Menu

Gabbay dice que los asentamientos judíos deben permanecer

Gabbay dice que los asentamientos judíos deben permanecer

JTA.

Andrew Tobin. 

La escena política israelí siempre ha  demostrado los fuertes contrastes existentes entre los dos partidos más emblemáticos, aunque no siempre más exitosos: el  laborismo versus el Likud. 

Mientras que el líder del Likud, Benjamin Netanyahu, atrajo el voto de un gran número de colonos en su elección más reciente como primer ministro, la posibilidad de desmantelar los asentamientos siempre estuvo latente en los   múltiples esfuerzos de paz liderados por  Yitzhak Rabin  en 1992.

Pero el jefe del Partido Laborista de tendencia pacifista, desafió esta dinámica en una entrevista difundida el martes, diciendo que no evacuaría los asentamientos como parte de un acuerdo con los palestinos. Avi Gabbay le dijo al canal 2  de la televisión israelí. Aclaró que la paz no es sinónimo de evacuación.  Varios líderes laboristas y otros en la oposición se distanciaron de los comentarios de Gabbay después de que se emitiera el lunes  un adelanto. Bajo los primeros ministros Rabin, Shimon Peres y Ehud Barak, el Partido Laborista presionó por la paz sobre la base de la premisa de que los colonos tendrían que moverse a través de la nueva frontera de Israel.

Tzipi Livni, de la Unión Sionista de centro izquierda, dijo que la declaración de Gabbay no refleja la posición de su partido, que está aliado con el Partido Laborista. Si bien Israel, por supuesto, retendría los principales bloques de asentamientos, dijo, lamentablemente "no se puede prometer a todos que pueden quedarse en sus hogares".

Los comentarios de Gabbay parecen mover a su partido de centroizquierda hacia la derecha en un momento en el que compite con el líder de Yesh Atid, Yair Lapid, como la alternativa centrista a Netanyahu.  Y con algunas excepciones, Gabbay y Lapid se han abstenido de criticar al primer ministro, incluso mientras las investigaciones policiales giran alrededor de Netanyahu, su familia y asociados.

Según Abraham Diskin, profesor de ciencias políticas en la Universidad Hebrea de Jerusalén, tanto Gabbay como Lapid esperan captar votantes de derecha. "Realmente tienes que controlar el centro aritmético en la Knesset", dijo Diskin. "Eso significa atraer a desertores del ala derecha, incluido el Likud".

Gabbay llegó a los titulares esta semana en un evento de Shabat en la ciudad sureña de Beersheba cuando declaró que a diferencia de otros líderes laboristas en el pasado, no se uniría a una coalición gobernante con los partidos árabes que componen la Lista Conjunta, de la cual Netanyahu es un crítico frecuente

El domingo, Gabbay le dijo a una multitud en Dimona que no está seguro de que haya un socio palestino para la paz. Netanyahu ha dicho repetidas veces que está seguro de que no lo hay.

En la entrevista del martes, Gabbay hizo otras dos declaraciones sorprendentes, además de la de los asentamientos. Dijo que Netanyahu solo debería renunciar si es acusado de acusaciones de que aceptó sobornos, alegaciones que Netanyahu niega. Otras figuras de la izquierda pidieron la cabeza del primer ministro a raíz de las acusaciones de corrupción.

Cuando se le preguntó cómo su posición en los asentamientos difería de la de Netanyahu, quien dijo que el desarraigo de los colonos equivaldría a la limpieza étnica, Gabbay dijo que estaba comprometido a llegar a un acuerdo, a diferencia del primer ministro. "Hay una gran brecha entre quienes al menos quieren intentarlo y quienes ni siguiera lo quieren.  

El lunes por la noche, Gabbay supuestamente dio marcha atrás en un mensaje de texto dirigido a los miembros de la Unión Sionista. Aseguró a sus partidarios que está comprometido a buscar un acuerdo de paz basado en la solución de dos estados, pero dijo que "no tiene sentido comprometerse a [evacuar todos los asentamientos] como punto de partida para las conversaciones".

Lapid permaneció en silencio. Pero en un ensayo en la revista Atlantic la semana pasada, el líder de Yesh Atid apoyó las opiniones de Netanyahu sobre Irán. Lapid acusó a Teherán de mentir a Occidente y de usar el acuerdo nuclear para avanzar hasta convertirse en una potencia nuclear regional. 

"No suelo estar de acuerdo con el primer ministro Netanyahu", escribió Lapid, "pero su descripción del presidente iraní Hassan Rouhani como un" lobo con ropa de oveja "es  acertada". De hecho, Lapid ha encontrado consenso a veces con Netanyahu desde el comienzo de su carrera política. Después de la sorpresiva elección del partido advenedizo en 2013, Lapid descartó formar un gobierno con la Lista Conjunta de los árabes. Llamó a sus miembros "Zoabis" en referencia al legislador árabe-israelí anti-sionista Hanin Zoabi, a quien Netanyahu ha buscado en repetidas ocasiones desaforar. En cambio, Lapid se convirtió en el ministro de finanzas de Netanyahu.

Últimamente, Lapid ha alcanzado una pose de hombre de estado. En enero, recordó a los israelíes que Netanyahu es "inocente hasta que se demuestre su culpabilidad."

Enviar comentario sobre la nota al Director...

Su Nombre: *


Su Email: *


Asunto: *


Sus Comentarios:


volver arriba