Menu

Netanyahu acorralado por las investigaciones en su contra.

Netanyahu acorralado por las investigaciones en su contra.

JTA. 

Ben Sales. 

La policía israelí ha recomendado que Benjamin Netanyahu, el primer ministro del país, sea acusado de soborno e incumplimiento de los deberes del cargo en dos presuntos casos de corrupción.

Netanyahu tiene un control firme sobre su gobierno, pero un escándalo político en aumento podría derribarlo. Los oficiales de su propio partido han comenzado a distanciarse de él, pero él permanece desafiante. Ah, y su hijo también tiene problemas.

Estas son algunas de las cosas  que Benjamin Netanyahu tiene en común con el presidente Donald Trump, pero hay una diferencia: mientras Trump se enfrenta a un extenso escándalo, el asunto de Rusia, el primer ministro de Israel está involucrado en al menos dos. La policía está llevando a cabo dos investigaciones adicionales de corrupción que indirectamente lo involucran. Su esposa, Sara, probablemente será acusada pronto en un caso separado. Y una ONG de izquierda acaba de demandar a su hijo, Yair.

Netanyahu parecía estar estar tambaleante en su situación procesal desde la semana pasada, cuando Ari Harow, su ex jefe de personal nacido en Estados Unidos, se convirtió en un testigo estatal. A pesar de todo, Netanyahu se ha mantenido confiado. Él ha acusado a los medios israelíes de vender "noticias falsas" sobre los escándalos. El lunes, respondiendo a un artículo que profetizaba su derrumbe, Netanyahu twitteó dos palabras: "No sucederá".

¿Pero sucederá? Después de ganar cuatro elecciones israelíes, ¿se encargará Netanyahu de sus propias fechorías (o es una exageración de la Oficina del fiscal)? Aquí hay una introducción a la cadena de escándalos y lo que significan para el primer ministro.

Netanyahu está siendo investigado por recibir regalos y aceptar sobornos.

Los dos principales escándalos de corrupción que involucran a Netanyahu se refieren a acusaciones de tratos ilícitos con hombres ricos y poderosos. En el primero, llamado "Caso 1000", Netanyahu es acusado de recibir regalos caros de multimillonarios y luego tomar medidas que favorecieron a sus benefactores. En el segundo, llamado "Caso 2000", es acusado de hacer un trato ilícito con un editor de periódico.

En el Caso 1000, se alega que Netanyahu recibió regalos de decenas de miles de dólares de Arnon Milchan, un productor israelí de Hollywood, y James Packer, un magnate australiano de casinos. Los regalos incluyen champán, cigarros, vuelos y habitaciones de hotel. A cambio, Netanyahu supuestamente ayudó a Milchan a obtener una visa de los EE. UU. Y Packer obtuvo un permiso de residencia en Israel. Netanyahu ha reconocido haber recibido los regalos, pero niega que fueran ilegales o constituyeron sobornos.

En el caso 2000, Netanyahu es acusado de conspirar con Arnon Mozes, el propietario del diario israelí Yediot Acharonot, para  generar legislación que obstaculice al tabloide libre y pro Netanyahu Israel Hayom financiado por el multimillonario estadounidense Sheldon Adelson. Yediot, que históricamente ha criticado a Netanyahu, debía mirarlo más favorablemente a cambio de que le haga la vida difícil al diario rival. Aunque existen grabaciones de las conversaciones, Netanyahu niega haber hecho algo malo.

Está mezclado en otros dos escándalos de corrupción, y su esposa y su hijo también están en problemas.

Ahora usted sabe sobre los Casos 1000 y 2000. Aquí hay información sobre los Casos 3000 y 4000, dirigidos con los asociados de Netanyahu, más otro escándalo relacionado con su esposa y otro con su hijo.

