Menu

Gran Rabino Ashkenazi de Israel fue interpelado por la prensa en Argentina

Gran Rabino Ashkenazi de Israel fue interpelado por la prensa en Argentina

Gran Rabino de Israel: "La lista negra no es un documento oficial y el Rabinato no la avala"

JAI - Durante su primera visita a Argentina, el gran rabino asquenazi de Israel, David Baruch Lau, rechazó que su país constituya una teocracia y lo calificó como “un Estado democrático con elementos judíos”, en el que existe una "libertad religiosa absoluta" y una “consideración” por las minorías musulmana y cristiana.

En una entrevista con Télam en la sede de la AMIA, uno de los dos máximos líderes religiosos de Israel e influencia innegable para las comunidades judías en todo el mundo, explicó la unión entre Estado y religión que existe en su país.

"Ser un Estado judío no implica para nada ser un Estado religioso, un Estado teocrático. El Estado de Israel es un Estado democrático judío", explicó Lau, de 51 años, el hombre que hizo historia hace cuatro años al convertirse en el gran rabino asquenazi más joven de la historia de ese país.

“Por ejemplo -explicó el Gran Rabino Lau-, cuando el Parlamento debate un proyecto de ley se le aconseja tomar en cuenta la opinión del Gran Rabinato. Consulta cuál es la visión judía sobre el tema, pero finalmente la decisión es democrática y de los parlamentarios. Es una república democrática".

"En un debate, por ejemplo, sobre el alquiler de vientres y salud reproductiva, el Parlamento pide al Gran Rabinato que explique qué piensa la religión judía sobre el tema y después debate en base a eso. La ley que sale es democrática, pero al menos se escuchan las voces médicas, religiosas, y en base a eso hacen una ley para las mayorías", agregó.


Para Lau, esta unión entre Estado y religión no deja al 25% de la población que no es judía -la mayoría de ellos palestinos musulmanes y cristianos- en una posición desigualdad o subrepresentados.
"Uno de los valores fundamentales de la religión judía es la consideración hacía el prójimo", sentenció.

Hace 11 días, el diario israelí Haaretz publicó una lista de 160 rabinos en el mundo, 14 de ellos en Argentina, que habían sido presuntamente censurados por el Gran Rabinato para oficiar trámites oficiales como la certificación de la identidad judía de una persona o su conversión a esa religión.

Casi de inmediato, el Gran Rabinato rechazó la lista: "Fue hecha por un funcionario que no tenía poder para hacerla; no es un documento oficial y el Rabinato no la avala. No tiene ningún valor real", reiteró Lau, pero la noticia desató de todas maneras un caldeado debate entre el centro religioso en Israel y muchas comunidades en el exterior.

Enviar comentario sobre la nota al Director...

Su Nombre: *


Su Email: *


Asunto: *


Sus Comentarios:


volver arriba