Adjunto cuentos(?) acerca de el: Decian que los nazis lo iban a castigar por ser judio. Circunciso. El afirmo ser musulman. Le exigieron que rezara el Coran, lo que hizo a la perfeccion. Salvo su vida.

Se estaba por hacer un film en Uruguay acerca de su vida. Se iba a llamar: PROFESOR SHOSHANI: Sabio o Brujo?
Al morir habria quedado una gran suma de dinero. Se mencionaba quien se habia apropiado de ese dinero.

Un frances, que vino a vivir a Punta del Este fue a la Kehila y ubico la tumba en el cementerio de La Paz. Dicen que pago una lapida y compro un lugar a su lado.
Habia sido su alumno en Francia.

Leon Schimmel tambien fue su alumno en Francia. Vive aun. 

Un embajador de Israel en Uruguay, que habia estado en Uganda, me pregunto acerca de el. No se si lo ubico. Fue hace unos 30 años.

Esto lo mando para aumentar las incognitas a su respecto. Y para aclarar alguna otra. No creo que Leizer Wiessel 
(Elie- diminutivo de Eliezer, su nombre hebreo haya hecho. Mantuve con el un intercambio epistolar y personal en fiestas de familia y cuando el estuvo en Uruguay y en Buenos aires. Sabiendo que yo soy uruguayo y que vivo en Uruguay, jamas me hablo de Shoshani.

Atentamente: Jacobo Fogel

Nombre: Oscar Scharf


YO ESTUVE EN EL SEMINARIO DE LA BNEY AKIVA CUANDO SHOSHANI Z"L FALLECIO Y FUE EN EL HOTEL DURAZNO ERA UNA PERSONA MUY PIADOSA,  INTELIGENTE Y ESTUDIOSO DE LA TORA Y LLEGO PARA DARNOS ALGUNOS SHIURIM, LES COMENTO QUE YO ERA MUY CHICO Y PASABA TODOS LOS DIAS POR LA PUERTA DE MI CASA EN GOES Y ERA LA CALLE BLANDENGUES Y PORONGOS LO QUE MAS ME ASOMBRABA ERA SU VESTIMENTA YA QUE SE PONIA UNA CORBATA ENCIMA DE LA OTRA Y MI CURIOSIDAD POR TENER ALREDEDOR DE 10 AÑOS ERA PORQUE HACIA ESO  Y SI ESTABA LOCO, PERO UN MUY AMIGO MIO ME DIJO QUE LO HACIA PORQUE EL NO SE MIRABA EN UN ESPEJO Y NO SE PODIA DAR CUENTA ESA ES UNA PEQUEÑA ANECDOTA DE ESTE JAJAM



​MAURIIO, GRACIAS !!DESCUBRÍ TRAMAS INCREÍBLES ! EL REDACTOR
 POLÍTICO DE FOLKSBLAT,MEIER WSCHEBOR, FUE AMIGO DE
 SHOSHANI, TAMBIEN LOS ERDMAN...QUÉ PRIVILEGIO INFANTIL HABERLO TENIDO DE
 MAESTRO Y GUÍA....RAQUEL ORZUJ--

 

Enviar comentario sobre la nota al Director...

Su Nombre: *


Su Email: *


Asunto: *


Sus Comentarios:


volver arriba