Aquí hay un resumen:

El "Caso 3000" implica supuesta corrupción en la venta de submarinos alemanes a Israel. La policía acusó al empresario Michael Ganor de sobornar a funcionarios del gobierno para que se convierta en el agente negociador de ThyssenKrupp, la empresa alemana que construyó los submarinos. Además, el abogado personal de Netanyahu, David Shimron, actuaba simultáneamente como representante de Ganor durante las negociaciones sobre la venta.

En el "Caso 4000", el director general del Ministerio de Comunicaciones de Israel, Shlomo Filber, es acusado de permitir ilícitamente que Bezeq, la compañía telefónica nacional, compre acciones de YES, un proveedor de cable satelital. Filber fue designado por Netanyahu, quien también se desempeña como ministro de comunicaciones.

Mientras tanto, es probable que Sara Netanyahu sea acusada de malversación de fondos públicos en las residencias oficiales de la pareja. La primera dama israelí es acusada de usar dinero del gobierno para pagar chefs privados en eventos familiares, un cuidador para su padre y trabajos eléctricos en la casa de la pareja en la ciudad costera de Cesarea. Las acusaciones persiguieron a Sara Netanyahu, quien a veces aparece en los medios de comunicación israelíes como la María Antonieta del país.

Finalmente Molad, un grupo de expertos izquierdista israelí, demandó a Yair Netanyahu por difamación. Yair, el hijo mayor de Netanyahus a los 26 años, escribió una publicación en Facebook la semana pasada llamando al grupo una "organización radical antisionista financiada por el Fondo para la Destrucción de Israel" (una referencia al Nuevo Fondo de Israel, una ONG de izquierda y bête noire de la derecha israelí). Ese mismo día, Molad había publicado una lista en la que criticaba las opiniones políticas de Yair Netanyahu y el uso de fondos públicos.

Netanyahu podría estar a punto de ser acusado, pero aún podría permanecer en el cargo.

Entonces, ¿qué significa todo esto para el primer ministro, que ha gobernado a Israel desde el comienzo de la administración Obama ?   Depende de dos factores: si él es acusado, y si eso crea suficiente presión para obligarlo a renunciar.

 

El hecho de que la policía esté trabajando ahora con Ari Harow, un confidente del primer ministro, significa que puede proporcionar información que conduzca a una acusación formal. Las grabaciones de las conversaciones de Netanyahu con Mozes, por ejemplo, fueron encontradas en el teléfono de Harow.

 

Harow sirvió dos términos como jefe de personal de Netanyahu, y fundó una compañía de consultoría entre los dos períodos. La policía lo ha acusado de usar su posición en el gobierno para promover sus intereses comerciales. A cambio de convertirse en un testigo estatal, Harow aceptó un acuerdo con el fiscal en el que realizará un servicio a la comunidad y pagará una multa en lugar de cumplir su condena en prisión.

 

Pero incluso con el testimonio de Harow, la marcha aún será lenta. Según Haaretz, no se espera que la policía emita su recomendación hasta  fines del mes próximo. Si la policía recomienda una acusación, aún podría tomar varios meses hasta que el fiscal general formalmente acuse a Netanyahu. Incluso entonces, no está legalmente obligado a renunciar.

 

Por eso, el destino del primer ministro puede reducirse a la presión de los políticos y el público en general. Una encuesta del Canal 10 de Israel encontró que el 66 por ciento de los israelíes cree que Netanyahu debería renunciar si es acusado. También hay intriga dentro del partido Likud de Netanyahu, con algunos ministros que lo apoyan abiertamente, mientras que otros, hablando anónimamente, dijo que debería renunciar si es acusado.

 

Afortunadamente, hay un precedente para esta decisión: hace nueve años, frente a múltiples escándalos de corrupción, el primer ministro centrista Ehud Olmert renunció incluso antes de que la policía recomendara una acusación formal. Pero renunciar no lo ayudó, ya que Olmert fue sentenciado a prisión en 2015 y cumplió 16 meses de prisión antes de quedar en libertad en julio.

 

 

 

 

 

Enviar comentario sobre la nota al Director...

Su Nombre: *


Su Email: *


Asunto: *


Sus Comentarios:


volver arriba